Se perderán 400 MMDP por subsidios, advierten

MÉXICO, D.F. (apro).- Los subsidios generalizados que se aplican a la gasolina, electricidad e Impuesto al Valor Agregado (IVA) representarán una pérdida de más de 400 mil millones de pesos al cerrar el año, advirtió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

De acuerdo con el director del organismo, Luis Foncerrada, el subsidio a las gasolinas ascenderá a 180 mil millones de pesos y el de exenciones al IVA será de 150 mil millones, mientras que el de la electricidad ascenderá a 70 mil millones de pesos.

En conferencia de prensa en el Club de Industriales, Foncerrada detalló que 61.7% de los hogares mexicanos no consume gasolinas, es decir que en 17.9 millones de hogares (38.3%) no es indispensable el combustible, contra los 11.1 millones que sí la utilizan.

De esta manera, el subsidio a las gasolinas es regresivo, según el CEESP, ya que además beneficia a los hogares más ricos de México.

En los últimos años, el gobierno federal aplicó un alza mensual al precio de las gasolinas, a fin de eliminar gradualmente el subsidio que la mantiene entre las más baratas a nivel mundial.

Con datos a marzo de 2012, la gasolina tenía un precio promedio de 0.77 dólares por litro en la Ciudad de México, mientras que en ciudades como Zurich, Alemania, el precio era de 2.26 dólares; en Sidney, Australia, de 1.7 dólares, y en Moscú de 0.96 dólares por litro.

Para Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), esos recursos podrían ser utilizados para infraestructura.

“El costo de oportunidad es muy grande, ya que se retrasa la modernización del país al dejar pocos recursos disponibles para la inversión; además, se limita la capacidad de tener una política subsidiaria verdaderamente efectiva, en apoyo de los segmentos más desfavorecidos de la sociedad”, puntualizó.

El líder del CCE aseguró que “los regímenes fiscales especiales suponen pérdidas en ingresos públicos, sin que exista evidencia de que con ello se favorece más a la población vulnerable, como podría lograrse con programas focalizados o etiquetados de gasto e inversión pública”.

Según Gutiérrez Candiani, si esos recursos se hubieran canalizado a la modernización del transporte público a nivel nacional, que es utilizado en su mayor parte por personas de bajos ingresos, “el beneficio para ese sector de la población habría sido trascendente”.

 

Comentar este artículo