Manuel Bribiesca Sahagún, prófugo de la justicia estadunidense

Sahagún y Bribiesca. Ambición. Foto: Gustavo Graf
Sahagún y Bribiesca. Ambición.
Foto: Gustavo Graf

Después de vivir una larga temporada en Texas, Manuel Bribiesca Sahagún, quien estuvo implicado en numerosos negocios turbios durante el sexenio de su padrastro, Vicente Fox, regresó a Guanajuato hace un par de años. Ahí, al amparo de su madre, Marta Sahagún, lleva una vida de lujos y excesos y aparenta que no tiene problemas. Sin embargo, el hijastro del expresidente panista tiene un grave problema en Estados Unidos: el gobierno de ese país giró una orden de aprehensión en su contra, que está a la espera de ser cumplimentada, por un caso de fraude que ya fue investigado y documentado por el FBI.

Un secreto hasta ahora muy bien guardado tiene en vilo el futuro de la familia de Marta Sahagún, esposa del expresidente Vicente Fox. Cuando se pensaba que el primer presidente panista y la gente que lo rodea habían librado la prueba de fuego –luego de varios años de ser blanco de señalamientos por presunto tráfico de influencias, enriquecimiento inexplicable y corrupción–, una acusación en Estados Unidos contra Manuel Bribiesca Sahagún reabre una vieja herida.

En el expediente criminal 08CR4274-JAH abierto en diciembre de 2008 en la Corte de Distrito Sur de California –del cual tiene copia Proceso– se le imputan cuatro cargos al hijo de Marta Sahagún: fraude electrónico, conspiración, complicidad y encubrimiento.

La responsable de iniciar la denuncia fue la fiscal federal Karen P. Hewitt y la acusación recayó en la corte del juez John A. Houston.

En México, durante 2005 y 2006 la Cámara de Diputados investigó los presuntos actos de corrupción de Manuel Bribiesca Sahagún y de su hermano Jorge Alberto cometidos en el sexenio de su padrastro, Vicente Fox.

Investigaciones de periodistas y del Congreso permitieron descubrir los negocios de Manuel en Petróleos Mexicanos (Pemex): Disponiendo de información privilegiada, el hijo mayor de Marta Sahagún actuó como intermediario de las empresas Oceanografía y Arrendadora Ocean para la obtención de importantes contratos con Pemex Exploración y Producción.

También se reveló que obtuvo jugosas ganancias cuando compró a un precio por debajo del real inmuebles subastados por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes.

(Extracto del reportaje que se publica esta semana en la revista Proceso 1854, ya en circulación)

Comentar este artículo