Funda AMLO sus ambiciones en su amor… a la derecha: subcomandante Marcos

El aspirante presidencial de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador. Foto: Germán Canseco
El aspirante presidencial de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador.
Foto: Germán Canseco

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El subcomandante Marcos reapareció hoy para criticar al precandidato del PRD, PT y Movimiento Ciudadano, Andrés Manuel López Obrador, de quien dijo “no acaba de madurar y reconocer sus errores y tropiezos”, junto con el “grupo porril ilustrado que promueve” sus aspiraciones presidenciales.

Luego de que el 26 de noviembre López Obrador hiciera un llamado a Marcos a no descalificarlo y evitar el abstencionismo entre sus seguidores, como ocurrió en las elecciones de 2006, el vocero zapatista respondió a las inquietudes del tabasqueño en una posdata enviada hoy al escritor Luis Villoro.

En el largo intercambio epistolar que les ha tomado ya todo el año, el jefe insurgente admite que éste empieza a eclipsar “por el barullo mediático” que se levanta en torno a la definición de los “tres bribones que habrán de disputarse el regir sobre los ensangrentados suelos de México”.

Con el mismo frenesí con el que expiden sus facturas por “gastos de promoción de imagen”, arremetió Marcos, los medios de comunicación se alinean a uno y otro lado y todos coinciden en que “las torpezas que exhiben con impudicia los respectivos aspirantes sólo se pueden tapar haciendo más ruido sobre las del contrincante”.

Para el jefe insurgente, la época del furor navideño de compras ahora coincide con la venta de propuestas electorales: “Claro, como la mayoría de los artículos que se expenden en esta época del año, sin garantía alguna y sin la posibilidad de devolución”.

Sin mencionarlo por su nombre, Marcos califica a López Obrador como “uno de los tres bribones que habrán de disputarse el trono sobre los escombros de México” y quien ha venido a Chiapas a demandarles silencio.

“Es el mismo que no acaba de madurar y reconocer sus errores y tropiezos. El mismo que encabeza un grupo ávido de poder, pleno de intolerancia, que buscó, busca y buscará la responsabilidad de sus torpezas y esquizofrenias en otros. Con un discurso más cercano a Gaby Vargas y a Cuauhtémoc Sánchez que a Alfonso Reyes, ahora predica y fundamenta sus ambiciones en el amor… a la derecha”, sentenció Marcos.

Y lanzó varios cuestionamientos: “¿Aquellos que criticaron a Javier Sicilia sus muestras de afecto para con la clase política criticarán ahora la ‘República Amorosa’? ¿Esos que se sumaron y predicaron el que Televisa era el mal a vencer, criticarán ahora el amoroso apretón de manos con el lacayo del horario estelar?”.

Según Marcos, el plantón en Reforma en el 2006 “no fue para exigir el recuento de votos que hubiera hecho evidente el fraude, sino para que la gente no se radicalizara; las críticas a Televisa no fueron para denunciar el poder de los monopolios mediáticos, sino para que se le abrieran los espacios de esa empresa (y ser de nuevo su cliente en los spots electorales)”.

López Obrador estaría incurriendo, de acuerdo con el líder insurgente, en una táctica “torpe e ingenua”:

“Que no crea en serio que los empresarios lo van a apoyar, que Los Chuchos no lo van a traicionar, que el PT y el Movimiento Ciudadano son partidos de izquierda, que Televisa está cambiando, que su interlocutor privilegiado en Chiapas debe ser el priismo –como antes lo fue el sabinismo–. Incluso que crea que es más inteligente que todos ellos y que los va a embaucar a todos simulando que les sirve, o intercambiando usos y costumbres en el imposible juego político de ‘todos ganan’ y ‘amor y paz’”, advirtió.

López Obrador, continuó, “sigue los mismos pasos de su antecesor, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, que se acomidió con los poderosos, apostando a que las izquierdas no tendrían más remedio que apoyarlo”.

En tanto lanzó otras interrogantes: “¿Cuándo, en México, le ha dado resultado positivo a la izquierda el correrse a la derecha? ¿Cuándo el ser serviles con los poderosos ha ido más allá de divertirlos? Cierto, Los Chuchos pueden dar cuenta del éxito de esa táctica política (¿o estrategia?), pero no se trata de transitar el mismo camino… ¿o sí?

“Mientras tanto, el grupo porril ilustrado que promueve (a López Obrador) seguirá haciendo malabares para justificar el cambio de rumbo… o apostarán a la desmemoria”, concluyó.

El 26 de noviembre, en Chiapas, el político tabasqueño pidió a Marcos no cometer “los errores” del 2006:

“El decir que éramos lo mismo, que era yo fascista –lo cual era una exageración– sí influyó en la votación”, reconoció López Obrador. “Ahora ellos (los zapatistas) tienen capacidad para rectificar.

“Les ofrezco mi mano franca a todos para que podamos en unidad sacar al país. Por encima de nuestras diferencias, el interés común es sacar adelante al país”, ofreció el aspirante presidencial y fundador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

 

Comentar este artículo