Corte abre puerta para matrimonios gay en el país

Sesión de Suprema Corte de Justicia de la Nación. Foto: Germán Canseco.
Sesión de Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Foto: Germán Canseco.

MÉXICO, D.F. (apro).- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) abrió la puerta al reconocimiento legal de las bodas gay en todo el país, al declarar inconstitucional una fracción del artículo 142 del Código Civil del estado de Oaxaca que definía al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer y cuya finalidad es la procreación.

A partir de dicha resolución, las parejas del mismo sexo que deseen casarse únicamente tendrían que ampararse y las Salas tendrían que confirmar el criterio establecido por la Corte.

La SCJN atrajo tres amparos sobre matrimonios entre personas del mismo sexo en Oaxaca. Las tres parejas habían acudido al Registro Civil estatal para casarse, pero ante la negativa de las autoridades buscaron el recurso de amparo.

En los amparos 457/2012, 567/2012 y 581/2012 se alega la inconstitucionalidad por discriminación del artículo 143 del Código Civil de Oaxaca y la omisión a la protección de las familias homoparentales.

El amparo que se resolvió a favor por unanimidad en la Corte fue el 581/2012, llevado por el ministro Arturo Zaldívar.

En 2011, un juez federal de la capital oaxaqueña otorgó un amparo a una pareja de mujeres que pretendió legalizar su unión ante el Registro Civil de esa ciudad.

Desde agosto de 2011, las interesadas presentaron su solicitud ante la Primera Oficialía del Registro Civil del centro de Oaxaca, pero su petición fue rechazada bajo el argumento de que el artículo 143 define el matrimonio como la unión entre un solo hombre y una sola mujer.

Entonces Lizeth y Montserrat promovieron un amparo contra la resolución de la Corte oaxaqueña, alegando que el artículo 143 del Código Civil de Oaxaca vulneraba sus derechos fundamentales a la igualdad y la no discriminación.

El proyecto del ministro Arturo Zaldívar pretendía ordenar, por primera vez, a un gobierno estatal a reconocer y registrar el matrimonio entre dos personas del mismo sexo.

El proyecto debía aprobarse por tres de los cinco integrantes de la Primera Sala, sin embargo, fue avalado por unanimidad.

Todos los códigos civiles del país sólo permiten registro de matrimonios heterosexuales, salvo el Distrito Federal, porque en agosto de 2010 la SCJN declaró constitucional el matrimonio entre personas del mismo sexo en la Ciudad de México.

Sin embargo, con esta resolución de la Corte se abre la puerta para lograr que las bodas gay sean igualitarias en todo México.

Resolución, un revés para Cué y el Registro Civil

Con el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que concedió a tres parejas del mismo sexo un amparo para oficializar su matrimonio ante el Registro Civil del estado, “se inaugura una nueva forma de activismo donde ya no es necesario el convencimiento político o los favores, sino que ahora se pueden sentar precedentes a nivel nacional desde la sociedad civil”.

Así lo señaló el abogado del Frente por el Respeto y Reconocimiento de la Diversidad Sexual, Alex Alí Méndez Díaz, quien consideró que la resolución de la Corte es un revés no sólo para el gobernador Gabino Cué, sino también para la dirección del Registro Civil y el Congreso local, que se habían opuesto a la promoción de leyes que protegieran a los matrimonios gay.

De acuerdo con Méndez Díaz, la sentencia marca un punto de quiebre en la historia de la lucha por los derechos humanos en el país, y también representa un gran paso en la construcción de una sociedad democrática pluralista, respetuosa de los derechos fundamentales de las personas, sin importar su orientación sexual.

“Aquel objetivo que se vislumbraba como una pequeña esperanza, hoy se ve convertido en una gran victoria, no sólo para esta pareja, sino para la población en general, porque siempre una conquista en materia de derechos humanos será una conquista para beneficio de todos y todas”, recalcó.

Por lo pronto, añadió, “ya no hay ningún impedimento legal” para que Lizeth y Monserrat, así como otras dos parejas que interpusieron un juicio de amparo en el Poder Judicial Federal, puedan casarse.

Explicó que después año y medio las autoridades de Oaxaca “ya no pueden impedir que se ejecuten” estas disposiciones legales, nada más falta que se les notifique para que se proceda a fijar la fecha de los matrimonios.

En tanto, los grupos parlamentarios del PT, PRD, Movimiento Ciudadano (MC) y PRI en el Congreso local, se manifestaron a favor de una iniciativa para modificar el Código Civil del estado, a fin de reconocer el derecho de contraer matrimonio entre personas del mismo sexo.

La iniciativa para reformar el artículo 143 de ese ordenamiento fue presentada por los diputados petistas Flavio Sosa Villavicencio y Pável López Gómez, donde se prevé eliminar la especificación de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, y que su objetivo es “perpetuar la especie”.

Al defender su propuesta en la tribuna del recinto legislativo, Sosa celebró la resolución tomada hoy mismo por la SCJN.

“El máximo tribunal resolvió que el matrimonio es un contrato civil que puede contraerse por cualquier persona, sin especificar sexo, y que no tiene como única finalidad o como finalidad principal la procreación”, dijo el legislador.

Con base en esa resolución, subrayó, “podemos hoy reiterar que negar este derecho a personas del mismo sexo es contrario a la Constitución y un atentado contra los derechos y las libertades de nuestras y nuestros ciudadanos”.

Los otros diputados que se expresaron a favor de la iniciativa son: Elías Cortés, del PRI; Perfecto Mecinas Quero, de MC, y Alejandro López Jarquín, del PRD. El PAN omitió pronunciarse.

El abogado del Frente por el Respeto y Reconocimiento de la Diversidad Sexual calificó la postura de los legisladores de “oportunismo político partidista, para aprovecharse de un tema que por años –dijo– los mismos diputados han mantenido en el olvido”.

Además, cuestionó la iniciativa de reforma porque, aseguró, pretende modificar un solo artículo del Código Civil del estado, alegando que se busca transformar la legislación para que sea inclusiva y se elimine el problema de discriminación en esa norma.

Méndez Díaz manifestó que los diputados que promueven la reforma dejan en evidencia su falta de compromiso y conocimiento del tema, pues la necesidades de la comunidad lésbico, gay, transexual, travesti, transgénero e intersexual no se limitan solamente a la búsqueda de acceso al matrimonio en condiciones de igualdad, apuntó.

Además, subrayó, “es reprobable que se busque la aprobación de esta reforma precisamente ahora, fundándose en un discurso a favor de los derechos humanos, cuando no se ha logrado la aprobación del proyecto de ley contra la discriminación, presentada hace más de un año y medio”.

El abogado adelantó que el Frente por el Respeto y Reconocimiento de la Diversidad Sexual presentará la próxima semana una iniciativa en la que se incluyan temas importantes, como la reasignación sexo-genérica para las personas transexuales, la inclusión del crimen de odio como agravante del delito y la tipificación de la discriminación.

Y es que “la ausencia de estos tópicos en la propuesta de reforma muestra únicamente que lo que se busca es sacar un beneficio político de un trabajo, y una demanda que ha sido impulsada desde sus inicios por la sociedad civil”, finalizó. (Con información de Pedro Matías)

Comentar este artículo