El Dalai Lama en México

La polémica visita del Dalai Lama. Foto: AP
La polémica visita del Dalai Lama.
Foto: AP

MEXICO, D.F. (apro).- “Imagínese que el Papa Benedicto XVI quisiera unificar a toda la cristiandad y someterla bajo su mando único. Imagínese además que el Papa desatara una campaña mundial de agresión y desprestigio contra todos aquellos que creyeran en la Virgen de Guadalupe. Pues precisamente es lo hace el Dalai Lama con nosotros, los seguidores de Doryhe Shugden”, denuncia un devoto a Apro y continúa:
“Siempre ha habido cuatro tradiciones en el budismo que convivieron en paz. El Dalai Lama es el líder religioso de una de ellas. El problema es que él ha prohibido la creencia y los rituales para el buda Doryhe Shugden, el de la sabiduría. En un pasado remoto, el Dalai Lama también creía en él, pero de un día para otro dejó de considerar a Doryhe Shugden un buda, sino un demonio. A partir de ese momento emprendió una política de represión contra todos los que creyeran y practicaran esta rama del budismo y por eso le suplico que no rebele mi identidad”.
–¿Cómo y por qué el Dalai Lama desconoció a Doryhe Shugden?
El budista chilango, tranquilo aunque asustado respondió:
–Aunque no es parte de la tradición budista pero sí tibetana, el Dalai Lama tiene un oráculo; este es un hombre que funciona como médium, un intermediario entre los budas y personas muy importantes. El oráculo supuestamente le dijo al Dalai Lama que Doryhe Shugden no sólo era un demonio, sino que quería matarlo y acabar con el budismo. El Dalai lo creyó. Y como su palabra es ley, nadie trató de convencerlo de lo contrario, nadie lo cuestionó o mucho menos increpó. Todos le creyeron y todos lo obedecen.
Y, con preocupación, agregó:
“En las regiones budistas donde el Dalai Lama tiene gran cantidad de seguidores, los creyentes de Doryhe Shugden son despedidos de sus trabajos, discriminados, agredidos, amenazados y ni siquiera se les recibe en tiendas o restaurantes. En Mongolia, en últimas fechas ha empeorado la represión. Se les da un trato peor que a los leprosos en la Edad Media. Aquí en México, en el Distrito Federal, donde habemos seguidores de Doryhe Shugden, hemos recibido amenazas y agresiones. Y eso que estamos tan lejos”.
–¿Cuantos seguidores de Doryhe Shugden hay en México?
–En el Distrito Federal como 300 y en el país, 600. El grupo budista en México en el que participo es parte del movimiento Kadampa y no vinculamos nuestras creencias religiosas con la política.

El budismo Kadampa

A decir de los escritos y libros en Internet de los seguidores de Doryhe Shugden, el budismo Kadampa intenta llevar a la práctica las enseñanzas de Buda; éstas están dirigidas a crear paz interior, eliminar el sufrimiento y alcanzar felicidad verdadera, es decir, a eliminar todos los sentimientos negativos como el odio, los celos, el resentimiento y la venganza.
–¿Se puede? –pregunta Apro al creyente de Doryhe Shugden
–Sí, el problema es que en estamos muy familiarizados con las cosas malas más que con las buenas. Las cosas malas las puedes ir eliminando poco a poco.

Budismo occidentalizado, “made in England”

La Western Shugden Society (WSSREP, por sus siglas en inglés), con sede en Londres, es seguidora del budismo de Doryhe Shugden pero, a diferencia de la tradición Kadampa, esta agrupación hace activismo político en pro de la libertad religiosa. Apro entrevistó telefónicamente a su vocero, John Mc Bretney.
–¿Cuál es el fondo del problema con el Dalai Lama?
–Es muy simple, él prohíbe la práctica de Doryhe Shugden. Su administración y sus seguidores persiguen a los creyentes de Doryhe Shugden y hay una enorme discriminación, todo por razones políticas.
El budista londinense continúa: “Nosotros en la Western Shugden Society no queremos dañar al Dalai Lama, sólo queremos mostrar que sus acciones están mal y que hace sufrir a mucha gente y lo exponemos al mundo. Sentimos compasión por él y por todos los que sufren y le pedimos que detenga esta persecución. Los deseos del catorceavo Dalai Lama son órdenes. Para la comunidad tibetana no es sólo un líder religioso, sino un jefe político, que comanda un Estado en el exilio.”
Mc Bretney recalca:
“El Dalai Lama ha hecho de la religión una plataforma política y todo aquel que se oponga a sus deseos se convierte en enemigo de la nación tibetana y de él. En el 2008 dio la orden de expulsar a los monjes de Doryhe Shugden de sus santuarios en India. Un monje budista fuera del monasterio no tiene ninguna posibilidad de sobrevivencia. Es horrible que dentro de la comunidad tibetana haya esta discriminación religiosa. Va en contra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Los tibetanos están divididos en dos grupos: los que siguen al Dalai Lama y los que siguen a Doryhe Shugden, y éstos últimos fueron declarados enemigos nacionales”.
–¿Qué es lo que ustedes demandan?
–Que nos deje practicar nuestra tradición budista en paz. Ese es un principio fundamental del budismo: no lastimar a otros, nadie, ni siquiera a los que no están de acuerdo contigo. Los objetivos del budismo son el amor y la compasión. Los que practicamos Doryhe Shugden queremos ser mejores personas, más bondadosas, más sabias y tolerantes. Buscamos en nuestra luz interior resolver nuestros problemas y ayudar a otros a que resuelvan los suyos. No es algo para presumir, sino que es la esencia de nuestra filosofía y la cultivamos. ¿Cómo se atreve el Dalai Lama a considerarnos demoniacos?
Apro también entrevisto a Marco Antonio Karam, director de la Casa de Tibet en México en vísperas de la visita del Dalai Lama a México.
–¿Hay una prohibición de la práctica del Doryhe Shugden y, en caso de que la haya, a qué se debe?
–Es un tema muy complejo de la filosofía budista tibetana y tiene que ver con la figura de esta entidad espiritual que es el Dalai Lama, y que muchos adeptos y eruditos de la tradición tibetana contemplan como una fuerza fundamentalmente negativa. Sin embargo, es difícil explicar el trasfondo de este conflicto.
“El Dalai Lama ha pedido que aquellos que tienen un vínculo espiritual con él, que tiene que ver con una característica y cualidad fundamental del tanttrismo indo-tibetano, donde al recibir un empoderamiento, una iniciación por parte de un mentor espiritual, se generan vínculos muy poderosos con ese maestro.
“Y él ha pedido que aquellos que reciben empoderamientos (sic) o iniciaciones de él como su maestro, no practiquen o invoquen a esta presencia espiritual que el contempla como un demonio, que es detrimental (sic) para su longevidad vital, para su vida y para el futuro de la causa tibetana en general. Especialmente en Inglaterra hay un maestro tibetano que se llama Gueshe Kelsang Gyatso, que se ostenta como un gesho doctor en divinidad, cuando la universidad en la que estudió, la Universidad de Zera, hay reiterados documentos oficiales de que él nunca completó tal grado y no lo puede sustentar y le han expulsado.
“Él pues creó un movimiento fundamentalista tibetano en la invocación de ese protector (Doryhe Shugden). Es un personaje controvertido. Llegó a Inglaterra invitado por el lama Thubten Yeshe, que fue un lama muy importante en la primera transmisión del budismo a Occidente, y más tarde se apropió de los centros. Así empezó su movimiento espiritual en Inglaterra. El Dalai Lama no lo ha prohibido. Lo único que ha dicho es que si desean que yo sea su maestro, por razones espirituales les suplico que no invoquen a Doryhe Shugden.”
–Hay quejas de los seguidores de Doryhe Shugden de amenazas y acoso por parte de los seguidores del Dalai Lama.
–Son enviados del Kelsang Gyatso a manifestarse en contra del Dalai Lama. Es una distorsión. El Dalai Lama nunca ha dado tal orden de persecución; por el contrario, miembros de estos grupos fundamentalistas han llegado a asesinar a monjes muy cercanos del Dalai Lama. (Doryhe Shugden) Es un movimiento muy extremista de fundamentalistas religiosos. El Dalai nunca ha emitido ninguna prohibición. Lo demás es una distorsión mediática.”

El Dalai Lama viene a México en septiembre

Marco Antonio Karam nos habla de los viajes del Dalai Lama a México:
“Esta es su cuarta visita. La primera fue en 1989 para inaugurar la Casa Tibet en la Ciudad de México y para participar en un foro de prioridades globales que organizó la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). El Dalai Lama fue recibido por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari en la residencia oficial de Los Pinos. Se le recibió en su carácter de figura moral y Nobel de la Paz. La segunda fue en el 2004, también organizada por la Casa del Tibet. Compartió enseñazas del budismo tibetano en el Teatro Metropolitan, dio una conferencia en el Auditorio Nacional sobre su propuesta ética secular para el nuevo milenio, y fue galardonado con la medalla conmemorativa de la fundación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por el entonces rector Juan Ramón de la Fuente. También recibió el honoris causa de la Universidad Iberoamericana por su labor a favor de la paz. En aquella ocasión, también fue recibido por el entonces jefe de gobierno capitalino, Andrés Manuel López Obrador, quien lo nombró Visitante Distinguido.
El Dalai Lama dio una conferencia de ética parlamentaria en el Salón Verde de la Cámara de Diputados, y participó en un acto para líderes de opinión en el Museo Nacional de Arte.
En 2008 canceló su visita a México por razones de salud.
La Casa Tibet, representación cultural oficial del pueblo tibetano para Latinoamérica, ha organizado todos los viajes, itinerarios y ha cubierto los gastos del Dalai Lama en México. Su director adelanta a Apro las actividades del Dalai en este septiembre.
“En esta ocasión, el Dalai Lama visitará la Ciudad de México y Monterrey, Nuevo León. En la capital regiomontana participará en el Tercer Encuentro Mundial de Valores y Cultura de la Legalidad, que organiza el Consejo Estatal de Valores de Nuevo León, y ofrecerá la conferencia Construyendo armonía a través del altruismo y la compasión, acto donde participarán otros ganadores del Premio Nobel y académicos destacados.
“El viernes 9 dará una conferencia de prensa; el sábado 10 tendrá una actividad dedicada a la comunidad budista con el tema central Los ocho versos del entrenamiento mental, y ya todas las localidades están agotadas, lo que muestra el creciente interés por él y por el budismo en México. El domingo 11 tendremos un acto público y gratuito en el Estadio Azul, donde ante unas 30 mil personas el Dalai hablará de La felicidad en tiempos difíciles.
“Tanto en el Teatro Metropolitan como en el Estadio Azul, el Dalai Lama estará acompañado por el filántropo, actor y activista social estadunidense Richard Geere. Todo el evento será transmitido en vivo por Internet.
“En la tarde del domingo 11, habrá un acto orientado a la comunidad educativa de México, donde el Dalai impartirá la conferencia Afilando la mente y nutriendo el corazón, una aproximación holística a la educación. Este acto está organizado por la Casa Tibet de México junto con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), y se llevará acabo en el Centro Cultural del SNTE en el Antiguo Convento de Santo Domingo y será transmitido por televisión abierta en el Canal 7”.
–¿El Dalai Lama será recibido por el presidente Felipe Calderón?
–En esta ocasión no es una visita política. Hay que recordar que el 30 de mayo pasado, el Dalai Lama anunció su retiro de la vida política como jefe del Estado tibetano para dedicarse de tiempo completo a su trabajo a favor de los derechos humanos y la educación; él no solicitó ningún encuentro de este tipo, pero nosotros, La Casa del Tibet en México, nos aproximamos al secretario personal y a la oficina privada del presidente para solicitar apoyo para garantizar la seguridad de nuestro invitado.
–¿Como jefe de Estado?
–Para nosotros es un jefe de Estado, pero no lo es para el resto del mundo. Ningún país lo reconoce, pero la comunidad mundial lo ve como el líder de opinión moral más importante del mundo. El encuentro del Dalai Lama con el presidente Calderón habría sido un acto muy elegante, pero hasta la fecha no hemos recibido ninguna confirmación.
–¿Tiene algo que ver con las presiones de China?
–Esto siempre acompaña al Dalai Lama. México no tiene por qué ser una excepción a ese tipo de presiones de la República Popular China. Tenemos informaciones de que la cancillería de China ha presionado a la cancillería mexicana para que dicho encuentro no se lleve a cabo. Me imagino que el gobierno mexicano tiene miedo a que haya algún tipo de represalia por parte del gobierno chino. Yo creo que un Estado soberano como el nuestro debería de ser libre o estar más allá de presiones de esta naturaleza que implican, desde mi punto de vista, una injerencia en los asuntos internos de México.
–¿El expresidente Vicente Fox recibió al Dalai Lama?
–Por la misma razón no lo hizo. El entonces secretario de Gobernación, Santiago Creel, lo recibió en su oficina y la esposa de Fox, Marta Sahún, tuvo un encuentro privado con él.
–En este viaje, ¿qué funcionarios de alto nivel se reunirán con el Dalai Lama?
–Hasta la fecha no sabemos de ninguno.

Cada quien su karma, cada quien su SNTE

–¿Es cierto el rumor de que se reunirá con Elba Esther Gordillo?
–Debo señalar que el evento que estamos organizado con el SNTE no es un encuentro con Elba Esther Gordillo; es un encuentro con el magisterio mexicano a través del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación que, nos guste o no, es el organismo que controla la educación en este país. Nosotros originalmente nos acercamos a la UNAM con el propósito de promover un acto de esta naturaleza y no tuvimos receptividad alguna por parte del rector (José Narro), a pesar en que en la anterior visita, en 2004, el Dalai Lama no sólo fue recibido en la UNAM, sino que fue galardonado.
“En esta ocasión el rector no quiso tener ninguna relación con el Dalai Lama, lo cual para mí es inexplicable, abochornante. Nos acercamos a la Secretaría de Educación Pública y tampoco hubo receptividad para este acto, quizás por alguna limitante que venga de Los Pinos, no lo sé, pero los trabajadores del SNTE nos dieron todo su apoyo. Quiero dejar muy claro que el SNTE no es copatrocinador de la visita del Dalai Lama. Todos los gastos los cubre la Casa del Tibet en México”.
–¿Y la protección?
–La ofrece el Estado Mayor Presidencial. En eso sí nos ha ayudado la oficina de la Presidencia y la Secretaría de Gobernación.

Comentar este artículo