Promulga Calderón la “Ley antilavado”

El expresidente Felipe Calderón. Foto: Miguel Dimayuga
El expresidente Felipe Calderón.
Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F. (apro).- A 45 días de que concluya su administración, durante la cual se militarizó el país con el argumento de enfrentar a los grupos criminales, el presidente Felipe Calderón Hinojosa promulgó hoy una ley para combatir el lavado de dinero.

En la residencia oficial de Los Pinos Calderón Hinojosa cumplió con la solemnidad y promulgó la Ley de Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, una nueva legislación con la que, dijo, se podrá combatir el flujo de dinero con recursos provenientes de delitos que agravian a la sociedad.

A pesar desde que al inicio de su mandato, diferentes organismos de derechos humanos y aun protagonistas de experiencias internacionales como la italiana, le recomendaron que para abatir al crimen organizado debía atacar las estructuras financieras y las redes de complicidad política, durante sus seis años de gobierno, fueron escasas las acciones en ambos aspectos.

No obstante, en su alocución, el mandatario sostuvo que se han afectado la estructuras de la delincuencia organizada, pero que era necesario dotar de nuevas herramientas al Estado mexicano para “golpear la capacidad financiera de la delincuencia”.

Sostuvo que en ese sentido, promovió la creación de la Ley de Extinción de Dominio, así como otras medidas, entre las que destacó las restricciones para el depósito de dinero en efectivo.

Sin embargo, admitió que se debía ir más allá y que por eso en 2010 presentó la iniciativa de la ley que promulgó hoy.

Entre los aspectos relevantes de la nueva legislación, Calderón mencionó que se establecieron límites al uso de dinero en efectivo que rebasen ciertos límites en juegos de apuesta, concursos y sorteos; la comercialización de tarjetas de crédito o débito; los préstamos de las casas de empeño; la venta de obras de arte, vehículos y aeronaves.

Además, la nueva ley obliga a bancos e instituciones financieras a implementar procedimientos para detectar operaciones irregulares.

Para su aplicación, la Procuraduría General de la República está obligada por la misma ley a contar con una unidad especializada en análisis financiero que se especializará en lavado de dinero.

El presidente concluyó su mensaje, presumiendo que durante su gobierno se actuó por la libertad, la seguridad y la justicia para la población, sin cálculo político ni visiones de corto plazo.

La Ley para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, sin embargo, no podrá aplicarse pues, hasta el momento no está reglamentada ni acata diferentes disposiciones internacionales en materia de combate al terrorismo.

En su oportunidad, el secretario Hacienda, José Antonio Meade, aseguró que la “ley antilavado” evitará que México se convierta en un “paraíso de lavado de dinero”.

En entrevista, después de la ceremonia en la que Calderón promulgó la “ley antilavado” Meade descartó también cualquier riesgo de que México se convierta en una “narcoeconomía”.

El titular de Hacienda destacó la importancia de la nueva ley. Dijo que con su promulgación “corrige” de manera importante el rezago que arrastraba en el combate al lavado de dinero.

“Insisto, hoy la economía mexicana no sólo en su sector financiero, sino en su sector real cuenta con un buen andamiaje jurídico y administrativo que nos permite estar tranquilos de que el país no será un destino atractivo para el blanqueo de capitales”, puntualizó el secretario de Hacienda.

 

Comentar este artículo