Divide al PRD Tabasco plan para hacer de Morena un partido

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Exdirigentes estatales del Partido de la Revolución Democrática (PRD) mantienen posturas encontradas respecto de la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de hacer del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) un partido político o continuar como una asociación civil.

Javier May Rodríguez, exlíder estatal y fundador del PRD en Tabasco, presentó su renuncia al partido el viernes 14, luego de 22 años de militancia.

El también exdiputado local y exalcalde del municipio de Comalcalco es uno de los políticos más cercanos a López Obrador y desde hace más de un año es coordinador de Morena en la tercera circunscripción, que comprende los siete estados del sureste del país.

Esta es la primera renuncia de un prominente líder perredista estatal, luego de la decisión del dos veces excandidato presidencial de separarse del PRD, Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC) para someter a consulta si Morena se vuelve o no un partido político.

Darvin González Ballina, otro fundador y exlíder estatal del PRD, dijo que por el momento permanecerá en las filas del partido y terminará con el cargo de secretario general que actualmente ostenta.

“Habría que definir qué va a hacer el PRD ante la salida de Andrés Manuel, sobre todo en Tabasco, por lo que significa su presencia”, manifestó.

“En lo particular voy a pensarlo bien, hay mucho tiempo para reflexionar y ahora tenemos una responsabilidad y vamos a seguir aquí”, indicó.

“Entiendo el llamado de Andrés Manuel, respeto y reconozco que él tiene un liderazgo muy grande en Tabasco”, apuntó.

En cambio, Auldárico Hernández Jerónimo, fundador y también exdirigente estatal del PRD, cuestionó fuerte a López Obrador y aseguró que “los verdaderos perredistas” no lo seguirán en su lucha por consolidar otro partido político en el país.

Destacó que aunque respetan la decisión, no lo apoyarán, ya que lo único que busca, “es encontrar un lugar en donde sólo él pueda mandar”.

“Andrés Manuel es un ciudadano libre y puede ir a donde le plazca, cuando tenga razón estaremos apoyándolo y, cuando no, también se lo diremos. En este caso únicamente respetamos su decisión y su punto de vista, nada más, pero no compartimos sus ideas”, sostuvo.

Vinculado al grupo de Los Chuchos, Hernández Jerónimo consideró que si Morena lograra consolidarse como partido, “sólo será una nueva aventura política” de López Obrador, ya que nunca estará contento ni se quedará en un solo proyecto.

Dijo que este es el “modus operandi” del excandidato presidencial de las izquierdas y recordó que inició su carrera política en las zonas marginadas de Tabasco, fue candidato al gobierno del estado, dirigente estatal y nacional del PRD, jefe de gobierno del Distrito Federal y dos veces candidato a la Presidencia de la República.

“Y como ya no le bastó, creará un partido donde buscará ser el centro y jefe, y así va a seguir operando. Cuando Morena ya no le sirva, seguramente buscará alguna candidatura a escala internacional”, se mofó.

El también llamado “poeta chontal” aseguró que muchos tabasqueños no seguirán a López Obrador porque cada político sigue sus propias rutas y cada quien brilla con estrella propia y, aunque juntos caminaron en el estado y consolidaron el PRD, los militantes originales del partido continuarán fortaleciendo al perredismo en Tabasco.

“No fue ninguna novedad que Andrés Manuel manifestara separarse del PRD porque ya estaba separado del partido. El mismo decía que el PRD le estorbaba en sus aspiraciones políticas y por lo tanto tratará de hacer un partido donde se sienta a gusto y mande, porque le encanta tener ese privilegio”, subrayó.

Auldárico Hernández, quien también ha sido actor y escrito trabajos literarios, fue senador de la República de 1994 a 2000, año en que a su vez fue electo diputado federal por representación proporcional.

En los dos cargos fue impulsado por López Obrador, de quien se distanció después de la elección presidencial de 2006, cuando los propios perredistas lo empezaron a acusar de tener nexos “turbios” con el saliente gobierno priista de Andrés Granier Melo.

Comentar este artículo