Vallejo y Godoy se echan la bolita por muerte de exalcaldesa… y aún no hay detenidos

La excaldesa de Tiquicheo, María Santos Gorrostieta Salazar. Foto: Tomada de Internet.
La excaldesa de Tiquicheo, María Santos Gorrostieta Salazar.
Foto: Tomada de Internet.

MÉXICO, D.F. (apro).- La muerte de la exalcaldesa de Tiquicheo, Michoacán, María Santos Gorrostieta Salazar, reactivó  la confrontación entre el gobierno del priista Fausto Vallejo, y el exmandatario perredista Leonel Godoy.

Uno y otro, se achacan la responsabilidad de dejar en la indefensión a la exfuncionaria municipal secuestrada y asesinada la semana pasada en el estado de Michoacán por retirarle la escolta que la custodiaba desde que fue víctima del primero de los dos atentados que sufrió antes de morir.

El actual secretario de Gobierno, Jesús Reyna, acusó a la administración de Leonel Godoy de quitarle la escolta a la exalcaldesa desde el 14 de noviembre del año pasado.

Refirió que después de esa fecha, una guardia de elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) quedó a cargo de la seguridad de Gorrostieta Salazar, pero que ésta fue retirada el 14 de enero de este año y no por el actual gobierno, sentenció Reyna, a pesar de que en esa fecha ya gobernaba Fausto Vallejo la entidad.

El subprocurador de la región Morelia, Marco Vinicio Aguilera Garibay, también salió en defensa de la administración de Vallejo Figueroa, al afirmar que la exalcaldesa no hizo solicitud de seguridad a la actual administración.

“A la fecha que nosotros llegamos a esta Subprocuraduría, en el caso específico de Gorrostieta Salazar, ya no tenía ella ningún resguardo policiaco y nosotros pudimos verificar que el resguardo fue retirado en el mes de noviembre del año pasado, es decir, casi un año ella ya no tenía el resguardo, pero tampoco estaba con nosotros ningún antecedente de que hubiera requerido el resguardo y se le reinstalara éste”, buscó justificar.

Las afirmaciones de los funcionarios de la administración actual  fueron desmentidas por Jesús Adame, excoordinador de Comunicación Social del gobierno de Godoy Rangel, quien afirmó que la seguridad de la exalcaldesa se mantuvo hasta el último día del gobierno perredista.

“Él mismo (Jesús Reyna) como secretario de Gobierno lo reconoció, la exalcaldesa traía una escolta mixta, integrada por policías ministeriales y por policías pertenecientes a la Secretaría de Seguridad Pública, y esa escolta se le mantuvo hasta el último día del gobierno perredista”, sostuvo en entrevista radiofónica.

Adame precisó que en noviembre fueron retirados algunos elementos ministeriales, pero que la escolta siguió siendo mixta, incluso reveló los nombres de dos de los escoltas que cuidaban a la exalcaldesa: Apolonio Trujillo y Froylán Tinoco Herrera o Herrera Tinoco.

También dijo que, independientemente de quién retiró la seguridad a la exalcaldesa, lo importante, “en vez de pretextar responsabilidades, es obligación de la autoridad, la actual autoridad, hallar a los responsables de este lamentable hecho”, puntualizó.

Según el subprocurador Marco Vinicio Aguilera, desde el inicio de la gestión de Fausto Vallejo la exalcaldesa de Tiquicheo nunca denunció ser objeto de alguna amenaza en los últimos meses.

Afirmó que la PGJE no descarta ninguna línea de investigación en el homicidio de la exalcaldesa y que a partir de este martes comenzarán a citar personas para que rindan su declaración y se solicitarán expedientes de las indagatorias de los atentados previos que sufrió Gorrostieta Salazar.

Por su parte, el secretario de Gobierno, Jesús Reyna, consideró que el caso de la exalcaldesa “se ha potenciado”, ya que no hay elementos para afirmar o negar que el tercer atentado en su contra está relacionado con el cargo que desempeñó hasta finales de 2011.

“No existe en este momento ningún elemento, yo creo que ni de mi parte ni de ustedes, ni de la Procuraduría, que haga presumir que este homicidio tiene que ver con la función que ella desempeñó, no podemos afirmarlo ni negarlo en este momento, el asunto se ha potenciado por lo mismo”, reviró.

No obstante, el gobernador Fausto Vallejo aseguró que “indiscutiblemente” la delincuencia organizada está involucrada en la muerte de Gorrostieta Salazar, quien fue hallada muerta el pasado 15 de noviembre en un predio del municipio de Cuitzeo.

De acuerdo con el mandatario local, las líneas de investigación arrojan que el asesinato de la exalcaldesa está relacionado con “ese fenómeno” que, alegó, para el estado es difícil de combatir y se necesita el apoyo de la Federación.

Comentar este artículo