Frenan con amparos clausuras de casinos en Nuevo León y Coahuila

MONTERREY, N.L. (apro).- Propietarios de casinos de Monterrey y San Pedro obtuvieron la protección de la justicia federal, con lo que podrán reabrir sus establecimientos, pese a la oposición de las autoridades municipales.

Luego de conocer la noticia de que un juez federal de Saltillo, Coahuila, amparó a los dueños de los casinos que operan en las ciudades de Monterrey y San Pedro, el alcalde regiomontano Fernando Larrazábal explotó y calificó como un “abuso” la Ley de Amparo.

La orden judicial manda también la reapertura del casino Circus, de Saltillo, Coahuila, que había sido clausurado por las autoridades locales.

En conferencia de prensa, el alcalde Larrazábal denunció que el martes pasado el juez segundo de Distrito, Juan Miguel García Malo, radicado en la capital coahuilense, le dio la orden al ayuntamiento de levantar los sellos de clausura en los establecimientos Crowne, Viva México!, Jubilee, de Monterrey, y el Golden Island, de San Pedro. Sin embargo, sólo el Crowne había sido clausurado; los demás estaban en proceso.

El alcalde estimó posible que el juez haya actuado de una manera irregular. “No puedo tener la evidencia si hubo aquí acto de corrupción, pero sin duda alguna huele a perro, ladra como perro, pues es un perro”.

Consideró que ante esta estrategia de los dueños de los casinos, será oneroso para el municipio andar litigando con jueces de otras entidades federativas: “Es muy complicado para cualquier ayuntamiento, jurídicamente combatirlo, porque el día de mañana nos van a traer un amparo, ya lo estoy viendo, de un juez federal, de Quintana Roo, Chiapas o algún otro estado”, se quejó el alcalde panista.

Ante el ordenamiento de García Malo, el ayuntamiento tuvo que retirar los sellos de clausura del Crowne; los otros dos enfrentarían la clausura en breve, pero con este ordenamiento, el juez le envió el mensaje al ayuntamiento de que no actuara contra ellos porque ya estaban protegidos.

En Monterrey se tienen registrados 12 casinos, en operación o en edificación, a los cuales el ayuntamiento ha combatido para impedirles que operen.

La semana pasada, el municipio clausuró cinco, entre los que estaba el Crowne.

Larrazábal Bretón consideró insólito que el municipio clausurara el establecimiento el 17 de junio y sólo dos días después el juez federal le diera protección.

Se quejó de la Secretaría de Gobernación que no ha intervenido para impedir que abran sus puertas establecimientos como estos que no son bienvenidos por el municipio.

“Es una burla para la autoridad del municipio. Para poder abrir un casino, uno de los requisitos es la anuencia de la ciudad donde se va a instalar. Pero es increíble que (la Secretaría) Gobernación les permite que operen de manera ilegal violando las disposiciones locales. ¿Cómo es posible que operen 12 casinos con el amparo de jueces o Gobernación?”, cuestionó.

Señaló que el municipio también ha “batallado” con el Tribunal Contencioso Administrativo que brindó protección a los casinos rebeldes que abrían sin contar con la anuencia municipal.

El alcalde dijo que viajará la próxima semana a la Ciudad de México para quejarse directamente con el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, y pedirle la destitución del delegado de la dependencia en la entidad.

Comentar este artículo