El encontronazo entre Televisa y Carmen Aristegui

Televisa y MVS. La nueva guerra.
Televisa y MVS. La nueva guerra.

En la semana que termina, el caso de los 18 mexicanos detenidos en Nicaragua cuando transportaban 9.2 millones de dólares de origen desconocido en camionetas con logotipos de Televisa rebasó ya el simple encono mediático-profesional entre Televisa y Carmen Aristegui. Mientras la televisora busca ahora atribuir a motivaciones empresariales sus reportes sobre el caso difundidos en el espacio radiofónico de MVS, ella aclara: “Se quiere desacreditar a la periodista para desacreditar el todo”. En un virulento comunicado, la empresa de Emilio Azcárraga Jean optó de plano por descalificar las documentadas investigaciones de Aristegui con un simple calificativo: ella “miente”.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- En menos de tres meses la detención en Nicaragua de 18 mexicanos que viajaban en seis camionetas con el logotipo de Televisa pasó de ser un caso judicial por presunto lavado de 9.2 millones de dólares y tráfico de estupefacientes en Centroamérica a un conflicto en el que sale a relucir hasta la disputa por el mercado de las telecomunicaciones en México.

El pasado jueves 8, en un comunicado de cuatro cuartillas, el Grupo Televisa denostó, respondió a la información proporcionada en las últimas semanas por la periodista Carmen Aristegui, directora del noticiero matutino de MVS Radio, y defendió al vicepresidente de Información de la televisora, Amador Narcia, quien el mismo día fue reconocido con el galardón Antena CIRT, otorgado por el organismo cúpula de los concesionarios de radio y televisión.

Grupo Televisa decidió pasar de la reacción al contragolpe. En el documento referido expuso cuatro puntos “aclaratorios”. Acusó de “difamación” y “mentira” a Carmen Aristegui (citada nueve veces en el texto) y defendió a Narcia, mencionado de nuevo en el caso ese mismo día.

Un número telefónico a nombre de Narcia apareció en los registros de llamadas y en las agendas telefónicas de los detenidos, especialmente de Raquel Alatorre Correa, la presunta líder de la caravana detenida el 20 de agosto, según información publicada por el diario electrónico nicaragüense Confidencial.

De acuerdo con este medio los mexicanos portaban cinco teléfonos celulares inscritos en Nicaragua. Desde éstos hicieron más de 30 llamadas a números que ya habían sido dados de baja, incluyendo uno que presuntamente era de la “oficina Televisa” (005215584217143), otro del “Lic. Amador Narcia” y uno más del consulado mexicano en Nicaragua, complementó MVS Noticias el jueves 8.

Ese mismo día los directivos de Grupo Televisa promovieron que Narcia fuera galardonado con el premio Antena CIRT en la pasarela anual de los concesionarios ante autoridades y legisladores. Además del directivo de Televisa fueron reconocidos el concesionario Francisco Aguirre Gómez, de Radio Centro, y Christian Martinoli, de TV Azteca.

Los “papelitos” de Narcia

No es la primera vez que el nombre de Narcia se vincula con el expediente de la caravana en Nicaragua. Proceso publicó el pasado 7 de octubre (número 1875) que recibió en su redacción la copia de dos cartas firmadas por Amador Narcia Estrada, vicepresidente de Información Nacional de Televisa, dirigidas a las autoridades de Nicaragua y de Costa Rica para que “brinden la ayuda posible para la función que los compañeros reporteros y personal técnico portadores de ésta, puedan realizar la labor correspondiente”.

Uno de esos documentos, cuya copia tiene Proceso y que lleva estampado el logotipo de Televisa, informa que una de las unidades (con placas 886-XCR) es conducida por Rodolfo Jiménez Camacho y que su función es “grabar en diversas locaciones” de Nicaragua. El nombre coincide con uno de los detenidos en Nicaragua, quien dijo ser “conductor de unidad móvil”. Al ser detenido portaba una credencial de Televisa con folio B62271.2

Otro oficio, fechado el 14 de agosto, dirigido a las “autoridades correspondientes” de Costa Rica, informa que una de las unidades (con placas 444-XCJ) es conducida por Julio César Alvarado Salas, “misma que tiene la función de grabar en diversas locaciones”.

Los documentos detallan el equipamiento de ambas camionetas que es el ideal para la transmisión satelital, para grabar, reproducir, editar y mezclar audio. Incorporan un sistema de protección satelital GPS Kenwood modelo KNA-631 N/S 5V001995, que poseen las unidades móviles de televisión comercial.

Grupo Televisa y Narcia consideraron apócrifos esos documentos y negaron cualquier vínculo con la caravana de los 18 detenidos. A través de su cuenta de Twitter el funcionario de la televisora afirmó: “Por supuesto, nada que ver con el tema de las camionetas de Nicaragua. Ya se ha dicho varias veces. La alusión hace propicio reiterarlo”.

El 5 de octubre, en el noticiero nocturno de Canal 2, Televisa difundió que en enero de 2007 la policía preventiva de la Ciudad de México encontró en una bodega de la colonia Vallejo Poniente una camioneta “con falsos emblemas de Televisa”, la cual había sido adquirida en 2001 en Monterrey, Nuevo León, por Jesús Alvarado Torres, “quien tiene los mismos apellidos que Juana Alvarado Torres, líder de la banda detenida en Nicaragua con el nombre de Raquel Alatorre Correa”.

El jueves 8, el desmentido de Grupo Televisa fue dirigido sólo a Carmen Aristegui, a quien le dictó lecciones de periodismo para “verificar” y confirmar los números telefónicos. “Por supuesto, Televisa niega que el número telefónico sea de la empresa”, sentenció.

“Los números celulares reales del Sr. Amador Narcia, por su responsabilidad informativa, los tienen cientos de reporteros y cientos de oficinas gubernamentales, federales y estatales de comunicación social. Un mínimo esfuerzo periodístico (se) hubiera dado fácilmente cuenta que ese número no es y nunca ha sido asignado al Sr. Amador Narcia”, abundó el comunicado firmado por Alejandro Olmos, vocero de la empresa.

En tono admonitorio, Grupo Televisa continuó así su desmentido:

“La Sra. Aristegui mencionó unos documentos supuestamente de Televisa, encontrados en las camionetas retenidas en Nicaragua. Lo que no mencionó, lo que convenientemente olvidó informar, es que desde el 7 de octubre tanto Amador Narcia como Televisa Prensa, vía Twitter, señalaron que esos documentos son falsos, sus firmas son apócrifas, sus sellos describen áreas directivas inexistentes dentro de la empresa y la papelería es distinta a las que utiliza Televisa”.

(Fragmento del reportaje que se publica esta semana en Proceso 1880, en circulación)

Comentar este artículo