Caso Nueva Jerusalén: “más vale perder clases que una vida humana”: Vallejo

MÉXICO, D.F. (apro).- El gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa, reconoció que el poblado de Nueva Jerusalén, donde fanáticos religiosos impiden la impartición de educación laica, se conduce como un país independiente “de facto”.
Sin lograr destrabar el conflicto que tiene sin clases a 270 alumnos a una semana y media del inicio del ciclo escolar, Vallejo Figueroa insistió en que actuará con prudencia porque lo que hay en la comunidad es, subrayó, una disputa por el poder y “más vale perder un día de clases que una vida humana”.
En entrevista con Primero Noticias el gobernador michoacano afirmó que se debe restablecer el orden en la comunidad religiosa del municipio de Turicato.
“Debemos de restablecer el orden definitivamente en La Nueva Jerusalén y, bueno, que funcione, obviamente, con autoridades apegadas a derecho.
“Empezando porque eso que llaman religión no está ni siquiera registrado jurídicamente en la Secretaría de Gobernación, nunca han hecho la solicitud para que sean reconocidos como religión; por lo tanto, no es, para efectos jurídicos, religión, son grupos de personas que detentan ahí el poder en esa comunidad que surgió hace 39 años de la nada”, apuntó.
El conductor del noticiario, Carlos Loret de Mola, le preguntó si la comunicad de La Nueva Jerusalén opera como un país independiente, de facto, y el mandatario respondió afirmativamente.
- ¿No es gravísimo, eso?, reviró Loret de Mola.
“Es gravísimo, por supuesto que sí, es gravísimo para la vida del país inclusive el que se permita este tipo de situaciones, como se han tratado de establecer en diferentes partes del país, como es en el sureste”, puntualizó.
Incluso, afirmó que la demolición de la escuela Vicente Guerrero que mantiene sin clases a más de 270 alumnos, es sólo un pretexto y lo que hay detrás es una disputa por el poder entre los seguidores de Martín de Tour y los de Santiago Mayor.
“Es consecuencia del problema de la disputa por el poder, es consecuencia de esa disputa que traen ya desde hace varios años los principales actores, que es el señor llamado Santiago Mayor y Martín de Tours.
“Y lo de menos sería imponer la escuela ahí mismo, pero nosotros debemos de ser muy prudentes porque más vale perder un día de clases que una vida humana. Debemos de ser prudentes para no exponer a los niños o a los padres de los niños a un acto de mayor violencia ante estos actos irracionales que realizan estas personas”, arguyó Vallejo Figueroa.
Añadió que se sebe impedir la balcanización de la zona y más ante “este tipo de circunstancias y de sinrazones” de “fanáticos peligrosos” como los que impidieron la instalación del ciclo escolar.
El gobernador michoacano afirmó que no elude su responsabilidad en el conflicto y reiteró que se sancionará a los responsables de las agresiones.
“Vuelvo a repetir, lo tenemos que hacer con la prudencia, que no se confunda esta prudencia con indecisión o con tibieza; lo tenemos que hacer, obviamente, con fuerza también, apegado a derecho”, dijo.

Piden laicos respeto a la legalidad
Por la tarde, una comisión de padres de familia de los estudiantes laicos acudió al palacio de Gobierno en Morelia, para solicitar a las autoridades que se aplace el inicio del ciclo escolar.
Los padres de familia exigieron además respeto a la legalidad y libre tránsito en La Nueva Jerusalén toda vez que la intransigencia de los seguidores de Martín de Tour no hay condiciones para que se impartan clases en la comunidad, donde impera la inseguridad.
Por esa razón, algunos migrantes, exhabitantes de La Nueva Jerusalén, han empezado a retornar de Estados Unidos para proteger a sus familias que viven en la zozobra por las amenazas constantes de los seguidores de Martín de Tours.

Comentar este artículo