Recibe el tenor Francisco Araiza la Medalla de Oro de Bellas Artes

MÉXICO, D.F., (apro).- Considerado el “paladín de los tenores mexicanos en Europa”, el tenor Francisco Araiza recibió ayer por la noche la Medalla de Oro Bellas Artes por sus cuarenta años de trayectoria artística, en el marco de un concierto-homenaje realizado en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, bajo la batuta del director José Areán.
Araiza, quien interpretó arias de Faust, de Gounod; La bohème, de Puccini; Carmen, de Bizet; y Otello, de Verdi, recibió el reconocimiento de manos de Teresa Vicencio, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, quien estuvo acompañada de Sergio Ramírez Cárdenas, subdirector del mismo, y Jaime Ruiz Lobera, director de Opera.
Nacido en la Ciudad de México, el tenor –que ha recibido numerosos reconocimientos en México y el extranjero, entre ellos el premio al Mejor Evento Musical de 1988 por su recital de Lied en Tokio, Japón; el Orphée d’Or por la grabación de Il barbiere di Siviglia con Sir Neville Marriner; y la medalla Mozart de la UNAM en 1991– se dijo conmovido por este nuevo premio “que me toca el corazón”.
A decir suyo, el homenaje representa también una esperanza de que en México se pueden crear talentos a nivel mundial que ayuden a “la humanidad a ser más humana” y dijo sentirse orgulloso por actuar en este concierto como tenor y como profesor, pues los cantantes que participaron en el mismo son sus alumnos: las sopranos Joo-Hee Jung y Marija Vidovic, el tenor Javier Camarena, el barítono Gerardo Garciacano y el bajo-barítono Alejandro Armenta.
A mitad del concierto se proyectó un video sobre la carrera artística de Araiza en el cual se recordó su debut en 1977 en la Temporada de Ópera de Bellas Artes, y el hecho de que el director Herbert von Karajan lo seleccionó para grabar Die Zauberflöte y debutar en el Festival de Salzburgo en 1980, entre otros hechos de su trayectoria.

Comentar este artículo