Asumen Ejército, Policía Federal y Estatal, control de mina en Durango

DURANGO, Dgo. (apro).- Elementos del Ejército y agentes de las policías Federal y Estatal, asumieron la mañana de este miércoles el control de la mina de plata La Platosa, del municipio de Mapimí, cuyas actividades se encuentran suspendidas desde el 8 de julio pasado por un paro de labores.
La incursión se llevó a cabo horas después de que representantes de la minera canadiense Excellon Resourses advirtieran que, de no resolverse el conflicto esta misma semana, suspenderían de manera definitiva la extracción de minerales.
Según representantes del ejido La Sierrita, donde se ubica la mina de plata, las fuerzas armadas llegaron al sitio poco antes de las 7:00 horas de este jueves y cercaron los accesos, que eran resguardados por una treintena de paristas.
La intención, sospecharon, es permitir el acceso a presuntos trabajadores para que reanuden las actividades de extracción en la mina, sin que hasta el momento exista confirmación de ello.
Sin embargo, no hubo violencia en el ingreso, afirmaron el delegado de la Secretaría del Trabajo en Durango, Salvador Salum del Palacio, y el titular de la misma dependencia a nivel local, Arturo Yáñez Cuéllar. Testigos del ingreso, explicaron que los paristas relajaron la vigilancia del acceso, por lo que soldados y policías ingresaron sin mayor problema.
La Secretaría de Gobernación, por su parte, citó a las partes involucradas a una reunión urgente para acelerar las negociaciones, ante la posibilidad de que la inversión se vaya de la entidad.
El conflicto en la mina La Platosa, ubicada en la comunidad de Bermejillo, inició el pasado 8 de julio, días después de que se tomara nota al Sindicato Nacional Minero Metalúrgico “Don Napoleón Gómez Sada” (SNMMDNGS), como el gremio titular del yacimiento.
El Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, cuyo secretario general es Napoleón Gómez Urrutia, se convirtió en el grupo minoritario a partir de ese momento.
Tras el relevo sindical, ejidatarios de La Sierrita iniciaron un bloqueo para reclamar que se incremente el monto de la concesión por la que se renta el ejido para la extracción. También pidieron hacerse cargo de la distribución de alimentos en el interior del filón. La organización no gubernamental denominada ProDESC se convirtió en su grupo asesor.
De inmediato, Carlos Pavón Campos, secretario general del SNMMDNGS, acusó que personajes afines a Gómez Urrutia fueron quienes asumieron el control de los ejidatarios, a través de la señalada organización.

Comentar este artículo