Suman 23 ejecutados en Nuevo Laredo, entre decapitados y colgados

Fotografía de nueve cadáveres colgados en puente Monterrey-Nuevo Laredo en mayo pasado. Foto: Tomada de Twitter
Fotografía de nueve cadáveres colgados en puente Monterrey-Nuevo Laredo en mayo pasado.
Foto: Tomada de Twitter

MÉXICO, D.F. (apro).- La fronteriza ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, vivió este viernes una de las más sangrientas jornadas en lo que va del año al ser ejecutadas 23 personas, de las cuales nueve fueron colgadas en un puente vehicular y el resto decapitadas; las cabezas fueron abandonadas en edificios públicos.

La espiral de violencia detonó en las primeras horas de este viernes, cuando las autoridades policiacas recibieron el reporte de que nueve cuerpos –cuatro mujeres y cinco hombres– colgaban de un puente ubicado en el bulevar Luis Donaldo Colosio.

Junto a los cadáveres, los victimarios dejaron una manta, en la que identifican a sus víctimas como integrantes del cártel del Golfo y las responsabilizan de la explosión del coche-bomba registrado el pasado 24 de abril frente a la Secretaría de Seguridad Pública municipal.

Al final del narcomensaje, escribieron: “Pinches golfas, así me los voy a ir acabando a todos los pendejos que mandes a calentar la plaza”.

Los nueve colgados tenían golpes contusos en todo el cuerpo, así como ojos y manos vendadas. Hasta el momento ninguno ha sido identificado.

Horas más tarde, llegó la policía y descubrió 14 cabezas humanas en el interior de tres hieleras de plástico que fueron abandonadas frente a las sedes de la Asociación de Agentes Aduanales y del Palacio Municipal, arriba del puente peatonal de la calle Benito Juárez, que une las calles Maclovio Herrera y Héroes de Nacataz.

El pasado 17 de abril fueron localizados a un costado de la Presidencia Municipal 14 cadáveres descuartizados con un mensaje, presuntamente de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, en el que anunciaba que había arribado a Nuevo Laredo para “limpiar” de zetas la ciudad.

Minutos después de las 11:00 horas, la Central de la Policía Preventiva de Nuevo Laredo recibió reportes de que sujetos armados dejaron abandonadas tres hieleras en el puente peatonal adjunto a la Presidencia Municipal.

El área fue acordonada y las autoridades locales solicitaron la intervención del Ejército, ya que sospechaban que aparecerían más cuerpos mutilados o incluso una bomba, como ocurrió la semana pasada con el estallido frente al edificio de Seguridad Pública Municipal.

Según algunas versiones, esta es la respuesta del grupo criminal agraviado por los nueve colgados del Libramiento Colosio.
Al difundirse profusamente la noticia de la sangrienta jornada en Nuevo Laredo, la Secretaría de Gobernación reaccionó. En un comunicado, Alejandro Poiré ofreció al gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, mayor respaldo de las fuerzas federales para coadyuvar en la seguridad del estado.

Sostuvo que ante los hechos registrados este día, donde 23 personas aparecieron asesinadas (nueve colgadas y 14 decapitadas), Poiré y el gobernador de Tamaulipas evaluaron la situación que priva en el estado.

Ambos funcionarios, agregó la dependencia, refrendaron el compromiso de la federación y del gobierno del estado para continuar combatiendo “a los delincuentes responsables de la violencia que se ha suscitado en Nuevo Laredo”.

Comentar este artículo