Mercados mayoristas prevén que se anticipe la “cuesta de enero”

MEXICO, D.F. (apro).- Alfredo Neme, vocero de la Federación Latinoamericana de Mercados Mayoristas (FLAMA), advirtió que la llamada “cuesta de enero” podría anticiparse luego de los gastos por El Buen Fin y la cercanía de la temporada decembrina.

Neme Martínez calificó de irresponsables a las autoridades encabezadas por el secretario de Economía, Bruno Ferrari, por el lanzamiento de El Buen Fin en momentos en que se prevé la “tercera oleada” de incrementos de precios de alimentos para 2013.

El portavoz de los mercados mayoristas argumentó que la crisis en puerta se vaticina como consecuencia del problema económico que se vive en Estados Unidos y la recesión que padece la eurozona.

“Se les olvida que México no tiene garantías para los próximos meses, pues apenas se espera un crecimiento económico superior a 3% y, a pesar de ello, se promueve el mensaje de trabaja y gasta, en lugar de trabaja y ahorra”, aseguró.

Por ello, el representante de la FLAMA acusó a los encargados de la política económica del país de distorsionar el mercado con este tipo de programas ya que, en su opinión, El Buen Fin sólo ocasiona el consumismo de artículos innecesarios a través del “dinero plástico”.

Y aseguró, que en los próximos meses se verán los resultados de este programa, el cual ocasionará dolores de cabeza a los banqueros, quienes no podrán hacer efectivos sus cobros ante la imposibilidad de pago del consumidor.

Por lo tanto, alertó, la banca mexicana caerá en otra crisis generada por el incremento de la cartera vencida.

En los próximos días, abundó, en el sector de la cadena alimentaria se prevén incrementos de 5% en alimentos como huevo, carne, pollo, pavo, cerdo, frutas y legumbres, debido a la cercanía de la temporada de decembrina.

Y con El Buen Fin, acotó, se pone en grave riesgo la capacidad de compra del consumidor para adquirir la canasta básica en caso de que se agudice la crisis en los países europeos y en Estados Unidos.

No se debe olvidar, concluyó, “que nuestro país, a través de las autoridades gubernamentales, se encargó de desmantelar la estructura de producción agrícola, por lo que ahora somos dependientes en más de 40% de los alimentos y, de no hacer nada por el campo mexicano, dentro de pocos años alcanzaremos la dependencia alimentaria en más de 80%”.

Comentar este artículo