Cobra guerra de Calderón vida de mil 400 menores

MÉXICO, D.F. (apro).- La guerra contra el narcotráfico emprendida por el presidente Felipe Calderón ha cobrado la vida de mil 400 menores de edad, dijo Juan Martín Pérez García, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

Además se han generado múltiples trastornos psicológicos a miles de niños que el Estado ha abandonado y no ha tomado en cuenta los impactos de la violencia armada en los menores, publica hoy el diario La Jornada.

Redim, que ha contabilizado 345 muertes de menores desde enero de 2010, alerta que las entidades con mayor número de homicidios infantiles son Chihuahua, Sinaloa, Guerrero, Durango, Tamaulipas y Nuevo León.

Pérez García retoma los datos sobre la situación en la que se encuentran los menores en México: el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) indica que un total de 37 millones de niños viven en México, casi 37% de la población; de ellos, 20 millones padecen situación de pobreza y, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 83% tiene algún tipo de carencia.

El activista considera que “en esta lógica se puede ver lo poco que hace el Estado mexicano con la infancia. Sólo destina menos de uno por ciento del PIB para proteger a los menores y permitir que cambie su situación. El Estado no ha sido capaz de garantizar el derecho de los niños a la vida”.

Son muchas las historias del llamado “daño colateral” que ha dejado la lucha contra el narcotráfico, instrumentada por Calderón.

Entre ellas La Jornada rescata un conmovedor relato: “No me dieron, dijo Wendy (de 17 años) a su primo que conducía el coche rafagueado con cuernos de chivo por un comando que salió de una vereda en la carretera a Cerralvo, rumbo a Doctor González, Nuevo León.

Wendy viajaba también con una amiga, pero a los pocos minutos del ataque, notó una mancha de sangre que se extendía en su blusa: las balas le perforaron el estómago. Alcanzó a llegar a su casa, su madre la llevó al hospital más cercano en Monterrey, a 80 kilómetros, donde fue atendida, pero murió”.

La Jornada señala que Unicef no reconoce que México viva en una guerra, por lo cual no hay organismos institucionales interesados en aplicar protocolos de atención.

El sociólogo Rodolfo Salazar Gil, quien ha creado un programa de atención a menores víctimas de la violencia, en Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, organización civil que también ofrece ayuda a las víctimas más pequeñas de la guerra contra el narco, advierte que los niños y niñas de México les están quitando la infancia y los espacios para jugar.

Redim exige al Estado que genere un sistema de información que permita conocer el impacto real que está teniendo la guerra en los niños, en el contexto de que en México la atención a la infancia padece un rezago de 50 años y con la violencia la poca institucionalidad que existe en ese campo se ha colapsado.

Comentar este artículo