La liguilla de los millonetas en el futbol mexicano

Tigres y Santos. Foto: Clasos
Tigres y Santos.
Foto: Clasos

Los equipos con más recursos en el futbol nacional, como los que ahora toman parte en la liguilla, tienen plantillas cuyo valor supera los 4 mil millones de pesos, suma que muestra el tamaño del negocio y los intereses que están detrás de este deporte. Las minorías selectas marcan la pauta y son las que obtienen las mejores oportunidades y ganancias, mientras que el resto aguarda a que les arrojen algunas migajas del banquete al que no fueron invitados.

El nuevo campeón del futbol mexicano será uno de lo siete clubes más acaudalados de la liga. Sólo por el valor de sus planteles, Monterrey, Tigres, América y Santos Laguna suman 133 millones 950 mil euros; es decir, más de 2 mil 300 millones de pesos.

De acuerdo con el portal www.transfermarket.co.uk estos equipos, además de Chivas y Cruz Azul, son los que cuentan con los jugadores, mexicanos o extranjeros, mejor cotizados.

El futbolista de más valor en el mercado es el delantero ecuatoriano Christian Benítez, quien en mayo de 2011 salió de las filas del Santos para incorporarse al América en una transferencia por la cual el equipo de Televisa pagó alrededor de seis millones de dólares.

La carta de Benítez, quien este torneo marcó 14 goles y finalizó como líder de goleo empatado con el uruguayo Iván Alonso, del Toluca, cuesta seis millones de euros, unos 105 millones de pesos.

De la mano del atacante ecuatoriano, América intentará romper el ayuno de títulos en el balompié mexicano donde no ha sido campeón desde hace siete años, cuando en el Torneo Clausura 2005 derrotó a los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

El segundo jugador más caro de las Águilas es el mediocampista mexicano Christian Hobbit Bermúdez, refuerzo procedente del Atlante que este torneo se incorporó al equipo por invitación del entrenador Miguel Herrera. Esta es parte de la reestructuración que se implementó tras el desastroso paso de Carlos Reinoso en la dirección técnica que dejó fuera de la liguilla al equipo de Coapa en el Apertura 2011.

(Extracto del reportaje que se publica esta semana en la revista Proceso 1854, ya en circulación)

 

Comentar este artículo