Con seguridad extrema, preparan diputados toma de protesta de EPN

MÉXICO, D.F. (apro).- La Cámara de Diputados inició este martes los trabajos de seguridad y protección civil para recibir a Enrique Peña Nieto el 1 de diciembre y tomarle protesta como presidente de la República.

Con medidas extremas, como por ejemplo el rechazo de fotografías que no hayan sido tomadas en San Lázaro de los reporteros que cubrirán el evento; la reducción, al mínimo, del número de acreditaciones por medio de información; la Dirección de Comunicación Social de Cámara a cargo de Óscar Argüelles, inició el protocolo.

Por otra parte, la Conferencia para los trabajos legislativos, es decir el trabajo conjunto entre la Mesa Directiva y la Junta de Coordinación Política, será este miércoles.

El priista y presidente de la Mesa Directiva, Jesús Murillo Karam, quien finalmente tomará protesta a Peña Nieto como presidente de México, presentará este miércoles la propuesta de recibimiento que incluirá medidas de seguridad dentro del recinto y en por lo menos un kilómetro a la redonda del recinto de San Lázaro.

Manlio Fabio Beltrones Rivera, coordinador de la fracción del PRI, informó que corresponderá a Murillo Karam hacer la propuesta sobre cómo se desarrollará la sesión que iniciará a las 10:00 horas y qué tipo de medidas de seguridad se adoptarán.

Será Murillo Karam quien, en coordinación con el equipo de transición, determinará la participación o no del Ejército o la Marina en San Lázaro para salvaguardar la vida de Peña Nieto.

Hace seis años Felipe Calderón tuvo que ingresar fuertemente custodiado por integrantes de la Armada de México; y desde Viaducto y avenida Monterrey hasta San Lázaro se impuso un operativo de seguridad a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En aquella ocasión, los problemas para que Calderón tomara protesta no se presentaron en las afueras, sino dentro del propio recinto, ya que legisladores perredistas y petistas “encadenaron” los accesos al pleno para evitar el ingreso del panista y evitar con ello que asumiera como presidente de la República. Entre golpes, vituperios y en medio de un caos, Vicente Fox entregó el gobierno a Calderón.

En esta ocasión se esperan solamente algunos gritos y pancartas de protesta, pero no tomas de tribuna respaldadas por lo perredistas, aunque Movimiento Ciudadano y PT aún no deciden si tomarán la tribuna.

Comentar este artículo