Confirman muerte del ‘Comandante Centeno’, líder de una célula de 50 Zetas

www.proceso.com.mx
www.proceso.com.mx

GUADALAJARA, Jal., (apro).- La Procuraduría General de Justicia de Jalisco confirmó la muerte de Heriberto Centeno Madrid, alias el “Comandante Centeno”,  presunto líder de una célula de los Zetas, durante la balacera registrada en La Lobera.

El tiroteo ocurrió el pasado martes 14 de mayo, en San Cristóbal de la Barranca. Se trató de un enfrentamiento protagonizado entre un grupo de sicarios y elementos de diferentes corporaciones policíacas, donde fallecieron seis  delincuentes.

Centeno Madrid fue uno de los 53 reos fugados de la cárcel de Cieneguillas, Zacatecas, en  mayo de 2009,  también estuvo detenido en el penal de Puente Grande, Jalisco.  La fiscalía reconoció que otros dos fallecidos fueron identificados oficialmente como Miguel  Ángel Soto Calderón y Ricardo Adán Villanueva.

Por su parte, la Secretaria de Seguridad Pública dijo que Centeno Madrid y los otros dos sujetos fueron reconocidos mediante el análisis de registro de huellas dactilares y así salieron a relucir los antecedentes  penales de los fallecidos.

La dependencia informó que Heriberto Centeno Madrid, también conocido como “El Beto” o el “Comandante Ardilla”, tenía 41 años, su estatura no llegaba al metro con 60 centímetros y apenas terminó la primaria.

Heriberto Centeno comandaba una célula de 50 sicarios que enfrentó a Policías Rurales el pasado día 14 de junio en una brecha del poblado La Lobera. Era oriundo de Fresnillo, Zacatecas y considerado como uno de los once hombres más peligrosos que se fugaron de Cieneguillas, justo cuando apenas había cumplido poco más de un mes de reclusión.

Ese hecho se registró después de su captura por su presunta participación en el ataque contra de seis miembros de la familia Campos Cárdenas, en el municipio de Zapotlán El Grande, Jalisco, según la dependencia.

Esa agresión ocurrió a finales de julio de 2008 y se presumía que las seis víctimas tenían parentesco con el exgobernador de Jalisco Alberto Cárdenas Jiménez; sin embargo, la familia del exmandatario negó esa versión, aunque reconoció que existía un fuerte nexo de amistad con los fallecidos, entre quienes se encontraban tres menores de edad.

La masacre referida ocurrió en la finca marcada con el número 25, de la calle Buenrostro, en la colonia San Pedro, de Ciudad Guzmán, el inmueble había sido propiedad del hoy Alberto Cárdenas Jiménez.

Junto con el “Comandante Ardilla” también fue abatido Miguel Ángel Soto Calderón, otro de los altos mandos de la célula de los Zetas cuando intentaba cruzar Jalisco para llegar a Florencia, Zacatecas a pelear contra sus rivales del cártel del Milenio, según trascendió.

Miguel Ángel Soto también era reconocido como Miguel Ángel Cuevas Pedraza, alias “El Flaco”, y originario de Zacatecas. Tenía 37 años de edad; desde los 23 registró el primero de dos ingresos a un penal  en Durango.

En 2009 fue detenido por el Ejército en Sabinas Hidalgo, Nuevo León, cuando “El Flaco” trasladaba rifles de asalto y 191 cargadores nuevos en el doble fondo de un tanque pipa para agua cuyo destino era su natal estado de Zacatecas. Se identificó como miembro del cártel del Golfo en aquella ocasión y fue recluido en el Penal de Topo Chico de esa entidad. Obtuvo su libertad por pena condicional en abril de 2010.

Los jóvenes, tras el enfrentamiento en La Lobera, relataron que Ricardo Adán Villareal, alias el “Sargento”,  era quien les daba un entrenamiento de dos meses para aprender a distinguir y disparar armas, así como atacar en enfrentamientos. El “Sargento” fue soldado de infantería perteneciente al Octavo Batallón de Infantería en Mazatlán, Sinaloa y contaba con 24 años.

Además de estos individuos se buscaron antecedentes mediante las huellas dactilares de los otros tres fallecidos, sin embargo, estos no contaban con registro de detenciones y por ello permanecen en calidad de no identificados.

Según las autoridades estatales, los seis occisos habrían participado en otros enfrentamientos ocurridos en la frontera entre Jalisco y Zacatecas. En el enfrentamiento del pasado martes quedaron detenidas otras 10 personas, entre ellos tres menores de edad y cinco mujeres, todos integrantes del cártel de los Zetas.

Comentar este artículo