Reforma Norte, en el abandono

Un indigente en la Plaza Francisco Zarco, en la ciudad de México. Foto: Miguel Dimayuga
Un indigente en la Plaza Francisco Zarco, en la ciudad de México.
Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F (apro).- La zona del Paseo de la Reforma donde desde 2002 se instalaron las llamadas Galerías Abiertas de las Rejas de Chapultepec y además se han expuesto en el camellón piezas escultóricas de distintos artistas como Juan Soriano y hace ya tiempo del michoacano Jorge Marín, contrasta notoriamente con Reforma Norte.

Responsable de las Galerías Abiertas, la también directora del Museo de la Ciudad de México, Alejandra Gilling, explica que el cuidado de las esculturas que cada entidad del país donó para el tradicional paseo con el propósito de conmemorar y honrar a los liberales que participaron en la lucha de Reforma no está a cargo del área a su cargo.

Ahí se encuentran, entre otras, las efigies de Ignacio Ramírez “El Nigromante”, Leandro Valle, Justo Sierra, Donato Guerra, Miguel Lerdo de Tejada, Ponciano Arriaga, Servando Teresa de Mier, Carlos María Bustamante, Guadalupe Victoria, Manuel López Cotilla y Francisco Zarco.

Tampoco son su responsabilidad los monumentos al prócer venezolano Simón Bolívar, ubicado en la glorieta donde está también la sede de la Procuraduría General de la República, o el de José de San Martín, originario de Argentina, que se encuentra, en el cruce de Reforma, Eje Central Lázaro Cárdenas y Eje 1 Norte, a las cuales se les han robado piezas como las letras que –admite el director general de Comunicación Social se la Secretaría de Cultura del gobierno capitalino, Miguel Ángel Pineda– “se venden en el kilo”.

Estas dos glorietas presentan, sin duda, los casos de abandono más dramáticos. Hasta hace unos meses la de Simón Bolívar era, literalmente, un campamento de personas que habían construido chozas con cartón y plástico. Finalmente se retiraron, pero el deterioro de los jardines y del propio monumento siguen presentes. Frente a José de San Martín, a la salida del Metro Garibaldi, siguen habitando indigentes.

También han resultado rotas, deterioradas y saqueadas en sus partes, las bancas que originalmente formaron parte de una exposición temporal, impulsada por el odontólogo y promotor artístico Isaac Masri, y en 2009 el Fideicomiso del Centro Histórico, dirigido por Inti Muñoz, adquirió 47 de ellas con el propósito de llevarlas a algunas calles del Centro.

En tanto que el tramo que va de Avenida Juárez hacia el Bosque de Chapultepec fue construido en el siglo XIX por Maximiliano de Habsburgo, las esculturas de los héroes de la Reforma ubicadas en ese tramo están bajo el resguardo del Instituto Nacional de Antropología e Historia. No así las de Reforma Norte, que fue creada en el siglo XX.

–¿No es una contradicción que mientras el tramo de Reforma ubicado frente al Museo Nacional de Antropología se encuentre muy bien cuidado y la zona norte no? –se le preguntó a Gilling en una entrevista en la cual hizo un balance sobre las Galerías Abiertas:

“¡Híjole! Ahí si tendrías que checar porque no son espacios a cargo de nosotros”, respondió escuetamente refiriéndose con el “nosotros” a la Secretaría de Cultura del gobierno de la Ciudad de México.

Pero ¿cómo es posible que no haya una coordinación entre esa Secretaría, el Fideicomiso del Centro Histórico y la Autoridad del Espacio Público, si son dependencias del mismo gobierno?

Incluso habría necesidad quizá de coordinarse con las instituciones del gobierno capitalino que brindan asistencia a los indigentes y personas “en situación de calle”.

Gilling dice entonces que con el Fideicomiso y la Autoridad sí hay coordinación pero en el caso de los monumentos a cargo del INAH no, “no tenemos el resguardo, no tenemos la responsabilidad”.

El asunto no deja de sorprender pues la ciudad, es una. Y aunque los monumentos como tales estén bajo el resguardo de una institución del gobierno federal, el espacio público (calles, avenidas, parques, jardines, y en este caso glorietas) sí es responsabilidad del gobierno capitalino.

Pineda admitió que “la ciudad es una” y es deseable –comentó– que el próximo gobierno, a cargo de Miguel Ángel Mancera, le dé continuidad a las Galerías Abiertas, pero también que haya más cuidado para “mejorar Reforma Norte”.

Comentar este artículo