Tras atentado, El Mañana dejará de publicar notas sobre narcoviolencia

MÉXICO D.F. (apro).- Tras sufrir un nuevo atentado, el diario El Mañana de Nuevo Laredo, Tamaulipas, publicó un editorial en la que señala que se abstendrá de publicar cualquier información sobre la narcoviolencia “por la falta de condiciones para el libre ejercicio del periodismo”.

En la columna del pasado domingo 13 explica:

“Ante la lealtad que debemos a nuestros lectores, declaramos ante ellos que El Mañana es un instrumento para libertad y la democracia, por tanto no está hecho para la mezquindad de ningún grupo de poder fáctico o delictivo que así lo pretenda. Por ello, este periódico apelando a la comprensión de la opinión pública se abstendrá, por el tiempo necesario, de publicar cualquier información que se derive de las disputas violentas que sufre nuestra ciudad y otras regiones del país. Sólo se abordará el tema a través de la opinión profesional de los analistas que estudian el fenómeno y lo tratan de manera inteligente y responsable”.

En la nota que refleja la postura del Consejo Editorial y de Administración de la empresa se señala que ha llegado a esta lamentable decisión, obligado por las circunstancias, y por la falta de condiciones para el libre ejercicio del periodismo.

El pasado viernes 11, un grupo de hombres armados arrojó un explosivo contra las instalaciones del rotativo y rafagueó la fachada del edificio.

Esta es la segunda vez que el periódico El Mañana es atacado con granadas. El 26 de febrero de 2007 sufrió otro ataque –cuando la redacción estaba llena– que dejó como saldo un reportero herido de gravedad que quedó paralítico.

En una entrevista con el Dallas Morning News, Ramón Cantú De Andar, copropietario del diario propiedad de su familia, dijo que el personal terminó la edición de ese sábado por la noche y al día siguiente regresó a trabajar.

“Me siento honrado de trabajar en medio de mujeres y hombres valientes que son ejemplo de que no nos dejaremos intimidar. Nosotros creemos en nuestra noble profesión de servir a la comunidad siguiendo la tradición que comenzó mi abuelo hace 80 años. No es la primera vez que nos atacan y sé que no será la última. Pero sé que vamos a triunfar”, declaró al diario texano.

Nuevo Laredo, frontera con Laredo, Texas, indica el diario, ha visto renovadas las batallas en las semanas recientes entre miembros del cártel de Sinaloa que ha penetrado a esos territorios controlados por Los Zetas. Posiblemente, 50 personas han sido asesinadas en esta nueva disputa.

Cantú interpreta que los atacantes al diario quieren enviar un mensaje, pero el diario quiere responderle con otro: “Veo una oportunidad de decirle a ambos grupos que suspenderemos toda la cobertura de sus disputas. Si el gobierno mexicano es incapaz de someterlos, nosotros tenemos menos capacidad de lidiar con ellos. No queremos quedar atrapados en el medio de su conflicto”.

Este ataque ocurre la semana siguiente a la que la ONU calificó como la “semana trágica de la prensa mexicana” cuando cuatro periodistas fueron asesinados en Veracruz, entre ellos la corresponsal de Proceso, Regina Martínez.

Hoy se informó también que un reportero de Cuernavaca fue asesinado.

En la editorial, el diario deja claro que pese a la censura a la que han sido sometidos no desfallecerán en intentar promover “la legalidad, la responsabilidad, el trabajo honesto y bien remunerado, la transparencia y la rendición de cuentas, la participación ciudadana, el fortalecimiento de las instituciones y el compromiso con la educación”.

“Compartimos además la idea fundamental de que toda forma de violencia ilegítima, orientada a someter, oprimir y cancelar la libertad de un pueblo, está definitivamente destinada al fracaso.

Porque es el amor a nuestro país y a nuestra gente lo que nos mueve, evocamos hoy la consigna de Ignacio Zaragoza, prócer de nuestra patria: ‘Los hijos de esta tierra hemos nacido libres y así nos mantendremos o moriremos en la demanda’, indica la columna.

Comentar este artículo