Desafía Williamsport a la FMB

Liga Maya. Los futuros jonroneros. Foto: Miguel Dimayuga
Liga Maya. Los futuros jonroneros.
Foto: Miguel Dimayuga

El conflicto derivado de la desafiliación de las ligas mexicanas de beisbol infantil de la Little League Williamsport sigue enconándose, sin visos aparentes de solución. La Federación Mexicana de Beisbol insiste en que esa organización estadunidense no solamente se niega a cumplir con la normativa nacional, sino que pretende imponer su voluntad. José Sebastián Maiz, representante en México de Williamsport, dice a Proceso: “Con o sin desafiliación el programa continuará desarrollándose en el país: no le hago caso (a Alonso Pérez González, titular de la Femebe), yo dependo de Williamsport…”.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- La Federación Mexicana de Beisbol (Femebe) anunció el pasado 18 de junio la desafiliación de las ligas pequeñas del país incorporadas al programa estadunidense Little League Williamsport, el torneo beisbolístico de mayor tradición mundial. La medida se dio a conocer mediante el oficio FMB/086/12 y se extiende a las ligas que desde ahora busquen integrarse a ese programa.

La inédita resolución afecta a 220 ligas de Williamsport México que afilian a 60 mil niños. A esto se suman otros 50 mil de la Asociación de Ligas Infantiles y Juveniles de Beisbol de la República Mexicana, que desde hace dos años está suspendida de toda competencia por la Femebe.

Por si algo faltara, las Ligas Pequeñas de Beisbol afiliadas al programa Williamsport quedan desvinculadas del Sistema Nacional del Deporte (Sinade) y se les prohíbe cualquier participación en las competencias oficiales municipales, regionales, estatales y nacionales.

Esta resolución sin precedente de la Femebe, que preside el teniente coronel Alonso Pérez González, es resultado del desacato en que incurrió la dirección de Ligas Pequeñas de México, cuyo titular, José Sebastián Pepe Maiz García, decidió no remover de sus cargos a los directores de distrito Sergio Guzmán Cortés, Sergio Guzmán Rodríguez y Guillermo Alvarado –de las regiones VI, X y V, respectivamente–, como lo exigió la federación. Son los mismos que el pasado 7 de junio fueron declarados personas non gratas por la Femebe.

“Se trata de una serie de incumplimientos: no atender los lineamientos de las asociaciones estatales de beisbol, no pagar la tarjeta del Sired (Sistema de Registro del Deporte Federado), así como cobros de cuotas por inscripción sin rendir cuentas a nadie. Son como 10 faltas a los estatutos”, acusa Pérez González, también presidente de la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme) y vicepresidente de la Federación Internacional de Beisbol, quien justifica la resolución de su consejo directivo al considerar que los implicados violaron la Ley General de Cultura Física y Deporte.

La Femebe tiene la intención de aplicar otro castigo ejemplar. En principio su titular advierte la inminente expulsión del programa Williamsport, con 56 años de presencia en el país. Más aún: el beisbol infantil está en riesgo de seguir el mismo curso de algunas disciplinas en conflicto, como el baloncesto, cuyo largo litigio continúa sin visos de solución.

Por lo pronto Pérez adelanta a Proceso que el próximo sábado 14 irá a la reunión del comité directivo del organismo, en Taipei, donde propondrá eliminar el programa Williamsport de México. Y se ufana de que su federación aglutina a más de 250 mil niños, al reconocer la ruptura con el referido proyecto en el que México ha conquistado tres veces la Serie Mundial (1957 y 1958 con los Pequeños Gigantes de Monterrey, y en 1997 con la novena de Mexicali). El certamen se desarrolla anualmente en South Williamsport, Pennsylvania.

La Femebe manda

 

Aunque el programa se inició en 1939, México ingresó en 1956, un año antes de levantar el primer título con juego perfecto incluido, que dio origen a la película Los pequeños gigantes, filmada con los protagonistas, entre ellos el propio Pepe Maiz, director nacional del programa Williamsport México.

El conflicto se originó en la Liga Petrolera del Distrito Federal por unas elecciones internas impugnadas, lo que derivó en la suspensión de dicha organización, que recurrió al amparo para participar en los torneos de Williamsport.

El presidente de la Femebe precisa que los niños del programa no quedarán desamparados ya que será su organismo el que los inscriba en los torneos de la federación; sin embargo para ello deberán renunciar a Williamsport México.

Por su parte, Maiz anuncia a este semanario que “con o sin desafiliación el programa continuará desarrollándose en el país: no le hago caso (a Pérez), yo dependo de Williamsport. Esa es la realidad, ¿Cómo nos va a expulsar?, ¿Va a quitar a todos los niños que juegan en el país, a las 220 ligas con diferentes categorías?”.

Entrevistado el martes 3, Maiz, quien apenas en diciembre pasado recibió de Alonso Pérez su ingreso al Salón de la Fama de la Codeme, refiere que el programa aglutina a unos 60 mil niños y dice que sólo en su estado, Nuevo León, hay más de 5 mil registrados. “Es una cantidad importantísima de pequeños a los que no puedes dejar sin jugar”.

El también propietario y presidente del equipo Sultanes de Monterrey asegura que la Femebe y su titular están en su derecho al pedir la expulsión de Williamsport, pero advierte: “Se va a echar encima a todo México, porque vamos a seguir trabajando. No nos puede impedir que hagamos beisbol, no puede impedir que jueguen los niños, ¿Quién se perjudica más?”.

Insiste en que su programa seguirá “afiliando más ligas y continuará con el reglamento de Williamsport”. Además revela que llegaron a un arreglo con la federación para el pago del Sired, pero que tras su desafiliación los delegados regionales decidieron no cubrir las cuotas.

–¿Está consciente de que ya no pueden participar en los torneos sancionados por las asociaciones estatales? –se le pregunta.

–Sí, pero a los niños les interesa más el torneo de Williamsport que los torneos nacionales. Quieren verse en ESPN –la cadena que transmite la Serie Mundial en su etapa final– entre 110 países que participan en Williamsport. ¿Acaso el beisbol sólo lo hace Alonso Pérez o de qué se trata? El beisbol lo hemos hecho todo el mundo y estamos en el mejor plan para que se concilie esto.

Admite que en principio acató la resolución de la Femebe, pero que luego recibió la posición del programa, directamente de la subsede en Puerto Rico: “Primero propuse que si tenían problemas, que pusieran en el cargo al hijo de Sergio Guzmán Cortés, Sergio Guzmán Rodríguez, pero resulta que después en la federación tuvieron conflictos con Sergio Guzmán hijo. El problema no está ahí. El problema es que ellos quieren que destituya a los tres directores de distrito y esto sólo lo puede hacer Williamsport y por una causa muy grave”.

En su deslinde Maiz afirma: “Aunque soy director nacional no tengo la facultad para destituirlos. Incluso cuando hablé a Williamsport Latinoamérica ya estaban enterados del caso. Ahí tuve que parar completamente porque así lo estipula el reglamento de Williamsport, que debo respetar. No tenemos absolutamente nada que ver con las asociaciones estatales”.

Reitera que la decisión de la Femebe no perjudicará a los niños, pero recuerda que solicitó a Pérez reunirse con las personas en conflicto para buscar una conciliación, “por el bien del beisbol, y si batallamos para tener directivos, pues no queremos que se nos vayan algunos de los que ya tenemos. Williamsport es un programa privado y honorífico; no cobramos nada ninguno de nosotros. Realmente en Estados Unidos ellos no tienen que rendirle cuentas a nadie, Williamsport se maneja independiente y es el programa privado más grande de cualquier deporte a nivel infantil”.

Ante esta postura Pérez se irrita: “Las leyes o los reglamentos no se acuerdan, se cumplen. Y mientras no cumplan ante la federación no pueden estar aquí. Iré a Taipei, donde también estará el dueño del programa Williamsport porque están afiliados a la internacional, y les voy a decir que el programa no existe, que no respetan las leyes ni cumplen con las obligaciones que como afiliados tienen ante la federación.

“Cómo vamos a permitir que en México no podamos castigar a personas que violan la ley; no quieren que los toquen simplemente porque los protege el programa Williamsport. Yo hice grande a este programa, al que aporté al menos 180 ligas porque no llegaban siquiera a 30 cuando se afiliaron a la federación. Son cotos de poder ya con muchos años en el país, pero ahora se quedarán sin ligas. Williamsport está afiliado a la federación internacional y por lo tanto debe acatar nuestros reglamentos, pero resulta que quieren ser independientes”, afirma el titular de la Femebe.

Además, denuncia:

“Cobran lo que quieren, tienen fideicomisos y sorprenden a los gobiernos de los estados al pedirles dinero con el argumento de que se trata de selecciones nacionales cuando no lo son. Ahora quieren hacer una federación de ligas pequeñas de beisbol y la ley dice claramente que sólo puede haber una federación por deporte. Williamsport es pura mentira.”

Pérez González anticipa que por cada torneo al que Williamsport le añada la palabra México, demandará penalmente a Pepe Maiz. Y precisa que este programa “no puede usar la referida palabra, puesto que se trata de equipitos que representan a ciertas ligas y no a selecciones nacionales”.

Bloqueos

 

Con una trayectoria de casi 25 años en la promoción del beisbol, Sergio Guzmán Cortés afirma que se mantendrá en el cargo porque “no nos puede quitar ni siquiera Pepe Maiz en su conciencia, dado que nuestro nombramiento viene de Williamsport. Por lo tanto Alonso Pérez no puede decir: ‘Los destituyo’. Para ello tendría que tener motivos justificados, que hayamos hecho algo indebido. Y entonces sí, para fuera. Podemos renunciar en el momento en el que nos sintamos indignos de todo esto”.

También advierte que la eventual salida del programa Williamsport de México ocasionará “un grandísimo problema de tipo social. Estamos viendo que la Constitución se los garantiza y está a la orden del juez de amparo”.

El ahora declarado non grato por la Femebe y director de la Región VI relata: “Alonso quería que los presidentes de asociaciones fueran los que coordinaran los torneos, pero no conocen las reglas y sólo se concretaban a reportar los resultados, como si todo se hiciera en automático. Es lo que no pudimos aceptar. En su momento nos fuimos plegando a las disposiciones de la federación, en el sentido de no permitir que jugara la Petrolera si no cumplía con ciertos requisitos”.

El motivo –apunta Maiz– “es que primero nos dijeron que la Liga Petrolera estaba castigada desde 2010, que no podía participar en los torneos, y un día le indicaron a Sergio Guzmán que les permitiera jugar. De ahí partió todo esto, de la nada. ¿O sí o no?, ¿pues cómo está la cosa?”.

Sergio Bueno Rodríguez abunda: “La Petrolera buscó cumplir los requisitos, se acogió a la ley del deporte del DF, pagó el Sired y se registró como Liga Miguel Hidalgo. En principio la federación le dio su afiliación y pensamos que era viable aceptarla en los torneos de Williamsport. Sin embargo la federación hizo que revocaran el registro a la Asociación del DF y ya como Liga Petrolera se promovió el amparo. Luego presionaron a la Liga Olmeca para que no aceptara la sede si jugaba la Petrolera. Finalmente la Liga Maya asumió la sede del regional de 9-10 años y se fueron encima de la Maya; la suspendieron de sus derechos antes de su desafiliación total”.

Por su parte Guzmán Cortés aclara: “Hemos buscado la conciliación y que juegue esa parte de la Petrolera, pero todo se ha bloqueado. No hay violación a los estatutos ni a la ley de cultura física. Tampoco hemos atentado contra el Sinade, porque estamos cumpliendo con los estatutos de la federación, que dicen: ‘Unificar el beisbol’”.

–¿Por qué se han recargado contra ustedes? –se le pregunta.

–Hay una situación de revancha y bloqueo a la Liga Petrolera. ¿Quién la propició?: Enrique Mayorga Betancourt, vicepresidente de la federación, y detrás está Carlos Buen­rostro Ávila, quien perdió la elección hace dos años en la Liga Petrolera con Antonio Pagaza. ¿En qué se basaron en esa elección ilegal? Dicen que Pagaza no estaba al corriente de sus cuotas, lo que no es verdad porque sí pagó. De ahí se viene todo.

“Mi postura ante Carlos Buenrostro y Enrique Mayorga es que le permitieran jugar a la Liga Petrolera que encabeza Antonio Pagaza, y se negaron sin razón.”

Agrega que aceptaron a la liga por la suspensión provisional otorgada el pasado 30 de mayo por el juez decimoprimero de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal, José Antonio Mayorga García.

En el amparo se indica que sujetar la participación de la Liga Petrolera en los torneos de los programas de Williamsport y de la federación a la conclusión de un procedimiento que dicha asociación civil sigue ante la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte “contraviene los derechos de los niños y jóvenes, derechos consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en la Ley para la Protección de los Derechos de los Infantes y Adolescentes”.

Comentar este artículo