Desigualdad social, ilegalidad e impunidad, marcan a México: Coparmex

MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gerardo Gutiérrez Candiani, aseguró que México sufre por la incapacidad que tiene para lograr un crecimiento “a la altura de sus necesidades”, pero también por la crisis de seguridad pública que vive.

Durante su mensaje semanal, el líder empresarial señaló que en el país “hemos dado pasos decisivos hacia la democracia y hacia una economía de mercado moderna, pero seguimos siendo una de las naciones con más desigualdad social, con 52 millones de pobres, y arrastramos una cultura crónica de ilegalidad e impunidad”.

No sólo eso, señaló que el sistema político mexicano, lejos de solucionar estos retos que el país necesita, “se ha vuelto un obstáculo para superarlos”.

El aspirante para presidir el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) dijo que “en materia económica tenemos estabilidad y fundamentos macroeconómicos sanos, pero en dos décadas no hemos podido crecer más de 2.8% anual en promedio, ni crear empleos y oportunidades suficientes en cantidad y calidad”.

La Coparmex presentó hoy su proyecto Un México posible y viable, que sugiere impulsar al mercado interno con acciones de efecto rápido, como el relanzamiento de la Banca de Desarrollo, una zona económica especial fronteriza y la simplificación e incentivos fiscales.

De acuerdo con el organismo, “entre este año y el próximo tenemos que lograr la aprobación de las reformas laboral, fiscal y energética”.

En cuanto a la seguridad, Gutiérrez Candiani señaló que es necesario emprender una cruzada nacional contra la corrupción e impunidad, además de crear la figura de un zar anticorrupción ciudadano.

El empresario sugirió que un objetivo fundamental para el próximo sexenio debe ser la erradicación de la pobreza extrema y reducir drásticamente la pobreza patrimonial, “para enfilarnos a ser un país de oportunidades para todos”.

Agregó:

“Hoy México es un país con desarrollo humano superior al promedio, pero sigue siendo una de las sociedades más desiguales del mundo, con rezagos en educación, seguridad social precaria y sustentabilidad ecológica comprometida”.

Comentar este artículo