Con espectaculares, busca Calderón frenar trasiego de armas

La inauguración del espectacular en Juárez. Foto: Octavio Gómez
La inauguración del espectacular en Juárez.
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Felipe Calderón develó hoy un espectacular en el puente internacional de Juárez, Chihuahua, donde se exige: “No more weapons!” (No más armas), hecho con tres toneladas de armas decomisadas.

En el acto, Calderón hizo un llamado al gobierno, al Congreso y a la sociedad estadunidenses para que reduzcan su consumo de drogas, así como el flujo de dinero hacia las organizaciones criminales en México, además de que demando su colaboración para frenar la violencia.

Acompañado por su esposa, Margarita Zavala, y por integrantes del gabinete de seguridad, el Ejecutivo federal indicó que su gobierno combate a los criminales y trabaja intensamente para minar su poder de fuego, porque ello es condición indispensable para construir “el México más seguro, justo y próspero que todos anhelamos”.

Luego aclaró que la estrategia que se está aplicando no se detiene ahí, sino que se hace de manera integral y se avanza en el fortalecimiento de las instituciones de seguridad y justicia.

“Hoy contamos con una Policía Federal más profesional y capacitada, se depura y profesionaliza la Procuraduría General de la República, y las Fuerzas Armadas velan por su integridad y por la ética de sus integrantes, además de que se impulsan mejores leyes”, apuntó.

Resaltó que lo más importante de la estrategia es el intenso trabajo que se desarrolla para fortalecer el tejido social, “porque estamos conscientes de que necesitamos una sociedad cada vez más cohesionada, que abra oportunidades de desarrollo para todos los mexicanos y que cierre los espacios a la delincuencia”.

Insistió en que Juárez es un ejemplo de lo que se quiere hacer en el país, pues con la estrategia “Todos somos Juárez” se ha trabajado de la mano con la comunidad para restaurar el tejido social, dañado por años y quizá décadas de abandono de los gobiernos.

Calderón Hinojosa, quien también realizó una visita al Centro de Desarrollo Comunitario “Felipe Ángeles El Retiro”, aseveró que con este acto simbólico se reafirma la voluntad de los mexicanos de avanzar hacia un país en el que todos podamos vivir en paz.

México atraviesa, reconoció, “uno de los momentos más complejos de la historia en materia de seguridad, (pues) las organizaciones criminales, en su afán por asegurar rutas de tráfico de drogas hacia Estados Unidos y controlar áreas de mercado, iniciaron en varios lugares de México una terrible violencia criminal, con saldo de miles de muertos”.

La acción de los cárteles, admitió, “se ha traducido en dolor y sufrimiento para los mexicanos de bien, y que pocos lugares en el país, como Ciudad Juárez, han vivido tan en carne propia la crueldad de esos delincuentes y han visto tan de cerca su verdadero rostro de maldad”.

Destacó que uno de los factores que más han elevado la capacidad de fuego de los delincuentes, y en consecuencia la violencia de las bandas criminales, es la “prácticamente libre” disposición de armas de asalto de alto poder, mismas que se pueden adquirir “a unos cuantos metros de aquí, como si fueran una caja de herramientas”.

En todo México, reveló, se han decomisado más de 140 mil armas “que hemos arrancado de los criminales, las que ya no serán utilizadas para derramar más sangre inocente, y que en su absoluta mayoría han sido adquiridas en tiendas de Estados Unidos”.

Precisó que entre ese arsenal hay más de 84 mil armas de alto poder y fusiles de asalto, lo que da a los criminales una enorme capacidad de fuego y los vuelve más amenazantes y violentos.

Esas armas, ejemplificó, bastarían para equipar a los ejércitos de Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Honduras juntos.

Finalmente, Calderón puntualizó que también se han decomisado más de 14 millones de municiones y más de 11 mil granadas, y esa cantidad es 36 veces mayor que lo asegurado en los dos sexenios anteriores juntos.

Comentar este artículo