Cae procurador de Veracruz por escalada de ejecuciones

Reynaldo Escobar Pérez, exprocurador de Veracruz. Foto: Miguel Ángel Carmona
Reynaldo Escobar Pérez, exprocurador de Veracruz.
Foto: Miguel Ángel Carmona

MÉXICO, D.F. (apro).- La crisis de seguridad en Veracruz, que en menos de un mes ha dejado cerca de cien muertos, derivó en la caída del procurador general de Justicia del estado, Reynaldo Escobar Pérez.

La salida de Escobar, quien desde distintos cargos públicos había sido testigo del establecimiento de la delincuencia organizada en Veracruz, confirmó el descontrol en la administración de Javier Duarte de Ochoa, quien la semana pasada decidió entregarle la seguridad del estado al gobierno federal.

El hasta ahora titular de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) fue secretario general de Gobierno de Fidel Herrera Beltrán, quien tenía una mala relación con el presidente Felipe Calderón. Antes, Escobar había sido alcalde de Xalapa.

La salida de Escobar Pérez fue anunciada a unas horas de que la oficina del entonces procurador pusiera en entredicho la “coordinación” con el gobierno de Felipe Calderón.

Duarte, quien apenas en diciembre cumplirá su primer año como gobernador, estuvo esta semana en la ciudad de México para pedir la ayuda del gobierno federal, que le prometió el despliegue de fuerzas federales para vigilar por “aire, mar y tierra” el estado.

El acuerdo supuso la “coordinación” de los gobiernos federal y estatal, pero en la primera acción significativa desde que el pasado martes entró en vigor “Veracruz Seguro”, Escobar escatimó el jueves información sobre el hallazgo de decenas de cadáveres en el puerto de Veracruz y su zona conurbada Boca del Río.

En un comunicado, la PGJ informó sobre el hallazgo de sólo cuatro cadáveres en un domicilio de la colonia El Coyol, en el puerto, pero por la noche, la Secretaría de Marina (Semar) informó que en realidad había 20.

La Semar, que ha hecho de Veracruz su principal centro de operaciones, insistió el viernes en el ocultamiento de la información por parte de la oficina de Escobar.

Horas antes de la caída del procurador, la Marina dio a conocer la detención de ocho presuntos miembros del cártel de Jalisco Nueva Generación –organización conocida también como Matazetas– y 12 presuntos del cártel de “Los Zetas”, incluido su nuevo jefe en la plaza, Aquiles Amaranto Cruz Hurtado, El Comandante Chilaquil.

La Marina indicó que los Matazetas fueron aprehendidos en una casa del fraccionamiento Costa de Oro, en Boca del Río. José Luis Vergara, vocero de la Semar, informó que tres de ellos aparecen en el video grabado por las cámaras de seguridad el 20 de septiembre pasado cuando fueron arrojados 35 cadáveres en Boca del Río.

La Marina indicó que los propios detenidos informaron sobre la existencia de tres casas de seguridad donde había 32 cuerpos abandonados.

“Personal de Infantería de Marina acudió a comprobar la información proporcionada… a un domicilio en el fraccionamiento Jardines de Mocambo, donde personal de la policía estatal ya se encontraba presente, comunicando el personal naval el hallazgo de 20 cuerpos sin vida”, señaló el viernes la Marina.

Agregó que cuando llegaron los infantes de Marina, “personal de la policía estatal ya se encontraba presente, comunicando al personal naval el hallazgo de 20 cuerpos sin vida en el interior del inmueble, lugar del cual ya había sido retirados por parte de agentes del Ministerio Público del fuero común”, dependiente hasta entonces de Reynaldo Escobar.

En total, la Marina informó de 32 cadáveres encontrados en los fraccionamientos Costa de Oro, Costa Verde y Jardines de Mocambo, también como resultado de las declaraciones de los detenidos.

Con ese hallazgo suman por los menos 81 muertos en las últimas tres semanas, producto del reacomodo del narcotráfico en el estado. Las primeras 35 víctimas fueron arrojadas sobre el bulevar Ruiz Cortines el 20 de septiembre. En los siguientes dos días otros 14 cuerpos torturados fueron encontrados en Veracruz y Boca del Río.

La Marina le adjudica a los Matazetas la muerte de 67 de esas personas.

Como encargado del despacho quedó el subprocurador Marco Antonio Lezama. Duarte deberá enviar una terna al Congreso estatal para que decida sobre el nuevo procurador.

Comentar este artículo