Los Caballeros Templarios tapizan Michoacán de narcomantas

MÉXICO, D.F. (apro).- La organización criminal denominada Los Caballeros Templarios colocó alrededor de 25 narcomantas en diversos municipios de Michoacán, para deslindarse de la ejecución de 13 personas cuyos cuerpos fueron arrojados en el municipio de Zitácuaro, el pasado lunes 9.

En sus mensajes, ocho de los cuales aparecieron en Morelia –en la salida a Salamanca y en el camino al Recinto Ferial, sobre la Avenida Camelinas, así como en el puente peatonal frente a Plaza Las Américas, entre otros puntos–, Los Caballeros Templarios también piden apoyo al poeta Javier Sicilia, líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, para frenar los abusos cometidos por el gobierno federal en Michoacán.

“Esperamos señor Sicilia que nos escuche y apoye, que la asociación que usted dignamente representa tome cartas en el asunto y no permita que el presidente Calderón continúe con sus abusos, en represalia porque su hermana (Luisa María, excandidata a la Gubernatura) no ganó las elecciones”, se lee en algunas de las mantas.

Y más:

“El pueblo es libre de elegir quien lo gobierna y no por ello debe ser oprimido y maltratado. Exigimos respeto a la Constitución y a los derechos humanos”.

De acuerdo con reportes de corporaciones policiacas, en las mantas, varias de las cuales aparecieron en la carretera Morelia-Pátzcuaro, a la altura de Huiramba, así como en Apatzingán y en el puerto Lázaro Cárdenas, también se pide un alto a los operativos federales, alegando presuntas violaciones a derechos humanos.

“La sociedad michoacana y en especial las mujeres le pedimos observen la forma en que el Gobierno federal y los militares han tenido en la opresión a ciudadanos michoacanos, con constantes atropellos de los cuales somos objeto. Nos tienen al borde de la desesperación”.

Además, el grupo criminal demandó ser escuchado por el gobierno de Felipe Calderón.

“Pedimos nos apoyen para mostrarle al presidente Felipe Calderón que Michoacán no es un estado de delincuentes, sino que la mayoría de la sociedad somos gente honesta que trabaja dignamente todos los días”.

En los textos se explica que los hombres que han tomado las armas en la entidad tienen sus propios motivos, y sólo ellos, y no personas inocentes, deben responder ante la justicia.

“No queremos más violencia, no queremos que usen a nuestras esposas e hijos como chivos expiatorios para justificar su presencia en Michoacán. Prefabrican delitos en contra de personas inocentes, sembrándoles armas, drogas, para justificar encarcelarlos”.

Comentar este artículo