Cae “El Mataperros”, capo implicado en la masacre del Casino Royale

Baltazar Saucedo Estrada, alias “El Mataperros”. Foto: AP
Baltazar Saucedo Estrada, alias “El Mataperros”.
Foto: AP

MÉXICO, D.F., (apro).- El multihomicida Baltazar Saucedo Estrada, El Mataperros, presunto autor intelectual del ataque al Casino Royale de Monterrey, Nuevo León, donde el pasado 25 de agosto perdieron la vida 52 personas, fue presentado esta mañana en instalaciones policiales de esa ciudad norteña.

Durante la segunda presentación de El Mataperros por parte de las autoridades nuevoleonesas –la primera se realizó la noche de ayer en el cuartel de Seguridad Pública del estado, luego de que el homicida fue detenido por la Fuerza Civil–, el vocero de Seguridad, Jorge Domene Zambrano, informó que el líder del cártel de los Zetas en Nuevo León confesó su participación en los homicidios del director del C5, Homero Salcido Treviño, así como del titular de la Policía de Santa Catarina, Germán Pérez Quiroz, y de elementos de Policía y Tránsito municipales.

“Hasta estos momentos ha confesado su participación de eventos importantes que han ocurrido en los últimos meses, como fue el asesinato del director de la Policía de Santa Catarina”, Germán Quiroz Pérez, en hechos ocurridos el 27 de junio de 2011, puntualizó Domene.

Asimismo, manifestó que “en las próximas horas se continuará con estas investigaciones para poder ampliar la información que tiene que ver con todos los delitos y los homicidios de este sanguinario criminal que ha hecho tanto daño a nuestro estado”.

Por su parte, el procurador de Justicia del estado, Adrián de la Garza, refirió que el ahora detenido fue mencionado como el coautor intelectual del incendio al casino Royale, provocado por una célula del cártel de “Los Zetas”, bajo las órdenes de El Mataperros o El Z-9, líder del grupo armado en la plaza de Nuevo León y uno de los hombres de confianza de Heriberto Lazcano, El Lazca, considerado principal cabeza de la organización, y a quien se le atribuye la orden de cometer el atentado en contra de la casa de apuestas, en venganza contra sus propietarios por negarse a pagar “piso” a la organización criminal.

El funcionario explicó que tras la masacre en el Royale, Saucedo huyó hacia Coahuila y regresó al área rural de Nuevo León, y desde hace dos o tres semanas regresó a la zona metropolitana de la entidad para continuar con sus actividades criminales.

Saucedo Estrada, por quien la Procuraduría General de la República ofrecía hasta 15 millones de pesos por información que llevara a su captura, fue detenido ayer por la tarde, en un evento fortuito de elementos de la Policía regia, quienes acudían al reporte de personas armadas en Ciudad Solidaridad, al norte de Monterrey, donde el delincuente intentó escapar, pero se impactó contra otro vehículo.

En un inicio, El Mataperros –capturado junto con un cómplice, Ricardo Ramírez, de 41 años, en una camioneta tipo Van Windstar, en la cual cometían secuestros exprés– dijo llamarse Aurelio Lares Cisneros, de 38 años, con domicilio en Monterrey.

Durante su detención, en el cruce de las avenidas Luis Donaldo Colosio y Cabezada, a ambos delincuentes se les aseguró un arma nueve milímetros, tres envoltorios de mariguana, una bolsa con cocaína, una radiofrecuencia, 44 mil pesos y 51 boletos de lotería del pasado 24 de diciembre.

Al momento de ser presentado inicialmente ante los medios, el jueves por la tarde, El Mataperros reconoció que trabajaba de halcón y distribuidor de cocaína, sin embargo negó que hubiera participado en algún homicidio.

También dijo a los periodistas que había sido torturado y que los policías le habían fracturado una muñeca y un hombro.

Además de Saucedo Estrada, dos de los orquestadores del atentado al Royale ya están detenidos: Carlos López Castro, El Toruño, y José Alberto Lara Rodríguez, El Voltaje. Aún permanece prófugo Francisco Medina Mejía, El Quemado.

El Mataperros, quien había sido detenido en Tabasco hace años y las autoridades investigan las razones por las que fue liberado, permanecerá a resguardo de las autoridades de Nuevo León, a la espera de que el gobierno federal determine si es trasladado para procesarlo en el fuero federal o continúa bajo proceso en el estado.

Comentar este artículo