Acusan a marinos por desapariciones en Tamaulipas y Nuevo León

MONTERREY, N.L. (apro).- Organizaciones civiles denunciaron los casos de 10 personas presuntamente desaparecidas en junio del año pasado por elementos de la Marina, durante operativos realizados en Nuevo León y Tamaulipas.

En rueda de prensa, Consuelo Morales Elizondo, directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos AC (CADHAC), y Raymundo Ramos, presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Tamaulipas, señalaron que en junio de 2011 hubo una campaña de la Secretaría de Marina que originó numerosas desapariciones en Sabinas Hidalgo y Nuevo Laredo.

Por la desaparición de seis personas en Nuevo Laredo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 39/2012 al secretario de Marina, Francisco Saynez aseguró Raymundo Ramos.

En el marco del Día Internacional del Detenido Desaparecido, y acompañado de familiares afectados reunidos en la oficina de Cadhac, el activista de Nuevo Laredo precisó que el gobierno federal ha querido ocultar las arbitrariedades de la Secretaría de Marina, debido a que se trataría, según ha pregonado el Ejecutivo, una institución modelo en el país.

En el documento se pide que se investigue la desaparición de José Fortino Martínez Martínez, de 34 años; Diego Omar Guillén Martínez, de 23; José Cruz Pérez Camarillo, de 29; Martín Rico García, de 40; Usiel Gómez Rivera, de 33, y Joel Díaz Espinoza.

De acuerdo con Ramos, todos desaparecieron entre el 1 y el 12 de junio de 2011.

Además, un segundo grupo de personas que había denunciado la desaparición de nueve familiares, entre los días 13 y 30 de ese mes, finalmente decidieron retractarse por temor a represalias.

La esposa de José Fortino, quien se identificó como Oralia, denunció que, después de presentar la denuncia, pistoleros rafaguearon su casa en la colonia Arturo Cortez Villada, de Nuevo Laredo.

La casa estaba desocupada al momento de la agresión. Al regresar vio 89 impactos de arma larga en la fachada.

El activista Raymundo Ramos dijo que sospecha que fue la misma autoridad la que orquestó la agresión, aunque no puede probarlo. A él también intentaron secuestro en la Ciudad de México mientras hacía una diligencia relacionada con el caso.

La agresión inhibió a más familias a denunciar, acusó.

Enseguida señaló que, a partir del 21 de agosto, la Semar tiene hasta el 10 de septiembre para contestar la recomendación de la CNDH sobre los desaparecidos de Nuevo Laredo.

Por su parte, la hermana Consuelo Morales informó de cuatro casos de desapariciones forzadas de los que Cadhac tuvo conocimiento, en acciones atribuidas a la Marina en Sabinas Hidalgo, municipio ubicado a cien kilómetros al norte de Monterrey.

Detalló que las personas fueron detenidas también en junio de 2011, en lo que parecen ser operativos coordinados en ambas entidades.

Ramos acotó que las desapariciones de Sabinas Hidalgo tienen relación con las de Nuevo Laredo por coincidencias en tiempo, modo y lugar.

“A los de Nuevo Laredo los llevaron inicialmente a un campamento de la Marina en Colombia, Nuevo León; después se los llevaron a Miguel Alemán, Tamaulipas, y esa fue la última ubicación de su paradero.

“En el caso de Sabinas, sabemos que fueron llevados a Miguel Alemán y eso fue lo último que se supo. Por eso creemos que los casos están relacionados”, dijo.

Por la mañana, unos 30 familiares de desaparecidos en Nuevo León se manifestaron en el exterior del Palacio de Gobierno para exigir justicia y posteriormente acudieron al recinto cerrado del Congreso de Nuevo León, donde demandaron, lanzando consignas, que los diputados tipifiquen la desaparición forzada en el Código Penal estatal.

Comentar este artículo