La obra de Brinkmann se fusiona con el Museo de San Carlos

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Bajo la premisa de siempre buscar y atraer público, el Museo Nacional de San Carlos presenta desde el el viernes 20 Amanecer, una exposición del artista alemán Thorsten Brinkmann que juega con la museografía del recinto completo.

En efecto, la muestra enlaza el acervo permanente del recinto, 101 piezas, con las 46 obras de Brinkmann –26 de ellas de su colección en Europa–, fotografías y un video.

Carmen Gaitán, directora del recinto, explica:

“Lo interesante de esta propuesta es que interviene toda la colección del museo, pues las ocho salas conforman la exposición, conjunta la solemnidad de lo que puede ser un museo con la idea del artista, es decir lo contemporáneo con lo antiguo, un encuentro de dos mundos.”

Fue a raíz de un viaje que efectuó a Berlín, Alemania, en 2010, cuando recién ocupó el cargo, que Gaitán conoció el trabajo de Brinkmann, invitándolo más tarde. Sólo hasta ahora pudo concretarse la colaboración.

El artista, nacido en Herne, Alemania, en 1971, ha expuesto en diversas ciudades de Europa y Estados Unidos, con más de 20 muestras individuales y participaciones colectivas, pero es la primera vez que exhibe su trabajo en México y Latinoamérica.

Amanecer se concretó mediante un par de viajes de Birkmann para darle forma tanto a la museografía como a la curaduría, mismas en las que también participó el equipo de curadores y museógrafos de San Carlos.

Y si bien se trajeron piezas provenientes de Alemania, fue imposible contar con todo lo deseado, por lo cual Gaitán señaló que gran parte de lo expuesto se creó en México, específicamente para esta exhibición, a partir de chácharas, muebles y objetos encontrados en mercados de segunda mano, como en la Lagunilla o Portales y otras colonias populares de la ciudad.

“En gran parte es una crítica también, una crítica feroz a la sociedad, a las posturas del consumo, al ocupar todas estas cosas que la gente deshecha y que ahora forman parte de la muestra.

“La intención es que el público mexicano revisite el museo y encuentre una lectura con otros ojos, que la gente que ya vino se acerque de nuevo, que disfruten con esta propuesta que tiene mucho de México, pues lo que se busca es atraer más público.”

El trabajo de Thorsten Brinkmann, situado al contexto mexicano, a decir de Gaitán recuerda al trabajo de Alberto Gironella, en específico los collages, así como al teatro pánico de Alejandro Jodorowsky y al surrealismo.

La muestra estará abierta de lunes a domingo de 10 a 18 horas en Puente de Alvarado 50, Col. Tabacalera hasta el 29 de octubre.

Comentar este artículo