La historia del golpe al “Chapo” en España

Narco peñista. foto: Especial
Narco peñista.

Foto: Especial

No cabe duda de que las autoridades estadunidenses le tienen puesto el ojo al Chapo Guzmán: Información que el FBI le proporcionó a la policía de España permitió desmantelar una célula del Cártel de Sinaloa que se estaba asentando en Madrid y que hubiera sido dirigida por un primo del capo sinaloense. El golpe fue asestado con limpieza y contundencia el miércoles 8. El primo y tres hombres más fueron capturados en Madrid; y uno de los detenidos, además, es un priista sonorense al que le gusta presumir su cercanía con Enrique Peña Nieto y Emilio Gamboa Patrón.

MADRID (Proceso).- En cuanto salieron del centenario Hotel Palace, uno de los más lujosos de la ciudad, Jesús Gutiérrez Guzmán, primo de Joaquín El Chapo Guzmán, y otros dos presuntos miembros del Cártel de Sinaloa fueron interceptados por una decena de policías encubiertos. Todos los agentes aparentaban ser transeúntes que pasaban por el lugar.

“¡Policía Nacional!” les gritó uno de ellos a los presuntos miembros del cártel mexicano, quienes quedaron pasmados por la sorpresa.

Era el mediodía del miércoles 8. La cámara de video grabó el momento en el que interceptaron al pariente del Chapo; a Samuel Zazueta Valenzuela, quien utiliza un bastón para ayudarse a caminar, y a Jesús González Palazuelos Soto.

Un comisario de la Dirección General de Policía informó en conferencia de prensa que el mismo día pero en una acción diferente fue capturado Rafael Humberto Celaya Valenzuela, encargado de los asuntos “legales” del grupo que buscaba utilizar España como plataforma para sus operaciones de narcotráfico en Europa.

Es el mismo Celaya Valenzuela que en su perfil de Facebook presume sus fotografías con Enrique Peña Nieto y Emilio Gamboa Patrón.

 

Vigilados

 

En mayo de 2009 el FBI inició la operación Dark Water para investigar las actividades de tráfico de drogas y lavado de dinero de la organización del Chapo Guzmán en la región de Massachusetts. En octubre de 2010 la agencia estadunidense le comunicó a la Policía Nacional española que tenía conocimiento de que el cártel mexicano tenía intención de establecerse en España para expandir su actividad criminal al resto de Europa.

El FBI descubrió que integrantes de la organización viajaron a España en marzo de 2011. Desde ese momento la policía española los detectó en Madrid e inició una vigilancia estrecha de sus movimientos.

En cuanto llegaron a esa ciudad empezaron a planear el envío de droga desde Brasil, vía marítima. Hicieron varias pruebas para estudiar las medidas de seguridad. Fletaron tres contenedores con carga legal declarada, sin droga. Y en el cuarto envío “embarazaron” la carga con 373 kilos de cocaína. Sin embargo el embarque fue asegurado a finales del pasado julio en el puerto de Algeciras.

“Los contenedores sin nada (de droga) son medidas de seguridad normales que toman todas las organizaciones criminales cuando van a abrir un canal de distribución”, dijo el comisario en conferencia de prensa.

Explicó que tras el aseguramiento en Algeciras “se estuvo a la espera de las personas que ya habían estado con anterioridad observando cómo podían distribuir la droga en España”.

Las primeras investigaciones de la Policía Nacional española revelaron que Jesús Gonzalo Palazuelos Soto se desplazó a Madrid para hacerse cargo del cargamento de cocaína. Días después llegó Jesús Gutiérrez Guzmán, líder del grupo. Venía acompañado de Samuel Zazueta Valenzuela y Rafael Humberto Celaya Valenzuela.

En los cateos realizados en las habitaciones de los detenidos se aseguraron teléfonos celulares, 5 mil 500 dólares, 3 mil euros, 4 mil pesos mexicanos y documentación diversa que será analizada por los peritos.

El jueves 9 el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, dictó prisión incondicional para todos ellos por el presunto delito de tráfico de drogas, en virtud de una solicitud de extradición realizada por Estados Unidos.

 

Contradicciones

 

El comisario que difundió la información acerca del arresto manifestó: “Nos hubiera gustado detener al Chapo Guzmán, pero aquí que hay compañeros mexicanos, sabrán que eso es prácticamente imposible. No vino pero mandó a su primo con otras tres personas importantes que no suelen tocar la droga. No iban a tocarla, simplemente venían a hacer los contactos de distribución, sin ellos implicarse en nada de la distribución”.

Y añadió: “El Cártel de Sinaloa yo entiendo que en España y el resto de Europa tenía poca presencia, por eso nos congratulamos de que en el primer intento serio de implantarse en Europa hayamos sido nosotros quienes los capturamos”.

Pero esto contradice lo que antes informó la Policía Nacional sobre su Operación Guadaña, en la que capturaron a 65 personas y aseguraron 5 millones y medio de euros y más de 3.4 toneladas de cocaína camuflada en contenedores de manzanas (Proceso 1800).

En esta operación, que permitió desarticular una serie de células que operaban en Colombia, Panamá, Brasil, Argentina, España (Galicia era un centro neurálgico, pero también Madrid y Barcelona), la autoridad española logró la captura del mexicano Nicolás Rivera Gámez, máximo responsable de una alianza de organizaciones involucradas en aquellos países y en España, entre células colombianas y españolas.

Tras meses de intervenciones telefónicas y seguimientos de los correos electrónicos de los implicados, la policía española identificó en mayo de 2010 a Rivera Gámez como “el máximo representante de la organización suministradora de origen colombiano y mexicano”.

El 15 de septiembre de 2010, cuando la policía pidió autorización judicial para catear algunas de sus mansiones, lo describe así: “La importancia de este individuo dentro de la organización ha quedado evidenciada a través no sólo del control que él mismo aparentemente tendría de todas las ramas de la organización, sino de igual modo a través de la opulencia y ostentación que él mismo ha evidenciado”.

No sólo el periódico El Faro de Vigo del 14 de noviembre de 2010 identificó al mexicano Nicolás Rivera como lugarteniente de Daniel Barrera, El Loco Barrera, señalado como uno de los más importantes narcotraficantes actuales. La DEA y la policía colombiana lo señalan como “socio” del Chapo Guzmán.

El 25 de octubre de 2009 la policía colombiana aseguró 10 toneladas de cocaína destinadas al Chapo Guzmán, con valor de 200 millones de dólares, que serían entregadas en Veracruz.

Proceso informó (número 1813) en julio de 2011 que, en la misma Operación Guadaña, la Policía Nacional española había descubierto la participación de otro mexicano, a quien identificaron como Héctor Murillo Rivera, apodado July o El Cojo, quien fue mantenido bajo vigilancia desde el 2 de marzo de 2010, cuando llegó a Madrid procedente de México.

“La información indica que era quien daba el visto bueno a la infraestructura empresarial, personal y material facilitada por Nicolás Rivera Gámez”, el cabecilla de la alianza de los cárteles mexicanos y colombianos en Europa.

 

El tío influyente

 

Personaje de bajo perfil en el priismo sonorense, Rafael Humberto Celaya Valenzuela debe su militancia en el PRI a su influyente tío Víctor Hugo Celaya Celaya, quien en enero pasado fue designado delegado en Baja California por Pedro Joaquín Coldwell, presidente nacional del tricolor.

Originario de San Luis Río Colorado, fue criado en Hermosillo, Sonora, estado considerado la “segunda casa” del Cártel de Sinaloa, grupo al que en opinión de Humberto Melgoza, director del semanario Contraseña, se le considera localmente un gobierno alterno.

El tío de Celaya Valenzuela es pieza importante en el priismo norteño: presuntamente es amigo de Manlio Fabio Beltrones, recién nombrado próximo coordinador de los diputados priistas, y del exgobernador de Coahuila Enrique Martínez y Martínez, actual delegado regional del CEN en Baja California Sur.

Ésta es la segunda vez que su sobrino Rafael Humberto Celaya Valenzuela se ve implicado en actividades del narcotráfico. Según el portal contraseña.com.mx, el 27 de diciembre de 2011 en la casa de Rogelio Baldenebro Arredondo, hermano de Manuel, alcalde de San Luis Río Colorado, apareció una cartulina que decía: “Rogelio, tienes una semana para regresar los 200 mil dólares del túnel próxima tu cabeza”.

Javier Quintero, corresponsal de MVS en Sonora, informó a Carmen Aristegui que Celaya Valenzuela admitió que la manta estaba dirigida a él y no a “Rogelio”.

En Sonora, Celaya Valenzuela ha desempeñado puestos de mediano nivel en la administración pública estatal y municipal. De 1997 a 2003 ocupó un cargo en el área administrativa del DIF estatal, con el gobernador Armando López Nogales. De 2003 a 2009 laboró en la Dirección de Egresos de la Secretaría de Hacienda del estado, en la administración de Eduardo Bours.

Luego Ernesto Gándara Camou, alcalde de Hermosillo en el trienio 2006-2009, lo nombró administrador de Agua de Hermosillo. Ahora Gándara es senador electo.

Inmediatamente después de que se dio a conocer su detención, el periódico El Universal subió a su portal de internet una serie de fotografías que Celaya Valenzuela tiene en Facebook, donde aparece abrazado con el candidato presidencial del PRI Enrique Peña Nieto o en sus actos proselitistas. También difunde una imagen en la que aparece a un lado de Emilio Gamboa Patrón, próximo coordinador de los senadores priistas.

En cuanto se supo de su detención y empezaron a circular las fotografías de Celaya con Peña Nieto, el CEN del PRI emitió un comunicado: “El CDE del PRI en Sonora informa que recientemente (Celaya Valenzuela) pretendió ser candidato a diputado federal, aspiración que fue rechazada por el priismo sonorense.

“El señor Celaya Valenzuela nunca fue coordinador de campaña de candidatos federales en el primer distrito electoral de Sonora, por lo que carecen de veracidad las informaciones en el sentido de que haya sido designado, con ese carácter, por el candidato ganador de la Presidencia de la República o por alguna autoridad nacional o local del Partido”.

Se argumenta que durante su campaña Peña Nieto se tomó miles de fotografías con militantes y simpatizantes, sin que eso implique compromiso o cercanía más allá del momento. Ello es válido también para el caso de la fotografía en la que Celaya aparece con el senador electo Emilio Gamboa Patrón, aclara el comunicado.

Pese a que la trayectoria política de Celaya Valenzuela ha sido escasa, existen constancias documentales de que en el pasado proceso electoral contendió por la candidatura del PRI a la diputación federal por el distrito 01 con cabecera en San Luis Río Colorado.

Expreso de Sonora publica fotografías tomadas el 7 de febrero de 2012, a las 10:30 de la mañana, que muestran a Celaya Valenzuela en el momento de su registro.

Sin embargo, el candidato del PRI era Manuel Baldenebro Arredondo, aún alcalde de San Luis Río Colorado, por lo que el CDE del PRI argumentó que en sus listas de registro no aparecía Rafael Humberto Celaya Valenzuela. Éste se inconformó ante la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En una resolución del 8 de marzo de 2012 el magistrado presidente de esa sala, Noé Corzo Corral, ordenó al PRI reponer el proceso. Informó que la anulación de la precandidatura de Manuel de Jesús Baldenebro se debió a que se violentaron los derechos políticos de Celaya Valenzuela.

El argumento que se utilizó para negarle el registro a Celaya, según consta en la sentencia del TEPJF, fue que su nombre no existía en los registros del PRI de San Luis Río Colorado, ya que por un error de mecanografía presentó su registro con el nombre de Refael Humberto Celaya Valenzuela. Para el magistrado Corzo Corral, se trató de un error involuntario que por ningún motivo debía ser causal para negarle el registro.

El proceso se repuso y al final la candidatura fue para Manuel Baldenebro Arredondo. Posteriormente fue nombrado por Enrique Peña Nieto coordinador de candidatos federales del primer distrito. Entonces Celaya Valenzuela declaró: “Las ambiciones personales quedaron atrás, ahora es la unidad del partido, el proyecto de Peña Nieto, el más importante”, según publicó La Prensa de San Luis el 23 de marzo de este año.

Finalmente, de acuerdo con fotografías consignadas en este mismo medio, en su calidad de coordinador de candidatos federales Celaya Valenzuela fungió como testigo e invitado especial en el registro de la fórmula de Manuel Baldenebro Arredondo ante el IFE. (Con información de Patricia Dávila.)

Comentar este artículo