Rechaza Peña Nieto “simulaciones” de sector priista

Enrique Peña Nieto, el aspirante presidencial del PRI. Foto: Octavio Gómez
Enrique Peña Nieto, el aspirante presidencial del PRI.
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (apro).- Llegaron con matracas, tamboras, porras, decenas de autobuses de varias entidades de la República, a la usanza de siempre, pero Enrique Peña Nieto, el aspirante presidencial del PRI, les pidió no caer “ni en simulaciones” ni en “prácticas del pasado que en otro momento nos hubieran dado resultado”.

Ante poco más de mil 500 “líderes naturales” del Movimiento Territorial (MT), el cuarto sector priista –creado hace más de dos décadas–, Peña Nieto los convocó a “ser un partido de avanzada” porque el “gran enemigo a vencer”, dijo, es la pobreza, no alguno de los otros contendientes del 2012.

Reunidos en un salón de fiestas alquilado en la avenida Cuauhtémoc, ante la presencia de invitados especiales como María Eva Anaya de Hank, la esposa de Jorge Hank, o el gobernador de Aguascalientes, Carlos Lozano de la Torre, “el primer gobernador emetista” del PRI, Peña Nieto, insistió a los integrantes del MT que su campaña tendrá “un solo propósito: formular un compromiso con la sociedad”.

También asistió el dirigente capitalino, Cuauthémoc Gutiérrez de la Torre, hijo de la “reina de la basura”, Guillermina de la Torre, con quien Peña Nieto tuvo distanciamientos y diferencias. Los más enterados señalan que ya hay un pacto de candidaturas y apoyos para sumar fuerzas en torno de la candidatura de Beatriz Paredes, aspirante priista a la jefatura de Gobierno capitalino.

El exlíder nacional priista, Mariano Palacios; el creador del Pronasol y artífice de la estructura del MT durante el salinismo, Carlos Rojas, así como el dirigente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, también compartieron el escenario, junto con el actual líder del “cuarto sector” priista, Carlos Flores Rico.

Mientras Peña Nieto arengaba, al fondo del salón una batucada de Chihuahua no paraba de competir con los de Tabasco, para ver quiénes echaban porras más fuertes. Pocos seguían el discurso del aspirante presidencial. Lo importante era la imagen, la foto, los aplausos, el besamanos con los dirigentes.

Carlos Flores Rico, dirigente nacional del MT, logró encender los ánimos de quienes aún no habían desayunado, con una nueva proclama”: “¡Ya se van, ya se van, los del PAN!”.

Flores Rico destacó que “el nuevo PRI es el que hace compromisos, no el que reparte despensas o reparte volantes” de campaña. Presumió que el MT tiene 580 mil dirigentes en todo el país, 118 presidentes municipales, 22 diputados federales y un gobernador emanado de esta estructura: Carlos Lozano de la Torre, mandatario priista de Aguascalientes.

El MT preparó un “decálogo” del perfil del nuevo activista del PRI. Según el video transmitido en el evento, un nuevo activista “sabe detectar a otros persuasibles”, no cobra por su trabajo, es un líder natural y representa a la comunidad.

El MT también presumió que cuenta con 9 mil “operadores” en redes sociales en toda la República, dispuestos a apoyar la campaña electoral de Peña Nieto y de todos los aspirantes del PRI a los cargos de elección popular.

Comentar este artículo