AMLO a Tercer Grado: “estoy dos puntos arriba de Peña Nieto”; “aceptaré los resultados del IFE”

El aspirante presidencial por el Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, en Tercer Grado. Foto: Televisa
El aspirante presidencial por el Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, en Tercer Grado.
Foto: Televisa

MÉXICO, D.F. (apro).- Andrés Manuel López Obrador aseguró que ya está dos puntos arriba de Enrique Peña Nieto, dijo que aceptará los resultados que dé a conocer el IFE y que no perseguirá a Felipe Calderón por los 60 mil muertos de su sexenio.

Entrevistado en el programa Tercer Grado de Televisa, sostuvo que la empresa de Emilio Azcárraga y los diarios El Universal y Milenio apoyan a Peña Nieto y llamó calumniador a Carlos Loret de Mola por señalar que René Bejarano en su operador político.

El conductor Leopoldo Gómez inició la entrevista que duró hora y media, haciendo una defensa de “la imparcialidad” de Televisa en la cobertura electoral y mostró gráficas que, dijo, demostraban su dicho.

López Obrador, le respondió que el tenía una información distinta y que al final les entregaría un estudio independiente en que se demostraba el favoritismo de Televisa hacia el candidato del PRI-PVEM.

Enseguida, elexjefe de gobierno capitalino aseguró que los últimos resultados de las encuestas que mandó hacer le dan dos puntos de ventaja sobre Peña Nieto, aunque no reveló el nombre de la empresa encuestadora. Según esos datos, AMLO tiene el 28 por ciento de los votos, contra 26 de Peña Nieto y 19 de Josefina Vázquez Mota.

Entonces hubo una andanada de preguntas de varios de los participantes -Denise Mercker, Víctor Trujillo, Adela Micha, Ciro Gómez Leyva, Carlos Loret de Mola, Joaquín López Dóriga y Carlos Marín fueron los entrevistadores- cuestionando el por qué si su campaña iba también hablaba de fraude, descalificaba al IFE y denunciaba una segunda guerra sucia.

El candidato de las izquierdas respondió que aceptará el resultado del IFE, que a diferencia de la elección pasada ahora si tendrán las actas de todas las casillas y que en esa información de las mesas de votación se basará su certeza en el resultado final.

Ante la insistencia de qué hara si el resultado le es adverso contestó que si se diera “un masoquismo colectivo” que se inclinara por el regreso del PRI nada podría hacer, pero aseguró que el 1 de julio habrá fiesta nacional con el triunfo de la opción que representa.

Hubo luego un intercambio con Ciro Gómez quien insistió en defender la encuesta de Gea/Isa que patrocina Milenio y que le da alrededor de 20 puntos de ventaja a Peña Nieto sobre López Obrador y presumió, alterando las cifras que en aquel entonces se hicieron públicas, que esa casa encuestadora “fue la más exacta” en el pronóstico electoral del 2006.

López Obrador le respondió que tenía su propia encuesta, descalificó a GEA/Isa y recordó que el premio a esa empresa por parte de Felipe Calderón fue entregarle el Cisen, “el centro de espionaje”, a Guillermo Valdés, entonces uno de sus principales directivos.

Carlos Marín le refutó y le mencionó que había al menos otras cinco empresas encuestadoras que coincidían con la de Milenio. “Se ponen de acuerdo. Están cuchareadas. Son parte de la propaganda”, le reviró el candidato.

Denise Mercker le insistió sobre la iquietud que insiste sobre lo que pasará el 1 de julio si pierde la elección. López Obrador le respondió: “Estoy seguro que vamos a triunfar. No les va a funcionar ni la guerra sucia ni el fraude electoral”.

Arremetió Joaquín López Dóriga. ¿Crees en el IFE?

-Creo en los ciudadanos.

-¿Aceptarás los resultados?, le insistió el conductor de Televisa

-Sí. No habrá conflicto. Habrá fiesta nacional.

Otro de los temas fue el de la cena donde gente cercana a López Obrador pidió a empresarios 6 millones de dólares para su campaña. El candidato se defendió diciendo que el audio que dio a conocer en un principio El Universal estaba editado y que omitían una parte en donde el anfitrión de ese encuentro aclaraba que López Obrador no pedía dinero.

Las preguntas sobre el punto se sucedieron. Que si denunciaría a los que hablaron en su nombre, que si estuvo enterado de la cena.

López Obrador dijo que supo de la cena pero que el no mandaba pedir dinero con nadie y que “el nerviosismo de los patrocinadores de Peña Nieto” los llevó a pensar: ya lo tenemos, ya lo agarramos…”. Insistió una y otra vez que se trató de una maniobra política, recordó el pase de charola de Carlos Salinas de Gortari, en el que pidió 25 millones de dólares y remató diciendo “el león cree que todos son de su condición”.

Luego acusó que “detrás de esa nota estuvo El Universal, Televisa y Milenio”, medios, que subrayó “tienen simpatía por Peña Nieto”.

Más adelante, Loret de Mola dijo que de acuerdo con datos oficiales, durante el gobierno de López Obrador, el Distrito Federal fue el peor estado en cuanto a transparencia y pobreza.

López Obrador sostuvo que el tenía otras cifras y que mientras que en el Estado de México durante la gestión de Peña Nieto se incrementó a un millón 200 mil personas en pobreza extrema en el DF sólo hubo durante su gestión 180 mil.

Gómez Leyva le recordó una declaraciones del 2006 en las que dijo que sacaría al Ejército a las calles porque las policías estaban corrompidas, lo mismo que hizo luego Felipe Calderón y le preguntó si perseguiría al presidente por “los 60 mil muertos” de su sexenio y con cuántos mandos del Ejército se había entrevistado.

López Obrador precisó que esa declaración del 2006 iba acompañada de la necesaria reforma constitucional y aseguró: “no haré lo que hizo Felipe Calderón. Primero tendría un diagnóstico de la situación y luego actuaría”.

-¿Es Calderón culpable de los 60 mil muertos? le preguntó el directivo de Milenio.

-Hay una responsabilidad del Ejecutivo, respondió el candidato.

-¿Es culpable?, se le insistió.

-Es responsable, no culpable. Son cosas distintas. No voy a perseguir a nadie. No busco venganza. Busco justicia. No voy a perseguir a Calderón.

La entrevista concluyó con el candidato hablando sobre su proyecto de reconciliación nacional, que su gobierno girará sobre la honradez, el combate a la pobreza y la desigualdad, el crecimiento económico y la tolerancia.

Comentar este artículo