Cesan a titular de la SEIDO; aduce PGR “motivos personales”

José Cuitláhuac Salinas Martínez, extitular de la SEIDO. Foto: Miguel Dimayuga
José Cuitláhuac Salinas Martínez, extitular de la SEIDO.
Foto: Miguel Dimayuga

MEXICO, D.F. (apro).- Desde que se hizo cargo de la Procuraduría General de la República (PGR), el 7 de abril de 2011, Marisela Morales sacó la escoba y comenzó un largo proceso de depuración que, a 15 días de abandonar la institución, no termina.

Esta vez la víctima fue uno de sus principales operadores en la dependencia: José Cuitláhuac Salinas Martínez, quien se desempeñaba como titular de la reconstruida Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Por la noche, la PGR dio cuenta de la renuncia de Salinas Martínez a la SEIDO, cargo que desempeñó desde el 1 de noviembre de 2011.

Según la dependencia, “en su carta de renuncia el maestro Salinas Martínez agradeció al presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa y a la procuradora general de la República, Marisela Morales Ibáñez, la honrosa designación en el cargo y la oportunidad de haber prestado sus servicios en tan alta responsabilidad”.

Asimismo, la PGR aduce “motivaciones de carácter estrictamente personal” en la separación de Cuitláhuac Salinas.

Esta misma tarde, se destaca en el boletín, Rodrigo Archundia Barrientos, titular de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro, fue designado como encargado del despacho de la SEIDO.

No obstante, las especulaciones sobre la abrupta salida del encargado de conducir los procesos penales de personajes ligados a la delincuencia organizada brotaron por todos lados.

Una de las versiones que circularon en los pasillos de la PGR es que Salinas Martínez renunció por diferencias con la procuradora Morales Ibáñez, relacionadas con diversas averiguaciones previas y posibles vínculos de sus colaboradores con el crimen organizado.

Hace unas semanas, Salinas Martínez reconoció que algunos funcionarios de la SEIDO fueron detenidos por presuntamente brindar información al cártel de Sinaloa.

Otra de las causas atribuidas a la intempestiva salida de Salinas, a dos semanas de que concluya el gobierno de Felipe Calderón, es que el ahora exsubprocurador de la PGR se negó a despedir a uno de sus colaboradores, quien supuestamente estuvo relacionado en la desaparición forzada de Jesús Ángel Gutiérrez Olvera, arrestado en marzo de 2002 por agentes federales.

Por este caso, la procuradora Marisela Morales debió pedir perdón a los familiares de Gutiérrez Olvera, el pasado 1 de octubre. Lo anterior, como resultado de un acuerdo emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La admisión de responsabilidad por parte del gobierno mexicano en la desaparición de Gutiérrez Olvera formó parte del acuerdo amistoso a que llegó el Estado con los familiares quienes, con el apoyo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), acudieron ante la CIDH para denuncia la impunidad en que se encontraba el caso.

“Mil formas de lavar dinero”

Todavía por la mañana, Cuitláhuac Salinas destacó que la PGR ha detectado más de 3 mil 600 formas de lavar dinero en el país, lo que ha convertido este ilícito en uno de los más difíciles de tipificar.

En su participación en la XV Convención de la Asociación Nacional de Centros Cambiarios y Transmisores de Dinero, indicó que para un abogado que se dedica a detectar ese tipo de irregularidades el problema no es encontrar pruebas, sino identificar la figura jurídicamente correcta para iniciar un proceso legal.

Cuitláhuac Salinas resaltó que en los centros cambiarios se ha encontrado tráfico de divisas a través de compañías de traslado de valores, así como falsificación de listas de captación de recursos, lo que permite ocultar la verdadera identidad de los propietarios del dinero de procedencia ilícita.

“Recordarán el escándalo que se dio hace un par de años en Tepito, donde se vendía la base de datos del IFE en 2 mil pesos… la base no sólo tenía los datos del sujeto, sino una copia de la credencial de elector”.

La dependencia ha detectado, acotó, “centros que tienen operaciones con personas que hace años murieron y tienen todos los datos que se requieren para realizar una operación (en un centro cambiario), pero cuando se hace la investigación, se descubren sujetos que han dejado el país o que han fallecido”.

También reveló que durante una reciente investigación en un centro cambiario, la recepción en el flujo de dólares era tan alta que si se consideraban tres minutos por transacción, la institución financiera tenía que haber operado los 365 días del año durante las 24 horas.

“Eso implicaba que el centro cambiario tenía una línea permanente, lo que es ilógico”, alertó.

Cuitláhuac Salinas asumió la titularidad de la SEIDO en abril de 2011 y se desempeñaba como uno de los funcionarios más confiables de Marisela Morales.
Tiene una trayectoria de más de 20 años en el servicio público. Es licenciado y maestro en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
En la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se desempeñó como secretario técnico adscrito a la comisión investigadora para el caso de la periodista Lydia Cacho.

En el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) Salinas fue secretario interno de la presidencia y secretario de acuerdos adscrito al Juzgado 26 de Paz Penal, entre otros cargos.

En la PGR fue director general de Investigación y coordinador de asesores de Morales Ibáñez.

Posteriormente, se desempeñó como subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, desde donde operó la remoción de 21 delegados regionales.

En la carrera de Salinas Martínez hay otro dato anecdótico: en 2005, siendo el titular de la PGR Rafael Macedo de la Concha, el funcionario cesado fue uno de los ministerios públicos encargados de armar el expediente de desafuero contra el entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, por el caso del predio El Encino.

Comentar este artículo