Durante sexenio de EPN, el aeropuerto de Toluca base de operaciones de los Beltrán Leyva

Una imagen tomada en 2006 del aeropuerto de Toluca. Foto: Benjamin Flores
Una imagen tomada en 2006 del aeropuerto de Toluca.
Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (apro).- El Cártel de los Beltrán Leyva utilizó el Aeropuerto Internacional de Toluca como base de operaciones para el tráfico de cocaína proveniente de Colombia y Venezuela, según declaró a la Procuraduría General de la República (PGR) Sergio Villarreal Barragán, El Grande, quien tras su arresto, en septiembre de 2010, se convirtió en testigo protegido.

De acuerdo con una nota publicada por el diario Reforma en su edición de este miércoles, el operador del Cártel de los Beltrán Leyva capturado en la ciudad de Puebla declaró lo anterior el pasado 22 de mayo, antes de ser extraditado a Estados Unidos.

En sus declaraciones, que forman parte de la averiguación previa AP/ PGR/SIEDO/UEIDCS/112/2010, relacionada con la indagatoria en contra de varios generales del Ejército presuntamente vinculados con el narcotráfico, El Grande confesó también que para realizar sus operaciones sobornaban a funcionarios locales y federales.

Un dato no menor de entre los muchos que ofreció el capo fue que entre 2006 y 2009 fue justamente cuando el aeropuerto internacional de Toluca sirvió de puente de paso para la droga que traían de Colombia y Venezuela. En esa época, la terminal aérea era administrada por la empresa española OHL.

La información de Reforma no menciona que entre 2006 y 2009 Enrique Peña Nieto gobernaba el Estado de México y que la empresa OHL fue una de las consentidas del ahora presidente electo.

Según el expediente citado por Reforma, a las 9:30 horas del 22 de mayo, antes de su extradición, bajo la figura de testigo colaborador con la clave de Mateo, Villareal Barragán dio detalles de cómo se hicieron del control del aeropuerto de Toluca.

“Ellos se arreglaban con el personal del Aeropuerto, es decir con el personal de ASA, Torre de Control, Aduanas, Migración, los maleteros, hasta los bomberos desplegados en el Aeropuerto.

“A todos se les repartía de los 900 mil dólares, y lo repartían El Pokémon y El Negro, por lo que entre La Barbie y yo teníamos arreglado el aeropuerto para bajar los referidos aviones”, confesó.

No fue todo. El Grande también informó a la PGR que el cártel para el que trabajaba tenía el control del aeropuerto de Cancún, bajo el mismo esquema del de Toluca, mediante una red de corrupción, integrada por autoridades locales, federales y aeroportuarias, creada por La Barbie y dirigida por Roberto López Nájera.

No obstante, según El Grande en ese aeropuerto casi no bajaba droga, sólo se reabastecía el avión de combustible y se dirigían al aeropuerto de Toluca para bajar la droga.

Los aviones que usaban eran Grumman, provenientes de Maracaibo, Venezuela, con capacidad para 3.3 ó 3.4 toneladas de cocaína y por los que debían pagar sobornos de 900 mil dólares.

Cuando los aviones cargados de cocaína descendían en Cancún, se pagaban 400 mil dólares por avión a la red de corrupción encabezada por la Policía Federal, precisó El Grande.

Explicó a la SIEDO:

“Quiero aclarar que en caso de que sólo se bajara el avión para que repostara turbosina y hacer el papeleo para que pasara de vuelo internacional a nacional sólo se pagaban 400 mil dólares. Entonces estos aviones bajaban en el aeropuerto de Toluca, Estado de México, desconociendo cómo estaba arreglado”.

El capo relató a la PGR las complejas operaciones y la red de complicidad Maracaibo, Cancún y Toluca el pasado 13 de octubre de 2010, según la averiguación previa citada por Reforma. Villareal Barragán fue detenido un mes antes, el 12 de septiembre, en Puebla.

Explicó que en 2007, los Beltrán Leyva, en esa época vinculados a La Federación, al mando de Joaquín El Chapo Guzmán, tenían conexiones en Maracaibo, de donde salían los aviones con los cargamentos, “con conocimiento de diversos Generales del Ejército de Venezuela y también del Turco, un narcotraficante de Venezuela al parecer pariente de Hugo Chávez”.

Se refería a Walid Makled detenido por la Policía Nacional de Colombia en agosto de 2010, un mes antes que Villarreal Barragán.

El Grande detalló que entre 2007 y 2008 en el aeropuerto de Cancún había una red de policías y comandantes de la Policía Federal que estaban al servicio de los Beltrán Leyva, entre ellos, uno que identifica como el Comandante Rosales.

“Estaba asignado como comandante del Aeropuerto Internacional de Cancún, también El Toy, actualmente asignado al aeropuerto de la Ciudad de México; El Pockemon y El Negro”, declaró a la PGR.

Dio detalles:

“Ellos se arreglaban con el personal del aeropuerto, es decir con el personal de ASA, torre de control, Aduanas, Migración, los maleteros hasta los bomberos desplegados en el aeropuerto.

“A todos se les repartía de los 900 mil dólares y lo repartían El Pockemon y El Negro, por lo que entre La Barbie y yo teníamos arreglado el aeropuerto para bajar los referidos aviones. Mandándoles a estos elementos de la PFP el dinero no había problema”, aseguró.

Dentro del Aeropuerto Internacional de Toluca, el hangar del 22 al 29 –señalado por el gobierno estadunidense y por un testigo protegido de la PGR por ser utilizado por los Beltrán Leyva para descargar droga de Colombia y Venezuela, era ocupado por la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP).

De manera oficial, la dependencia rentaba esas instalaciones a Operadora de Aviación General de Toluca, S.A. de C.V. desde 2007 a noviembre de 2009, cuando dejó las instalaciones según documentos oficiales consultados Grupo Reforma.

El área “puede atender aeronaves de gran fuselaje y tiene capacidad para manejar hasta 36 operaciones aéreas por hora”, según información de OHL, propietaria mayoritaria de Administradora Mexiquense del Aeropuerto Internacional de Toluca (AMAIT), empresa que tiene la concesión desde 2006.

Según fuentes de la SSP citadas por Reforma, la dependencia usaba las instalaciones como una base de operaciones e incluso mandó a reforzar las plataformas, argumentando que lo requerían para la operación de los aviones que usaban para el traslado de detenidos.

Los responsables del uso de las instalaciones eran Eduardo Laris Mc Gregor, coordinador de Transportes Aéreos de la Policía Federal desde 2007, y José Antonio Villavicencio, actual subdirector de la Dirección General de Operaciones y Administración de Bienes Materiales de la SSP.

De manera extraoficial el lugar era la sede de la empresa Aeronáutica Cóndor S.A. de C.V., conocida como Aerocóndor, que en mayo de 2009, el Departamento del Tesoro de EU relacionó con el colombiano Pedro Antonio Bermúdez, El Arqui, presunto operador de El Chapo y los Beltrán Leyva.

Supuestamente, Aerocóndor trabajaba como taxi aéreo, sin embargo, el testigo colaborador Jennifer declaró en 2010 que en realidad transportaba droga.

Pero además, según funcionarios aeroportuarios consultados por Reforma, las instalaciones del hangar también eran usadas para helicópteros del gobierno mexiquense “como un favor de la SSP”.

Comentar este artículo