Nueva Jerusalén: no ceden pobladores, maestros ni el gobierno

MÉXICO, D.F. (apro).- El gobierno de Michoacán aseguró que están listas las aulas móviles construidas exprofeso para que los alumnos laicos de la Nueva Jerusalén inicien el ciclo escolar en el poblado vecino de La Injertada.

El secretario de Gobierno estatal, Jesús Reyna García, indicó que las nueve aulas están concluidas y el puente peatonal está en proceso de edificación.

Sostuvo que La Injertada se encuentra aproximadamente a 300 metros de distancia de La Ermita. Además, afirmó que ya se hizo la asignación de profesores.

Sin embargo, según el líder magisterial democrático Jorge Cázares Torres, los maestros de la comunidad dominada por fanáticos religiosos no han sido notificados para presentarse a impartir clases en las aulas provisionales.

“Ellos (los maestros) han dicho que mientras no tengan esa notificación oficial no se van a presentar, tienen un centro de trabajo que es en la comunidad de la Nueva Jerusalén no en La Injertada, entonces ellos no se pueden presentar a otro lugar que no sea oficialmente su centro de trabajo”, señaló Cázares Torres.

Además, los padres de familia del grupo disidente reiteraron que está totalmente descartada la posibilidad de que sus hijos acudan a clases a La Injertada, y que no han tendido comunicación con los maestros.

Comentaron que durante la reunión que sostuvieron el domingo pasado con funcionarios estatales y federales en Puruarán, decidieron levantarse de la mesa porque la propuesta que les hacen es salirse de la Nueva Jerusalén y no les dan condiciones para que se impartan clases dentro de esa comunidad.

Por esa razón, señalaron, los han tildado de necios y han dejado de lado que los fanáticos religiosos destruyeron una escuela legalmente constituida.

“Los niños estaban estudiando dentro de la comunidad y las escuelas fueron destruidas por la gente de Martín de Tours quien a través de altavoces dice que quienes quieren educación laica tendrán que salir a Puruarán”, se quejaron.

Añadieron que esta propuesta no es más que una muestra de que la oferta del gobierno viene finalmente de Martín de Tours, con lo que el gobierno se exhibe como el vocero del grupo religioso.

Al respecto, el secretario de Gobierno, Jesús Reyna, sostuvo que los argumentos de los disidentes de la Nueva Jerusalén para no llevar a sus hijos iniciar clases a La Injertada, de que la finalidad es sacarlos de La Ermita, no tienen razón de ser.

En su opinión esa es sólo una excusa que utilizan como escudo, para que sus hijos no acudan a La Injertada, por lo que advirtió que el gobierno “no atenderá caprichos de ningún grupo”.

Insistió que el gobierno no tiene el propósito de obligar a nadie a abandonar su hogar, sino que es una medida provisional para quitar la tensión en la convivencia y trabajar para llegar a una solución de fondo.

Por su parte, la Secretaría de Educación estatal informó que ya hizo entrega de muebles y materiales en las aulas provisionales de la Injertada y que tiene la instrucción del gobierno estatal de iniciar clases este martes 11.

Según la subsecretaria de Educación Básica, María Esther Daggio, con esas aulas se acatarán las disposiciones que ha marcado la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que solicitó garantizar la educación a los alumnos laicos de la Nueva Jerusalén. Sin embargo, la CNDH solicitó garantizar ese derecho dentro de la misma comunidad.

Comentar este artículo