Las mujeres… y el silencio de Beatriz Paredes

La priista Beatriz Paredes Rangel. Foto: Germán Canseco
La priista Beatriz Paredes Rangel.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (apro-cimac).- La trayectoria política de la priista Beatriz Paredes Rangel, quien el pasado miércoles 25 dejó su cargo como diputada federal para contender por la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, está marcada por el silencio que guardó cuando su partido encabezó la criminalización de las mujeres por aborto en 17 estados de la República.
Tal acusación ha sido sostenida por feministas del país, quienes reclaman a la tlaxcalteca que de 2008 a 2010 –cuando ocupaba la presidencia nacional del PRI– no alzó la voz para exigir que se respetara el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo.
En la publicación Cuadernos Feministas, Sabina Berman señaló: “Escribe usted que ha tenido que sacrificar sus altos ideales feministas y de izquierda por los todavía más cruciales ideales democráticos. Como presidenta del PRI, su deber ha sido respetar la libre elección de cada diputado priista al votar, bajo el peso de su conciencia individual, sí o no a las reformas que criminalizan el aborto”.
“¿Democracia, licenciada Paredes? No. Simulación de democracia”, agregó la escritora mexicana, pues “típicamente”, insistió, cada legislador recibió la iniciativa un día antes de la votación, y en cuestión de un par de horas reformaron sus constituciones locales para proteger la vida desde la concepción y hasta la muerte natural.
Por su parte, Patricia Galeana, feminista y presidenta fundadora de la Federación Mexicana de Universitarias, aseveró que desde su dirigencia nacional, el Revolucionario Institucional ha utilizado los derechos de las mujeres como “moneda de cambio”, y el ejemplo más claro son las reformas constitucionales en 17 estados, de los cuales 10 estaban gobernados por ese partido, seis por Acción Nacional y uno por el Partido de la Revolución Democrática.
Durante el foro “Estado laico y derechos sexuales y reproductivos: desafíos actuales y agenda política”, Galeana acusó que “los obispos le hablaban a los gobernadores, éstos le hablaban al presidente del Congreso, les mandaban el texto, del cual, en algunos casos, no hubo siquiera primera lectura, les dieron un ‘albazo’. Y en esas condiciones, el PRI, fundamentalmente, abdicó de su origen revolucionario y pactó los derechos de las mujeres, aceptando la criminalización de ellas”.
Mientras su partido atentaba contra la laicidad del Estado, desde la dirigencia nacional la exgobernadora de Tlaxcala, quien inició su trayectoria a los 21 años como diputada local, se limitó a decir que respetaba la decisión de las y los diputados locales.
En febrero de 2010 –diez meses antes de que el congreso local de Tamaulipas modificara su constitución local para penalizar el aborto en la entidad–, Paredes Rangel excusó a su partido diciendo que no todas las entidades que reformaron su legislación local estaban encabezadas por el PRI, ni tenían mayoría priista en sus congresos.
De acuerdo con Gabriela Rodríguez, directora de la organización civil especializada en derechos sexuales y reproductivos de las y los jóvenes Afluentes, el “mayor mérito político” de la segunda gobernadora del país “ha sido negar el derecho a decidir de las mujeres y de las indígenas” en 17 entidades federativas.
Así, hoy es posible “llevar a la cárcel, en calidad de homicidas a las mujeres, que decidan abortar”. Muestra de ello es que actualmente, en 11 estados de la República, hay mexicanas en prisión por este delito o acusadas de homicidio en razón de parentesco tras sufrir un aborto espontáneo.
La mayoría de ellas son mujeres rurales, indígenas, campesinas de escasos recursos, como lo ha documentado la organización civil guanajuatense Las Libres.
Ante este escenario, Gabriela Rodríguez calificó a Beatriz Paredes como “una mujer muy inteligente, cuya motivación política, lejos de fortalecer los derechos de las mujeres, ha sido la de ganar votos”.
En los hechos, el actuar de la primera mujer que ocupó la secretaría general de la Confederación Nacional Campesina (CNC) y la presidencia nacional del PRI, coincide con su definición de que las mujeres en la función pública no “representan a sus representadas”, sólo a la agenda de sus instituciones políticas.
Y así lo plasma en su libro publicado en 2008, titulado Con la cabeza descubierta, donde la priista sostiene –en su discurso “La mujer en la vida política nacional”– que “las mujeres, cuando arriban a la cúpula del poder y ejercen posiciones realmente relevantes, en términos generales responden a los patrones ideológico-políticos de la organización política que representan.
“En este sentido, si la organización político-social que representan no contiene como parte de su plataforma propuestas reivindicadoras de las demandas femeninas, difícilmente aplicarán medidas de esta naturaleza, a no ser de manera adyacente o marginal”, concluye la candidata del PRI al GDF.

El uso del discurso feminista

Paredes Rangel, quien considera personas influyentes en su vida y trayectoria a la exsenadora María Lavalle Urbina, a la exgobernadora Griselda Álvarez, a la investigadora Lourdes Arizpe y a la feminista Marta Lamas, no integra entre sus logros curriculares acciones a favor de los derechos de las mujeres, de acuerdo con información publicada recientemente en su página web.
A pesar de enunciar un discurso feminista, en el que destaca “su interés” por el avance de las mujeres, ellas no han sido prioritarias en el desarrollo de sus tareas. Por ejemplo, en su informe acerca de su labor en la LXI Legislatura, sólo menciona que participó en la aprobación de un dictamen que incorpora la perspectiva de género como principio rector de la planeación en México.
Durante su gobierno en Tlaxcala, de 1987 a 1992, Beatriz Paredes, quien entonces tenía 34 años de edad, destaca su labor en los ámbitos cultural y educativo, y su falta de experiencia para avanzar en materia agropecuaria. En ese periodo no refiere ninguna acción específica a favor de las habitantes de su estado, según se puede apreciar en su texto “Con la cabeza descubierta”.
Indica que a la cabeza de la CNC, donde ocupó la Secretaría de Acción Femenil y participó en la alfabetización de campesinas y convocó a congresos de mujeres de este ámbito, se comprometió a respaldar su desarrollo, pero no refiere de qué forma lo hizo.
Mientras que en 1985, como subsecretaria de la Secretaría de la Reforma Agraria, la priista creó el Programa de Participación de las Mujeres en la Consecución de Desarrollo Rural, unas semanas después de que Lourdes Arizpe le cuestionó por qué no organizaba a las mujeres del campo, ya que ellas representaba la base de las comunidades agrarias.
Esta agencia de noticias solicitó reiteradamente al equipo de Beatriz Paredes información acerca del trabajo político y legislativo de la tlaxcalteca en beneficio de las mexicanas, pero a la fecha la petición no ha sido respondida.

Comentar este artículo