Autoridades de Tetela se oponen a operación de minera de Slim

PUEBLA, Pue. (apro).- El alcalde de Tetela de Ocampo, Marco Antonio Uribe, advirtió que negará a la empresa Minera Frisco, propiedad de Carlos Slim, el permiso de cambio de uso de suelo y la licencia para que opere una mina a cielo abierto en esa comunidad.

Al concluir el foro “Sin oro vivimos, sin agua morimos”, los habitantes y autoridades de ese municipio, con el apoyo de activistas, académicos y organizaciones no gubernamentales, se declararon en resistencia contra la mina que pretende instalarse en la comunidad de Espejeras, en el Barrio de la Cañada.

“No vamos a permitir que nuestras tierras caigan en manos de poderosos para desgracia de sus habitantes. No habrá precio que pueda alcanzar el agua cristalina y la belleza de estas tierras”, declaró Uribe, y mencionó que ya acudieron ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para presentar sus escritos de queja.

Por ahora, añadió, la empresa Frisco, operadora de la Minera Espejeras, S.A de C.V., ha buscado convencer a los lugareños con el ofrecimiento de mil empleos, pero ese supuesto beneficio –añadió– al final se convertirá en “miseria, desgracia y enfermedades” por todas las consecuencias que traería la mina sobre el medio ambiente de Tetela de Ocampo y de la región.

El alcalde mencionó que buscarán unirse con autoridades y habitantes de otros municipios vecinos como Cuetzalan, Zacapoaxtla y Zacatlán, ya que también podrían verse afectados por la contaminación que generará esta empresa una vez que entre en operación.

En tanto, los activistas acusaron que la Minera oferta fuentes de trabajo, movimiento económico y pago de impuestos y derechos, “beneficios que –apuntaron– son fugaces y terminarán cuando la explotación de oro y plata esté agotada”.

De acuerdo con Sergio Mastreta, la operación de Frisco causaría graves afectaciones a los 50 kilómetros de ríos que hay en esa zona por los desechos tóxicos que produce ese tipo de minas, lo cual afectaría no sólo a Tetela de Ocampo, sino a toda la región de la Sierra Norte de Puebla.
“Será un genocidio, (pues) en la región conocida como La Cañada están los nacimientos de agua que abastecen a unos 40 mil habitantes asentados en la cabecera municipal y las comunidades de La Soledad, Zoyatitla, Tamuanco y Tlacomulco”, dijo otro de los especialistas.

Además, mencionaron que la mina a cielo abierto representaría el fin de proyectos agrícolas que se desarrollan desde hace años en la zona, como la producción de manzana, café, chile, durazno, higos y tomate hidropónico, entre otros.

Los habitantes y activistas de este municipio conformaron el “Comité Tetela Hacia el Futuro” y se incorporaron a la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) para realizar acciones de resistencia a la operación de la mina.

Desde 2003, Minera Frisco cuenta con una concesión por 50 años para la explotación de oro y plata en 10 mil hectáreas de Tetela de Ocampo, y en los últimos meses ha empezado trabajos de exploración en la zona de la cañada.

Comentar este artículo