Secretarios “pintan” al Senado un país “preparado, ordenado y transparente”

El exsecretario de Hacienda, José Antonio Meade; Felipe Calderón y el exsecretario de Economía, Bruno Ferrari . Foto: Octavio Gómez
El exsecretario de Hacienda, José Antonio Meade; Felipe Calderón y el exsecretario de Economía, Bruno Ferrari .
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (apro).- El mensaje de los secretarios de Economía, Bruno Ferrari, y de Hacienda, José Antonio Meade, al equipo de transición del priista Enrique Peña Nieto fue: “El gobierno de Felipe Calderón entrega un país preparado, ordenado y transparente” en materia económica.

Al comparecer ante el Senado con motivo de la glosa del VI Informe de Gobierno, Meade sentenció que la “transición entre administraciones se efectúa con un espíritu de cooperación, orden y transparencia”.

Más aún, festinó que el presidente Calderón “deja bases sólidas para el próximo gobierno”.

Enseguida resaltó la estabilidad macro, contrastada con un mundo enfrascado en crisis, desde los países desarrollados hasta el estancamiento de las economías emergentes.

El titular de Hacienda recalcó que “algunos países europeos, como Portugal y Grecia, se encontraban con problemas de solvencia. Otros como Italia y España tenían dificultades para administrar el refinanciamiento de su deuda”.

Fue más allá, al decir que “a juicio de algunos analistas, el futuro del euro parecía encontrarse en entredicho… Los principales países emergentes enfrentaban episodios de mayor inflación y de menor crecimiento”.

En contraste, se jactó, “México ha tenido un desempeño económico favorable y se espera que, de no materializarse escenarios extremos en el entorno internacional, se mantenga un crecimiento de entre 3.5% y 4% en 2012 y 2013”.

Luego la cereza en el pastel: “Hoy podemos afirmar que la economía mexicana no tiene desequilibrios relevantes, ni en el balance de los hogares, empresas, cuentas fiscales o externas”.

De ahí, el exsecretario de Energía repitió el avance de los fundamentales macroeconómicos:

Mejoramiento de la competitividad económica; exportaciones, la inversión y el consumo mantienen una tendencia creciente; en la producción se ha dado una expansión en todos los sectores, mientras que la demanda interna ha sido impulsada por la recuperación del empleo y el crédito.

En materia de empleos, agregó, se han creado más de 717 mil plazas en los últimos doce meses.

Sin embargo, omitió mencionar a las 14 millones de personas laborando en el sector informal, los 2.5 millones de desempleados y los más de 4 millones de subocupados.

También olvidó mencionar a los más de 20 millones de mexicanos trabajando en condiciones precarias.

En su perorata en materia financiera, José Antonio Meade presumió que el peso se ha fortalecido en lo que va del año; en tanto que la inflación, aun con presiones “identificadas y temporales”, mantiene ancladas sus expectativas, de acuerdo con la meta de entre 3 y 4%, y agregó que las tasas de interés se encuentran en niveles históricamente bajos.

Y así continuó durante su comparecencia, con datos de los programas gubernamentales, cifras de vivienda, impuestos y pensiones.

Por su parte, el secretario de Economía aseguró que “hace seis años México tenía una economía con reducidas ventajas competitivas en el contexto internacional y la transición política estaba empañada por una crisis electoral que demeritó la certidumbre en nuestras instituciones, y que afectó seriamente el curso de las inversiones y la generación de empleos”.

A decir del exdirector de ProMéxico, para subsanar esta situación, al inicio del sexenio calderonista “nos dimos a la tarea de remover los obstáculos que impiden a las empresas y a la economía en su conjunto crecer más rápido”.

El objetivo, aclaró, fue que México se convirtiera en una economía más dinámica y competitiva, al tiempo que generara “los empleos que necesitamos los mexicanos”.

No obstante, según el último Reporte de Competitividad, dado a conocer por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), el país se encuentra en el sitio 53 de 144 países, es decir, a media tabla, debido a las deficiencias institucionales, a la corrupción y a la inseguridad.

En estos rubros, México está en los lugares superiores al escaño 100 de dicho índice.

Mientras que la generación de empleos en el sexenio de Calderón también fue insuficiente, ya que especialistas y la iniciativa privada han insistido en que se necesitan crear más de un millón de plazas al año para satisfacer la demanda laboral de los mexicanos.

En los seis años de la administración panista se crearon sólo 2.5 millones puestos de trabajo.

El titular de la SE reconoció que en el país 30% del gasto de los mexicanos se realiza en mercados con serios problemas de competencia, donde los consumidores pagan precios que son 40% mayores que si hubiera competencia.

“Esta situación es aún más dramática para la población más pobre del país”, admitió.

Para contrarrestar ese problema, Ferrari dijo que el gobierno impulsó la promulgación de la Ley Federal de Competencia Económica y “fortalecimos la Comisión Federal de Competencia para enfrentar decididamente las prácticas monopólicas”.

Luego destacó los programas del sector, la eliminación de trámites administrativos para abrir negocios, los 206 mil millones de pesos que el gobierno destinó a compras a pequeñas y medianas empresas y hasta las campañas publicitarias de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

En cuanto a la diversificación de mercados, mencionó el Acuerdo de Integración Comercial con Perú, en el que el sector agropecuario de México manifestó su inconformidad por la debilidad de los productores nacionales ante los del país andino.

Otro logró que se adjudicó la SE es la suscripción a la Alianza del Pacífico, que sirvió “para propiciar de manera gradual el libre flujo de bienes, servicios, capitales y personas entre México, Chile, Colombia y Perú.

“En conjunto, estos países concentran 34% del PIB de América Latina y exportan 50% más que el Mercosur (Mercado Común del Sur)”, precisó,

Otro mérito autoadjudicado fue el ingreso de México al Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP), el cual representa la integración a una zona de libre comercio con once de las economías más importantes del mundo

“Sólo para darles una idea de la importancia que representa este acuerdo, baste recordar que en sus inicios, el TPP contaba con la participación de únicamente cuatro países con flujos comerciales por 6 mil 100 millones de dólares”, presumió Ferrari a los legisladores

El funcionario federal no cabía en sí y agregó que “ahora con la integración de México y Canadá, los 11 socios del TPP agruparían a 11.4% de la población mundial, participarían con 30% del PIB global y con 19 y 22% de las exportaciones e importaciones mundiales, respectivamente”.

En el tema de inversión extranjera directa (IED), el titular de Economía informó que entre 2007 y junio de 2012, el país atrajo 126 mil millones de dólares.

Con ello, se jactó, “establecimos las bases para que México sea reconocido como un destino privilegiado”.

Lo que no mencionó fue que en 2007 la IED ascendió a más de 28 mil millones de dólares, mientras que al cierre del 2011 apenas rebasó los 19 mil millones.

En suma, los funcionarios dieron a conocer los logros y a dejarle un mensaje al gobierno federal entrante.

“Podemos afirmar con absoluta certeza que el gobierno del presidente Calderón está entregando un país más preparado que nunca para crecer y para prosperar. Esta transición política sienta bases certeras y confianza para seguir avanzando, y hago votos por que el nuevo Congreso dé a México las reformas que urgentemente necesita.

“Hemos sembrado la semilla de un México mejor y, con el apoyo de ustedes, esa semilla estará en terreno fértil”, concluyó Ferrari.

 

Comentar este artículo