La cacería de “El Lucky”

La captura de "El Lucky". Foto: AP
La captura de "El Lucky".
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- Con el apoyo de la Administración Antidrogas de Estados Unidos, (DEA), la Marina, Armada de México fue a la caza de Raúl Lucio Hernández Lechuga, El Lucky o Z16, operador regional del cartel militar de los Zetas que se escondía en Córdoba, Veracruz.

Los gobiernos de México y Estados Unidos tenían sus propios motivos para ir contra El Z16, identificado también como El Apá. Estados Unidos lo buscaba para ampliar la acusación en la corte federal de Columbia, en contra de 19 narcotraficantes y ofrecía un millón de dólares para quien informara de su ubicación.

El Departamento de Justicia estadunidense lleva en esa corte federal un juicio en contra de los integrantes del cartel que se conoció como La Compañía, una organización delictiva que operó durante el anterior gobierno de Veracruz y en la que participaron los Zetas y el cártel del Golfo, cuando actuaban juntos (Proceso 1736).

La Marina tenía sus propios agravios contra El Lucky: la desaparición de nueve de sus elementos en Veracruz, desde que hace un año el gobierno de Felipe Calderón decidió convertir al puerto en el centro de operaciones de la Armada de México en contra de los Zetas.

La Procuraduría General de la República (PGR) abrió 11 averiguaciones previas por esos hechos y ofrecía también una recompensa de 15 millones de pesos por información que llevara a su detención.

El Z16 fue uno de los fundadores de la organización delictiva creada en la década de los años noventa por elementos de fuerzas especiales del Ejército. Desde 2009, estaba señalado como uno de los 37 delincuentes más peligrosos del país. El gobierno de Calderón asegura haber detenido a 22 de ellos.

Versiones locales indicaron que El Lucky fue detenido el lunes 12 durante la celebración de su cumpleaños en un rancho de la ciudad de Córdoba, la misma de donde es originario el gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Calderón y La Marina anunciaron la detención la tarde del lunes, pero hasta el martes lo presentaron en la subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

Según informó la Marina el pasado lunes 12, la detención ocurrió en una operación terrestre, producto de una “intensa labor de inteligencia”.

El martes, dijo que la aprehensión resultó de un enfrentamiento en inmediaciones de la autopista Veracruz-México, a la altura de Córdoba.

Sin precisar “el área objetivo”, indicó que infantes de Marina circulaban “por las proximidades del lugar” cuando fueron atacados por la guardia del Z16.

Al repeler el ataque, los infantes de Marina mataron a un escolta del jefe Zeta, pero uno de sus elementos resultó herido.

La Marina indicó que la detención, que enmarcó en el operativo “Veracruz Seguro”, fue “en seguimiento a un trabajo de inteligencia naval que llevaba más de un año, en colaboración con agencias nacionales e internacionales y apoyo del gobierno de Veracruz”.

Desde esa fecha, que coincide con la salida del gobierno estatal de Fidel Herrera, la Marina ha realizado varias acciones en contra de los Zetas, desde el desmantelamiento de una red de telecomunicaciones, hasta la detención de operadores financieros y logísticos.

Esas acciones han generado represalias y la muerte de más de 100 personas en el estado durante este año, el más violento en la historia reciente de Veracruz.

El vicealmirante José Luis Vergara, vocero de la Marina, presentó al Z16 como colaborador directo del principal jefe de los Zetas, Heriberto Lazcano, El Lazca, y como jefe regional en diez estados de la República, desde el Golfo, el sureste y el centro del país.

Según dijo el vicealmirante en conferencia de prensa en la SIEDO, El Z16 operó en San Luis Potosí, Hidalgo, Querétaro, estado de México, Puebla, Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Campeche y Quintana Roo.

Junto con El Lucky fueron detenidos Germain Hernández, El Chino; Nicolás García, El Flaco; Rafael Méndez, El Rafles, y Cristóbal Salinas, Don Gato.

Según la Marina, El Chino estaba encargado del robo de tráileres, mientras que El Rafles y Don Gato, de las comunicaciones de la organización delictiva en Veracruz.

A pesar de que los detenidos fueron sólo cinco, la Marina informó que les aseguró un arsenal: 132 armas largas, 36 cortas, un fusil Barret, cinco tubos lanzagranadas, dos mil 641 cargadores, 28 mil cartuchos de distintos calibres y 29 granadas de fragmentación.

Además, uniformes y playeras con los logos de la SIEDO y la AFI y un chaleco con la leyenda “Marina”.

Comentar este artículo