Cambios estructurales, la prioridad en México: OCDE

MÉXICO, D.F. (apro).- El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría Treviño, señaló que los cambios estructurales siguen siendo la prioridad en México, de otra manera, agregó, no podemos aspirar al desarrollo ni a mejorar nuestra productividad.

Durante su participación en el Seminario de perspectivas económicas 2012: reto económico en el entorno de crisis internacional, realizado en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), apuntó que la estabilidad macroeconómica que vive nuestro país no es suficiente para generar un crecimiento interno fuerte y de largo plazo.

“Esta estabilidad no es suficiente para que México genere un crecimiento endógeno fuerte y de largo plazo, que le permita reducir sus grandes disparidades y terminar con la pobreza que asola a cerca de 51 millones de mexicanos”, dijo.

Estimó que si hay voluntad política, todavía se pueden hacer algunas reformas durante el casi año que le falta a este gobierno y al más de medio año que le resta a la actual legislatura, porque “México lo necesita”.

Al país le urge construir un sistema fiscal robusto, ágil y capaz de reducir las grandes disparidades que tanto lo imposibilitan, subrayó el exsecretario de Hacienda.

De acuerdo con Gurría, entre otros cambios que también le urgen al país destaca la necesidad de una estructura sólida de reglamentos e incentivos para fomentar la competencia en sectores estratégicos como telecomunicaciones, energía o transporte.

Sobre el mercado laboral, comentó que es lamentable que siga congelada la reforma, y criticó que en plena época digital se tenga una ley de trabajo de los años 70.

Agregó que al país también le hace falta un sistema de salud integral, de calidad y sostenible. Urge, –dijo– un estado de derecho fortalecido, eficaz y confiable, basado en un sistema judicial eficiente y transparente.

Todo eso debe anotarse para dar el paso a la excelencia, ya que México está entrando en el 2012 como “una de las grandes promesas entre las economías emergentes”, precisó.

Y fue más allá al manifestar que para aprovechar esa oportunidad “tenemos que desafiar el status quo y enfrentar a los poderes fácticos, tanto públicos como privados, y tomar decisiones que hemos venido posponiendo. Nuestros líderes necesitarán de análisis técnico de calidad, de acceso a las mejores prácticas, y propuestas económica y políticamente viables”.

Gurría aseguró que pese a todas las deficiencias estructurales, la situación macroeconómica de México destaca, en comparación con muchos países de la OCDE, “por su solidez, estabilidad y dinamismo”.

Subrayó:

“A pesar de la crisis, se ha logrado mantener la posición fiscal relativamente estable, gracias a un rápido movimiento hacia la consolidación en 2010 y una estabilización de los ingresos petroleros”.

En otras palabras, puntualizó, México no está mal macroeconómicamente, y “muchas economías importantes de los países avanzados darían saltos por tener esta situación”.

 

Comentar este artículo