Los tres poderes de Tabasco, ambulantes: no han podido entrar en sus edificios Madrazo gobierna inmovilizado; forma su gabinete con acusados de corrupción y fraude electoral

ILLAHERMOSA, TAB.- Entrampado el conflicto en Tabasco por las irreductibles posturas de las dos partes, el gobernador Roberto Madrazo Pintado y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) esperan la decisión final que vendrá, como en los casos semejantes de San Luis Potosí y de Michoacán, del centro.
Y mientras la Secretaría de Gobernación opta por sostener a Madrazo o “sugerirle” que solicite licencia al Congreso local, el perredismo mantiene los bloqueos en las 475 instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) y fortalece el cerco en torno de los recintos sede de los tres poderes del estado, donde ni diputados ni ministros y menos el nuevo gobernador han podido entrar desde el sábado 31 de diciembre.
Así, con los tres “poderes ambulantes” y con una movilización perredista que crece en vez de disminuir, en Tabasco aumenta la certidumbre, incluso entre los sectores oficialistas, sobre la debilidad del gobierno de Madrazo.
Desde el 1º de enero no sólo no ha entrado al Palacio de Gobierno –fortificado por centenares de elementos policiacos y militares–, sino que únicamente en dos ocasiones ha salido de su residencia oficial, la Quinta Grijalva, para aparecer en público en la capital y para viajar un par de veces a la Ciudad de México.
Insistentes rumores, tan abundantes en los titulares de la prensa local como las reiteradas negativas del gobierno, dan como un hecho la caída de Madrazo. Para el PRD, la incertidumbre no es que vaya a rodar la cabeza del gobernador “espurio”, sino cuándo se producirá la decapitación.
El gobernador –cuyo gabinete contradijo su oferta de “lucha frontal contra la corrupción, la simulación, la impunidad y la injusticia”–, ofreció al PRD, como uno de los compromisos del “gobierno del cambio cierto”, “la posibilidad de que colabore algún miembro de ese partido dentro de la administración pública”.
Inclusive, el secretario de Gobierno, Manuel Tellaeche Bosch, quien fue vocal ejecutivo del Instituto Federal Electoral (IFE) en las elecciones del 21 de agosto, ofreció su puesto a los perredistas con tal de que se desactive el conflicto.
En respuesta, el perredista Andrés Manuel López Obrador aclaró: “Ellos piensan que nuestra lucha es por ambiciones personales, que bastará con ofrecernos un hueso de buen tamaño y que todo va a terminar. Están equivocados. Nuestra lucha es por la legalidad y la democracia, por nuevas elecciones”.
“Mientras el punto de la negociación sea la cabeza del gobernador, no podemos dialogar”, reviró Tellaeche el miércoles 4 de enero, en lo que fue la primera aparición pública de Madrazo, desde que asumió la gubernatura, en la que mostró un rostro sombrío.

DEMOCRACIA O REPRESION

Desde que comenzó el nuevo gobierno, la dinámica de interlocución entre las partes ha sido la misma. Y la decisión final, al parecer, vendrá de la Ciudad de México, donde el lunes y el martes López Obrador y Madrazo Pintado se entrevistaron por separado con el secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma. La decisión será si el nuevo gobierno se sostiene o cae.
La historia de Tabasco registra dos gobiernos inconclusos por conflictos políticos. En marzo de 1955, el Congreso de la Unión desapareció los poderes en el estado a raíz de una revuelta estudiantil motivada por el aumento del transporte público y Manuel Bartlett Bautista –padre del actual gobernador de Puebla– tuvo que dejar el cargo.
Hace tres años, el 28 de enero de 1992, Salvador Neme Castillo solicitó licencia al Congreso estatal, víctima del “Exodo por la Democracia”, encabezado por López Obrador, quien volvió a competir por la gubernatura en las elecciones del 20 de noviembre pasado y en las que, machaca el perredista, se volvió a instrumentar el fraude electoral.
A raíz de los resultados electorales se inició un nuevo episodio en el conflicto entre PRI y PRD, que ya dura seis años. En los comicios, las cifras oficiales dieron al priísmo 297,365 votos, 200,087 al PRD y 13,410 al PAN.
El PRI no sólo obtuvo la gubernatura, sino la mayoría en la Cámara de Diputados con 20 miembros, siete para el PRD y dos para el PAN, al que no le correspondía ninguno, según los perredistas.
Hasta el viernes 6, en Tabasco, el conflicto seguía entrampado. El gobernador, siempre huyendo de la prensa, entregó títulos de propiedad y a la misma hora López Obrador decía a cientos de simpatizantes que el gobierno se equivoca si apuesta al desgaste del movimiento.
Ese día, cuando se cumplían seis días de haberse instalado los seis campamentos en torno de los edificios públicos y a casi un mes de los bloqueos a las instalaciones de Pemex, López Obrador advirtió que se había iniciado una campaña de desprestigio instrumentada por el gobierno desde la prensa para que, con supuestas demandas de la sociedad civil, se empiece a exigir la aplicación de la ley, luego mano dura y finalmente la represión.
De hecho, en los diarios locales los denuestos contra el perredismo son cotidianos. A raíz de una propuesta del diputado panista José Angel Magaña, en el sentido de que “se expulse” a López Obrador del estado, la prensa arreció sus ataques y las peticiones de desalojo violento –bajo el eufemismo de aplicar la ley– se intensificaron.
Sin embargo, también el viernes 6, el Comité Directivo Estatal del PAN envió una carta a López Obrador para expresarle que los panistas tabasqueños ofrecen su “respaldo a la lucha que encabeza el PRD en búsqueda de una auténtica democracia en el estado” y “en ese sentido, hemos sido los primeros en lamentar la participación que tuvo, a título personal, en la Cámara de Diputados, el diputado panista José Angel Magaña”. La carta fue firmada por el líder estatal panista, Nicolás Alejandro León Cruz.
Madrazo asumió la gubernatura el sábado 31 de diciembre, con la ausencia del presidente Ernesto Zedillo, pero custodiado por la fuerza pública. Los militares, que relajaron su presencia en la capital y en el territorio estatal, permanecen dentro del Palacio de Gobierno, donde recibieron el Año Nuevo con miserable cena.
Desde que asumió formalmente la gubernatura y durante la primera semana de su gestión, Madrazo ha manejado un doble discurso: por una parte machaca con sus llamados al diálogo, pero por la otra amaga con aplicar la ley que, aquí, se interpreta como la represión.
Pero hasta ahora los enfrentamientos entre los adversarios no han rebasado las meras declaraciones, y el verbo dialogar ha sido conjugado en todas sus formas.

EL GABINETE DEL “CAMBIO CIERTO”

El gabinete de Madrazo, dado a conocer la víspera de su toma de posesión, recibió el rechazo del perredismo. López Obrador dijo que se trataba de las “camarillas de siempre”, integradas por personajes de negra trayectoria. “Con Madrazo las cosas estaban mal, con el gabinete empeoró, porque con esos funcionarios suman entre 300 y 400 años de cárcel”, resumió.
En el gabinete fueron ubicados exfuncionarios acusados públicamente de haberse beneficiado del erario estatal, de ser orquestadores y cómplices del “fraude” en las pasadas elecciones. Todos, pertenecientes a los grupos políticos que apoyaron a Madrazo.
Como secretario de Gobierno quedó Manuel Tellaeche Bosch, vocal ejecutivo del IFE en las pasadas elecciones federales, quien a su vez nombró secretario particular a Irving Orozco Juárez, expresidente del primer distrito electoral con cabecera en esta capital.
Rodolfo Campos Montejo, “consejero ciudadano” en el Consejo Estatal Electoral (CEE), brincó a la presidencia del Tribunal Superior de Justicia, en el cual quedó como oficial mayor Bonifacio López Cruz, quien fue director del Instituto Estatal Electoral y denunciado por el PAN ante la Fiscalía Especial de Delitos Electorales.
A Felícitas Suárez, representante del PRI ante el CEE, Madrazo la ubicó como magistrada presidenta de la Primera Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia.
La prensa de Tabasco, salvo poquísimas excepciones, aplaudió el nombramiento de Floricel Medina Péreznieto como director de Comunicación Social y Relaciones Públicas (DCSyRP), a quien se señala como “autor intelectual”, desde la secretaría particular del exgobernador Gurría, del saqueo a esa dependencia cuando la dirigió el ahijado del gobernador saliente, Jorge Alberto Javier Quero, quien ahora recibió como premio la Dirección de Turismo del gobierno estatal y, por tanto, organizador de las millonarias ferias anuales de la entidad.
Resultado de su paso por ese cargo, Javier Quero pudo adquirir en diciembre de 1993 una residencia valuada en más de dos millones de nuevos pesos en una exclusiva zona de Tabasco 2000. Sólo en el primer año del gobierno de Gurría gastó más de 64 millones de nuevos pesos, presupuesto equivalente a siete de los 17 municipios de la entidad.
En su discurso de toma de posesión, la víspera del Año Nuevo, Madrazo mencionó trece veces la palabra inclusión y dos la pluralidad. Pero ésta, que fue destacada a grandes titulares por la prensa local, se limitó al nombramiento de dos asesorías: la de la excandidata del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) a la gubernatura, Rosa María Sánchez Jiménez, y el expanista Alfredo Silva Escalante.
Los intentos de Madrazo por convencer a perredistas quedaron truncos. Sólo Cuitláhuac Vázquez aceptó entrevistarse con él para escuchar la oferta de hacerse cargo de la Dirección General de Gestión Social de la Secretaría de Desarrollo. La oferta fue rechazada.
Como secretario de Desarrollo quedó Gustavo Rosario Torres, del grupo de Enrique González Pedrero, sexenio en el que ocupó la presidencia municipal del Centro y posteriormente el liderazgo del Congreso local. Terminó esos cargos en medio de acusaciones de enriquecimiento inexplicable y además de tramar el despojo de terrenos en el municipio de Centla, de donde es originario.
Pese a ello, fue coordinador de giras presidenciales durante unos meses del gobierno de Carlos Salinas y terminó con él como subsecretario de Pesca.
Angel Augusto Buendía Tirado –conocido como el “delfín” del exgobernador Leandro Rovirosa Wade– fue favorecido por Madrazo con la Secretaría de Comunicaciones, Asentamientos y Obras Públicas (SCAOP). Buendía fue secretario particular de Rovirosa durante tres años, diputado federal y subcoordinador de campaña del mandatario entrante.
Otro caso es la designación en su gabinete de dos hijas del exgobernador Mario Trujillo García, socio del prófugo banquero Carlos Cabal Peniche. Graciela Trujillo de Cobo fue designada secretaria de Educación, Cultura y Recreación, dependencia que maneja aproximadamente 40% del presupuesto estatal. Es propietaria del colegio “Arjí”, uno de los más caros de Villahermosa.
El esposo de Graciela Trujillo, Ignacio Cobo González, fue director de Comunicación Social y Relaciones Públicas en el gobierno de Enrique González Pedrero (1983-1988) y desde ahí también dirigía el diario Avance, del que es propietario y desde donde cotidianamente aplaude a Madrazo y ataca a la oposición.
A Georgina Trujillo de Rovirosa –otra de las hijas del exgobernador– le fue encomendada la coordinación de asesores de Madrazo, donde lidiará con la excandidata “verde” y el expanista.
Al frente de la Dirección de Seguridad Pública, y como consecuencia del conflicto armado en Chiapas y poselectoral en Tabasco, Madrazo nombró al general brigadier Arturo Zavala Medina, experto –dice su currículum– “en el combate a la guerrilla, el narcotráfico y especialista en situaciones (sic) de secuestro”.
A cargo de la Policía Judicial del Estado fue puesto Carlos López Pérez, quien fue subsecretario de Gobierno en el trunco régimen de Neme Castillo. Ahora tendrá que ejecutar una orden de aprehensión librada contra su prófugo hermano Felipe, quien ocupó la dirección de Obras Públicas de la SCAOP del gobierno nemista, cuyo extitular, Pedro Rodríguez Priego, está preso y bajo proceso desde agosto de 1992 por corrupción.
El secretario particular del gobernador, Feliciano Calzada Padrón, estuvo implicado en un presunto fraude contra el ISSSTE, a mediados de los años 70, cuando era delegado de esa institución en Jalisco. Según se pudo comprobar, fue detenido en esa época, y aunque salió libre, se ignora si fue absuelto.
La Procuraduría de Justicia del estado está, desde el inicio del gobierno, acéfala. Se menciona para ocuparla al notario público Javier López y Conde, feroz crítico de todas las acciones de la oposición, y al exrector de la Universidad local Omar Hernández Sánchez.
El nuevo gobernador completa su gabinete con Leopoldo Díaz Aldecoa, secretario de Finanzas; Patricia Pedrero Iduarte, contralora general; Lucio Lastra Escudero, secretario de Salud; Arturo Abreu Marín, encargado del despacho de la Secretaría de Fomento Industrial, Comercio y Turismo.
También, Oscar Sáenz Jurado, encargado del despacho de la Oficialía Mayor; Víctor Manuel Barceló Rodríguez, coordinador del Comité de Planeación del Desarrollo de Tabasco. Al frente del DIF ratificó a Guillermo Priego de Witt; Julia Moreno, responsable de vivienda; director de Obras Públicas, Miguel Bustamante Sastré, y representante del gobierno en el Distrito Federal, Máximo Moscoso Pintado.
En los próximos días, Madrazo enviará al Congreso una iniciativa para reformar la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, con lo cual algunas Secretarías cambiarán de nombre y otras se fusionarán.
Con esto y con el equipo que nombró, Madrazo tratará de “eficientar y restituir la funcionalidad de las dependencias gubernamentales, abatir el burocratismo y la simulación, combatir la corrupción y generar ahorros que serán, sin excepción, destinados al gasto social”.

LA DECISION, CUESTION DE HORAS

En tanto que en México se toma la decisión final, que aquí se dice que será semejante a la que tomó Carlos Salinas en San Luis Potosí y Michoacán, donde también hubo manifiesta ingobernabilidad, en Tabasco, perredistas, policías y soldados no han tenido reposo.
Tanto los uniformados como los manifestantes tuvieron que recibir el Año Nuevo fuera de su casa y prácticamente a la intemperie. En el reclusorio de Villahermosa los 36 perredistas presos llamaron a sus compañeros del exterior a “no rajarse”, estimulados por la visita de Cuauhtémoc Cárdenas y las diarias que hace López Obrador.
Los perredistas sacrifican a diario tres reses y decenas de pollos para su alimentación, mientras que los policías, según se quejaron en una carta, tienen como dieta diaria frijoles sin cebolla, “huevos rancios” y agua. Ese fue el menú en la cena de Año Nuevo.
En el penal, en los primeros minutos de 1995, los policías sucumbieron a la euforia del nuevo año y bebieron licor hasta quedarse dormidos cerca del amanecer y con las puertas abiertas. Los perredistas presos tuvieron que hacer una asamblea para decidir si aprovechaban las puertas abiertas y el sueño de los celadores para huir o se quedaban. Optaron por lo último: despertaron a uno de los vigilantes para que cerrara los accesos.
El domingo fue de calma para Tabasco. El lunes, la burocracia llegó hasta las inmediaciones del Palacio de Gobierno. Los trabajadores de oficina del palacio tomaron como “centro de trabajo” las cafeterías cercanas.
“¿Que qué opinamos del movimiento del PRD? Sin comentarios, porque si decimos lo que pensamos nos dejan sin trabajo”, dijo una de las secretarias de la Secretaría particular pasada, que no sabe si continuará en el puesto o sufrirá las consecuencias del cambio de gobierno.
En la plaza de armas, al mediodía, López Obrador anunció la entrevista con el secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma: “Vamos a buscar una salida digna, que no atropelle a ninguna de las dos partes ni que signifique la claudicación de nuestros principios”, anunció.
Y para calmar los agitados ánimos de sus seguidores, que insistían en llevarlo al Palacio de Gobierno, advirtió que “el poder no es ni el palacio ni la silla; es el pueblo, y ese está de nuestro lado”.
El martes fue rutinario. Madrazo también estuvo en México.
El miércoles 4, en lo que fue su primer acto público como gobernador, Madrazo fue acosado por decenas de reporteros a su llegada al anexo del auditorio “Tomás Garrido Canabal”, donde los sectores productivos se sumaron al Acuerdo de Unidad para Superar la Emergencia Económica, suscrito el día anterior en la Ciudad de México.
Los periodistas le preguntaron su opinión sobre insistentes rumores de su renuncia como gobernador como consecuencia del conflicto poselectoral: “Estamos trabajando intensamente, como ustedes lo han visto”, dijo lacónico.
En su discurso de clausura del evento, calca de la ceremonia en Los Pinos, ofreció resolver los problemas de los tabasqueños y aseguró que la situación económica y política del país “es crítica porque al mismo tiempo algunos sectores de la política, en un delirio de poder y obcecación, se niegan a cambiar su prédica y su práctica en favor de la construcción democrática y de una nueva realidad que permita la estabilidad institucional”.
En el doble discurso que maneja desde que fue candidato, Madrazo ofreció diálogo e inclusive, en entrevista posterior al evento, dijo que ya lo hacía con “diversos grupos” del PRD.
–¿Ese diálogo terminará con su salida como gobernador de Tabasco?
–Si es de vacaciones, con mucho gusto.
En ese mismo lugar, el secretario de Gobierno, Manuel Tellaeche, ratificó que la administración madracista está abierta al diálogo, pero advirtió que “mientras el punto de negociación sea la cabeza del gobernador, no podemos dialogar”.
–¿El conflicto en Tabasco podría tener el mismo desenlace que San Luis Potosí y Michoacán?
–Yo espero que no sean las mismas reglas. Realmente no sé; no lo podría adivinar. No está en manos de este nivel (sic) el determinar si renuncia o no renuncia.
–¿Es decisión de la Secretaría de Gobernación?
–Yo creo que eso tendría que estar en un nivel muy alto, y además tendría que intervenir el Congreso de la Unión para desconocer los poderes del estado o que haya una decisión unilateral de algún lado.
La mañana del jueves 5, desde temprano, decenas de funcionarios, priístas y algunos trabajadores de limpia y de organizaciones priístas se entrevistaron con el gobernador en la Quinta Grijalva, quien por la tarde afirmó que las protestas del PRD ya no son contra el gobierno, sino que se trata ya de “un problema del PRD con la sociedad tabasqueña”.
Para el domingo 8, en espera de la respuesta de la Secretaría de Gobernación, el PRD convocó a una reunión en la ciudad deportiva de Villahermosa para marchar hacia la plaza de armas.
El gobierno federal, dice López Obrador, tiene todo el expediente de las pruebas del fraude. Nos pidieron tiempo para tomar la decisión.
“Si el gobierno está esperando, está dando largas para que nos desgastemos, de una vez le decimos que está equivocado. Mientras no haya democracia, no se podrá gobernar Tabasco.”
Así, con un gobernador que no entra al Palacio de Gobierno desde que asumió el cargo, con diputados que sesionan en la biblioteca “José María Pino Suárez” y el Tribunal Superior de Justicia con sede en los juzgados civiles, en Tabasco transcurren los días.
En Tabasco, piensa Lorena Beaurregard de los Santos, líder estatal de la priísta Democracia 2000, “debe terminarse de inmediato con la incertidumbre política. Lo que vaya a tronar que truene de una vez. No se puede seguir con poderes ambulantes”.

Comentar este artículo