Despedirán a Calderón con pañuelos bordados con nombres de víctimas

Exigen familiares de víctimas justicia en la Segob. Foto: Germán Canseco
Exigen familiares de víctimas justicia en la Segob.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (apro).- El Movimiento de Colectivos de Bordado por la Paz en México anunció que el sábado 1 de diciembre, último día del mandato de Felipe Calderón, montará exposiciones en diversas ciudades del país y del extranjero, en las que se exhibirán cientos de pañuelos con los nombres bordados de personas asesinadas, desaparecidas y amenazadas a lo largo del sexenio.

Los activistas señalaron en un comunicado que esos trozos de tela bordados por las familias dolientes son “el verdadero memorial a las víctimas de la guerra contra el crimen organizado”, y representan el símbolo con el que quieren despedir el sexenio calderonista.

“Son un símbolo, así como un medio concreto de conservación de la memoria, de la violencia ejercida desde el mandato del presidente Felipe Calderón, quien deja al país sumido en una guerra arbitraria, siniestra y con serias fallas de estrategia y operación contra el narcotráfico”.

También advirtieron que la “consecuencia más dolorosa ha sido la reiterada desprotección a las víctimas de este combate” entre las fuerzas federales y el crimen organizado.

Con el tendido de bordados, anunciaron, pedirán al gobierno entrante que, bajo estándares internacionales, investigue cada desaparición y secuestro que lleve a la recuperación con vida de las víctimas.

Asimismo, plantearon que la próxima administración federal publique y reglamente la Ley General de Victimas propuesta por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que encabeza el poeta Javier Sicilia.

Además exigirán a Enrique Peña Nieto una rectificación “pública y transparente” de la estrategia de combate al crimen organizado y dar seguimiento a los alegatos del juicio contra Calderón en La Haya, por las presuntas violaciones a derechos humanos y delitos de guerra.

La iniciativa de bordar con hilo rojo los nombres de los muertos en pañuelos blancos surgió en el Distrito Federal. Más tarde, se comenzaron a bordar con hilo verde en Nuevo León.

Desde entonces, diversos colectivos de ciudadanos comprometidos con la paz en el país instalaron grupos de bordado en las plazas públicas, actividades a las que se sumaron extranjeros solidarios.

Se estima que en este sexenio unas 80 mil personas fueron asesinadas, 30 mil desaparecidas y más de 130 mil obligadas a desplazarse por la violencia.

El comunicado fue firmado por colectivos de bordadoras de las ciudades de Guadalajara, Distrito Federal, Toluca, Puebla, Aguascalientes, Mexicali, Tijuana, Chihuahua, Colima, Torreón, Saltillo, Xalapa y Oaxaca,

Además de Michoacán, Nayarit, Morelos y Nuevo León, y grupos solidarios de España, Japón, Guatemala, Honduras, Italia, Argentina, Chile, Perú, Estados Unidos, Puerto Rico, Canadá, Francia, Inglaterra y Chipre.

Comentar este artículo