“No se mata la verdad matando periodistas”

El repudio al asesinato de Regina Martínez. Foto: Rubén Espinosa
El repudio al asesinato de Regina Martínez.
Foto: Rubén Espinosa

MÉXICO, D.F. (Tomado del blog.expediente.mx/Las noticias desde Veracruz).- El luto periodístico y la indignación de la sociedad civil continúa. Una enorme manta en letras negras no podría ser más elocuente: “No se mata la verdad matando periodistas”.
Sus autores, la Compañía Titular de Teatro y estudiantes de la Facultad de Teatro de la Universidad Veracruzana protestaron enérgicamente en las afueras de Palacio de Gobierno.
“No más muertes a periodistas” y “Ni uno más”, eran las consignas gritadas por alrededor de 20 personas.
La portación de un cartón ampliado del caricaturista de Milenio, Patricio, era más elocuente: “Exigimos el esclarecimiento del cobarde asesinato de Regina Martínez, no a los chivos expiatorios”.
Es el desfile del 126 aniversario del día del trabajo, los actores, activistas sociales y universitarios alzaron la voz de forma enérgica; enfrente, sepulcral silencio y caras adustas.
Al principio de la protesta, el subsecretario de Gobierno, Tomás Carrillo, el secretario de Gobierno, Gerardo Buganza, alcaldesa de Xalapa, Elizabeth Morales y el secretario del Trabajo y Previsión Social, Marco Antonio Aguilar Yunes aplaudieron de forma tímida, apenas cinco golpeteos en las palmas de la mano.
Cuando fueron increpados, enfrente de los reporteros, el gesto sonriente se les descompuso, tragaron saliva y estoicos, serios, tuvieron que “aguantar vara”.
“Nosotros venimos a pedir un esclarecimiento del caso y no queremos chivos expiatorios, lo que nosotros venimos a pedir aquí es justicia”, dijo uno de los manifestantes.
Los gritos de “no les creemos” también se escucharon en las afueras del Palacio de Gobierno, a escasos dos metros del presídium, el mismo al que el Gobernador de Veracruz no se quiso quedar para evitar las protestas por el asesinato de Regina Martínez ocurrido el pasado sábado por la tarde.
El Ejecutivo del Estado prefirió desayunar en privado en el patio central del Palacio de Gobierno a las 7:30 de la mañana. Ocho treinta abrió el desfile con los líderes de los sectores obreros, todos ellos agremiados y simpatizantes del PRI. Nueve treinta habría dejado “encargado el changarro” al secretario de Gobierno, Gerardo Buganza y al “compadre”, el secretario del Trabajo, Marco Antonio Aguilar, ellos tuvieron que aguantarse la protesta por el crimen de la corresponsal de Proceso en Veracruz, mismo que ya dio la vuelta al mundo.
“No queremos ningún periodista más muerto en esta entidad, no queremos ver más sangre, queremos justicia. Esto es lo que venimos a pelear”.
Un moño negro al inicio de la protesta fue la antesala de la inconformidad, con dos mantas y varias cartulinas los activistas indignados exigiendo justicia, todos ellos ataviados en playeras blancas en símbolo de paz y en pantalones negros en señal de luto.
Marco Antonio Aguilar y Tomás Carrillo sonreían de forma nerviosa, Gerardo Buganza serio, con el rostro enrojecido, con la mirada fija en la Catedral de Xalapa, como pidiendo misericordia para los servidores públicos.
Elizabeth Morales con el rostro adusto, apretándose los labios, la mirada extraviada, los secretarios de Desarrollo Social y de Protección Civil, Marcelo Montiel y Nohemí Guzmán, se hicieron los desentendidos.
Fueron los cinco minutos más eternos del desfile para los integrantes del presídium, un empleado de la Dirección de Política Regional, con el chaleco de Gobierno Prospero en color rojo, salió al quite de “los patrones” jalando la manta de “No se mata la verdad matando periodistas” y con aires de prepotencia intentó que la manifestación siguiera su camino para dejar de incomodar a los servidores públicos, pero fue corrido a gritos.
“No nos van a ganar, no más acosos del gobierno. Justicia pronta para Regina Martínez”, repelaron los manifestantes.

EL SHOW DEBE CONTINUAR

Una hora antes, el Partido de la Revolución Democrática también protestó por el artero crimen de la periodista. Su dirigente estatal, Juan Vergel Pacheco; el aspirante a una curul federal por Xalapa Urbano, Uriel Flores Aguayo y la segunda fórmula al Senado, Enrique Romero Aquino, exigieron al Gobierno del Estado el esclarecimiento del asesinato de la corresponsal de Proceso en Veracruz, Regina Martínez, quien fue privada de la vida cobardemente el pasado sábado por la tarde.
“No les creemos, justicia para Regina”, decía una cartulina en color amarillo.
El PRI pasó ajeno al luto del gremio periodístico, transcurrido el primer tercio de las campañas políticas y en la víspera del debate, el partido que liderea en Veracruz, Erick Lagos Hernández prefiero las odas y porras al candidato presidencial Enrique Peña Nieto y al mandatario estatal, Javier Duarte de Ochoa.
Mostraron el músculo, orondos, prepotentes, frescos, sonrientes, con el ánimo en alto, al grito de “Peña Nieto”, “Peña Nieto” y “fuerte Veracruz”, más de cinco mil priistas en playeras rojas hicieron gala de su poder de convocatoria.
Ahí, en primera fila, Erick Lagos Hernández, Ericka Ayala Ríos, Shariffe Osman Flores, más atrasito, con las seccionales, Diana Santiago Huesca, líder municipal del PRI en Xalapa; Martha Montoya, líder estatal del Oempri; Corintia Cruz Oregón, coordinadora del voto de los Jóvenes para Peña Nieto en Veracruz.
La alegría y el esplendor tricolor a todo lo que da: “jóvenes priistas, jóvenes duartistas”, era el grito de guerra que lanzaron las nuevas estructuras del tricolor con el puño en alto y las gargantas esforzándose para sonar estruendosas, como si fueran tiempos de carnaval.

PGR COADYUVA

Y mientras la sociedad sigue irritada por el asesinato de Regina Martínez y el periodismo de Veracruz y del país continúa consternado, el procurador General de Justicia, Amadeo Flores Espinosa, ya se reunió con Laura Angelina Borbolla Moreno, Fiscal Especial para la Atención de Delitos cometidos Contra la Libertad de Expresión de la PGR.
“Instancia que coadyuvará en el caso Regina Martínez, pues la investigación es de alta prioridad para el gobierno de Veracruz y se trabaja sobre diversas líneas de investigación” ha dicho Amadeo Flores a través de un comunicado, disfrazado de entrevista, como se estila en la actual administración estatal.
“Se refrendó ante la funcionaria federal la determinación del gobierno de aclarar este hecho que agravia a los veracruzanos y al gremio periodístico y se le informó de manera puntual sobre todas las acciones que hemos realizado desde el momento que tomamos conocimiento del suceso”.
Amadeo Flores Espinosa señaló que hay 20 agentes ministeriales trabajando de tiempo completo en la indagatoria y que se mantienen abiertas diversas líneas de investigación y se trabaja sobre ellas.
Agregó que cada diligencia es supervisada de manera directa por los directores de la Agencia Veracruzana de Investigaciones, de Servicios Periciales y por la titular del área de Investigaciones Ministeriales.

Comentar este artículo