Tamaulipas, asolada por la violencia

AP120313182145
AP120313182145

CIUDAD VICTORIA, Tamps., (apro).- Sicarios abatidos,  incendios provocados, enfrentamientos, asesinatos, secuestros y levantones, entre otros incidentes violentos, forman parte de un día “normal” en esta fronteriza entidad, la mayoría de los cuales no son reportados por las autoridades ni tampoco recogidos por la prensa local por temor a represalias del crimen organizado.

En medio de ese silencio cómplice, la ciudadanía se ha dado a la tarea de crear sus propias fuentes de información apoyados en las redes sociales, desde donde alertan sobre situaciones de riesgo en las diversas regiones del estado.

Aun así, hay acontecimientos que no alcanzan a trascender o, bien, que se difunden de manera parcial o deformada en el ciberespacio, como constató el reportero en un recuento de incidentes registrados el pasado lunes 3, el mismo día en que el presidente Felipe Calderón rindió su sexto y último informe de gobierno, en los municipios de Nuevo Laredo, Reynosa y Ciudad Mante, así como en otras zonas del estado.

Por ejemplo, en la madrugada del pasado lunes 3, a las 9:30 horas de la mañana, en Ciudad Mante se registró una persecución en las calles de Paniagua, Guadalupe Victoria, Colonia Cantarranas y Revolución Verde, entre otras, entre elementos del Ejército y presuntos sicarios, con un saldo de 4 civiles muertos.

Periodistas locales informaron a Apro que en dicho suceso fueron muertos cinco sicarios, entre ellos La Gárgola,  jefe de ‘halcones’ de Los Zetas en Ciudad Mante.

La tarde de ese mismo día, en el municipio de Xicoténcatl, un grupo de hombres armados disparó ráfagas de fusiles de asalto e incendió un excuartel de la Secretaría de la Defensa Nacional que actualmente se encuentra abandonado.

El incidente apareció primero en las redes sociales y posteriormente fue confirmado por las autoridades estatales. “Gente armada acaba de incendiar hace 5 minutos el excuartel de Sedena de Xico en estos momentos está en llamas. 5:25 pm”.

Casi al mismo tiempo, en una carretera del municipio de Tula se reportó que presuntos miembros de la delincuencia organizada colocaron un retén en una estación de gasolina  para asaltar a  las personas.

“Las secuestran durante una hora o más en el mismo coche del afectado, y le quitan todo. Incluso el auto si este es automático. Esto sucede  al mediodía”, alertó un usuario de las redes sociales.

El mismo lunes, en el municipio de Padilla, donde recientemente se registró un enfrentamiento con saldo de 12 delincuentes muertos, el Ejército liberó a un grupo de al menos cuatro personas  que se encontraba secuestrado. Los plagiarios huyeron.

En Reynosa, un grupo de hombres armados que se desplazaban en varios vehículos arribó al Hotel Mansión Real. Al filo de las 5:50 horas de la mañana un “comando irrumpió en el Hotel Mansión, revisó cada una de las habitaciones y luego le prendió fuego a una”.

Un par de horas antes, pasadas de las 3:30 horas, habían destruido el trasformador que se encontraba afuera del hotel.

De manera casi simultánea, en el municipio de Nuevo Laredo se registraron una serie de enfrentamientos, con saldo de varios muertos y heridos.

El primero ocurrió cuando “un  convoy militar circulaba como parte de vigilancia de rutina y fue agredido por sujetos armados dándose persecución.  No se sabe si hubo delincuentes abatidos”, precisó uno de los primeros reportes en Internet.

Posteriormente, en la Colonia Cavazos Lerma se escucharon detonaciones y los primeros reportes preliminares cayeron abatidos al menos dos sujetos armados y un militar resultó  herido.

Fuentes de la alcaldía que solicitaron el anonimato, confirmaron al menos tres eventos ocurridos desde la noche del domingo. En uno de ellos los delincuentes en su intento de escapar de los militares  utilizaron granadas que lesionaron a un número desconocido de personas.

Finalmente, en el municipio de Burgos, la zona con las reservas de gas natural más grandes del continente, fueron localizados dos personas asesinadas en el interior de una camioneta de una dependencia estatal.

Los ciudadanos del estado consideran que viven en un estado de guerra, con el agravante de que esos no trascienden ya que las autoridades se guardan la información.

En esta entidad, la población teme de que, una vez que Enrique Peña Nieto asuma la Presidencia, las fuerzas militares regresen a los cuarteles.

“De la manera más atenta al Gobernador, Presidentes Municipales, Diputados y Senadores, Representantes de la opinión pública, Cámaras de Comercio, Empresarios, Organizaciones Civiles, Sindicato Petrolero, Magisterio, Transportistas, Organizaciones Agrarias, al pueblo en General, que hagamos valer nuestra voz y exijamos que el gobierno federal, se comprometa con Tamaulipas con la permanencia del Ejército”, se lee en una proclama ciudadana que ya circula en la entidad.

Prosigue:

“De una vez indicamos que la ciudadanía honesta no permitiremos que retiren a los militares de Tamaulipas. Nos ha costado demasiado, hemos perdido a tantos hermanos y los seguimos perdiendo como para volver a quedar a nuestra suerte”.

La proclama de los ciudadanos agrega que incluso con el  despliegue  de los militares  se viven cotidianamente situaciones de extrema violencia.

“Retirar al Ejército sería el intento de criminales y narcopolíticos de darnos el Tiro de Gracia. El pueblo de Tamaulipas, no soportara ni tolerará una acción de este tipo. No es advertencia, ni amenaza la ciudadanía ya perdió tanto que no podemos perder más”.

Comentar este artículo