Víctima de cáncer, muere Robin Gibb de los Bee Gees

Robin
Robin

MÉXICO, D.F. (apro).- Famoso por sus interpretaciones de canciones como I started the jokeHow old are you y Boys do fall in love, entre otras, el integrante del grupo Bee Gees, Robin Gibb, voz principal del conjunto pop, falleció este domingo a los 62 años, víctima de un cáncer de colon e hígado que lo mantuvo hospitalizado desde abril pasado y en estado de coma debido a una neumonía.

Según un comunicado de su familia, difundido en varios medios, el cantante, compositor y arreglista estuvo internado en una clínica privada de Londres, en donde se le hizo una operación intestinal en la cual se reveló su cáncer. Algunos reportes afirman que salió del coma y estaba recuperándose

Su hermano gemelo, Maurice, también integrante de los Bee Gees, falleció a los 53 años en 2003 a consecuencia de una obstrucción intestinal. Y su hermano el menor, Andy Gibb, también cantante y compositor, aunque no integrante de los Bee Gees, murió súbitamente a los 30 años.

El grupo estaba conformado por los tres hermanos Gibb: Barry, Maurice y Robin (quien en realidad se llamó Robin Hugh).

Robin fundó al final de los años 50 los Bee Gees, un trío que a lo largo de medio siglo vendiera millones de discos y alcanzó la cima de la popularidad durante las décadas de los 60 y 70, con una treintena de éxitos mundiales como las baladas Yo comencé la bromaPalabrasAmar a alguien y los muy sonados temas de la película de onda disco Fiebre de sábado por la noche, protagonizada por John Travolta en 1977.

Los hermanos Gibb ingresaron al Salón de la Fama del Rock en 1997, y grabaron su último álbum juntos en 2001, cuando los condecoró el Imperio Británico.

Robin nació el 22 de diciembre de 1949 en Douglas en la Isla de Man. En su carrera solista, Robin Gibb no cesó de crear música durante el nuevo siglo y apenas el pasado 10 de abril, fue estrenada en la capital británica su primera obra sinfónica intitulada Réquiem por El Titanic (“Titanic Requiem”), compuesta con su hijo RJ Gibb, de 28 años, a cargo dela Royal Philarmonic Orchestra.

Robin Gibb no asistió a dicha premiere; poco antes del evento sufrió complicaciones por una neumonía y debió ser internado de emergencia en una clínica de Londres, donde hoy falleció.

La canción cumbre del Réquiem por el Titanic  “No llores sola” (“Don’t cry alone”), fue interpretada en su honor por un selecto coro de 45 voces en el City Hall de Westminster, durante el magno concierto a cien años del trágico naufragio.

Nunca te fallaré, no llores sola.

Entre las gotas de lluvia en otoño, seré tu fuerza.

Si los vientos del amor congelan, no llores sola.

Ten seguro que de caer el ocaso,

nuevos soles se alzarán.

Ya el invierno canta horizontes primaverales,

no llores sola, jamás dudes de mí,

tú guías y yo te seguiré…

http://www.youtube.com/watch?v=RuDiU0LA4Dg y

http://www.youtube.com/watch?v=Aqg8xbYJN3Y)

El año pasado se le diagnosticó cáncer y comenzó a crear su Réquiem por el Titanic, según declaró a la periodista Wendy Leigh del tabloide londinense The Sun:

“Uno de mis recuerdos más tempranos se remonta a cuando era un chavito de siete años y mi abuela me contó que su madre lloraba mares de lágrimas cuando supo que el Titanic se había hundido.

“Luego, cuando cumplí ocho años de edad y yo con mi familia nos encontrábamos navegando rumbo a Australia para comenzar nuestra carrera musical e iniciar una nueva vida, quedamos atrapados en un monzón.

“A veces las marejadas lanzaban el barco muy alto y un minuto más tarde lo azotaban hacia la profundidad. Los pasajeros empezaron a desmayarse por toda la cubierta y enfermaron del mareo, pero no así yo. Entonces, el capitán hizo aquel anuncio diciendo: ‘Que no cunda el pánico. No ha sucedido ninguna otra tragedia marítima desde que el Titanic se fue a pique en1912’.

“Desde luego que tal cosa no era cierta y la mencionó para animar a los pasajeros; sin embargo, de esa manera el espectro del Titanic emergía.”

Además de “No llores sola”, la sinfonía está integrada por: “Triunfo (Construyendo la nave)”, “Adiós (La canción del inmigrante)”, “Maiden Voyage”, “Suite Nueva York en Do Mayor”, “Sub Atris (Bajo las estrellas)”, “Kyrie”, “SOS”, “Aflicción (Confutatis)”, “Salvación (Gradual)”, “Reflexiones”, “Amanecer”, “Navidad” e “In Paradisum (http://www.youtube.com/watch?v=IDMdOcBuK70 (“Suite Nueva York”). Robin Gibb declaró:

“RJ y yo nos tardamos dos años en escribir Réquiem por el Titanic, fueron dos años de entrega y definitivamente me siento bastante orgulloso de haber terminado nuestro trabajo artístico. Sólo poseo la esperanza de que Réquiem por el Titanic será un homenaje adecuado para aquellas almas valerosas que murieron en la tragedia, de modo que nunca sean olvidadas.”

El antecedente significativo del Réquiem por el Titanic ancla en los instrumentales lejanos del cuarto álbum de Los Bee Gees, Odessa (“Sinfonía de los siete mares”, “La ópera inglesa”, “Himno con todas las naciones”), disco doble con 17 piezas, que Wikipedia registra como “el mejor álbum de los 60”.

En especial, el tema “Odessa (Ciudad en el Mar Muerto)” sobresale al ligar el sino Titanic a una leyenda temática con más de siete minutos de duración:

Febrero 14 de 1899, el barco inglés “Verónica”

se perdió en el mar sin dejar rastro.

Oveja negra bala, te quedaste sin lana.

Y el capitán Richardson dejó al morir

una esposa solitaria en Hull.

Querubín, he perdido un barco en el Báltico,

me hallo sobre un iceberg corriendo en libertad…       

El 14 de abril de 2012, The Sun informó que Robin había ingresado en una clínica privada; se encontraba acompañado por su mujer Dwina, su hermano Barry y sus tres hijos, resignados de que al cantante le quedaban “pocos días de vida”.

Comentar este artículo