Hallan en fosa clandestina a un niño, un bebé y sus padres

MÉXICO, D.F. (apro).- Al menos 14 personas, entre ellas una familia integrada por el padre, la madre, un niño y un bebé hallados en una fosa clandestina, son el saldo de los hechos de violencia presuntamente perpetrados por el crimen organizado en cuatro estados del país.
En Durango, en menos de cinco horas, seis hombres fueron ejecutados en dos hechos distintos registrados la tarde y noche del miércoles pasado.
En uno de los incidentes, registrado en el municipio de Gómez Palacio, los presuntos delincuentes incendiaron al menos cinco grúas y mataron a tres empleados de la empresa propietaria ABSA.
Los hechos sucedieron alrededor de las 17:30 horas cuando un grupo de hombres armados llegó hasta las instalaciones de la empresa y ultimó a tres empleados a balazos. Además, los presuntos delincuentes incendiaron cinco vehículos.
Dos empleados más resultaron lesionados con quemaduras, uno de ellos de gravedad, pues sufrió daño en el 90% de su cuerpo.
Horas más tarde, en la capital del estado, fueron ejecutados tres hombres más: sus cuerpos fueron localizados poco después de las 22 horas, ya sin vida, en el carril central del bulevar Francisco Villa, frente a un terreno baldío.
Las víctimas, quienes eran hermanos, fueron identificados como Fortunato, Oswaldo y Valentín Ortiz Valenzuela, de 35, 40 y 42 años de edad, respectivamente.
En Sinaloa, en una colonia popular de la zona norte de la ciudad fueron localizados los cuerpos de dos jóvenes atados de pies y manos, y con impactos de bala, informó la Policía Municipal de Culiacán.
Al centro del país, en Morelos, la Policía Ministerial del estado encontró una fosa clandestina con cuatro cadáveres de dos adultos, un menor y un bebé, aparentemente integrantes de una familia.
La Procuraduría General de Justicia estatal informó que los cuerpos estaban semienterrados en el jardín de la quinta “La Carreta” ubicada en la calle Cedro número 3 de la colonia Los Pinos, en el municipio de Jiutepec.
En el Estado de México, un joven falleció y otro resultó herido tras ser baleado la madrugada de este jueves en las calles Chalchihuites y Juchipila, municipio de Naucalpan.
Las víctimas de 15 y 18 años fueron auxiliadas por elementos de policía municipal, quienes los trasladaron a un hospital cercano pero uno falleció en el camino a consecuencia de las lesiones.
En otro hecho, en un camino de terracería y de difícil acceso del municipio de Ecatepec, en las inmediaciones del reclusorio de Chiconautla fue abandonado el cadáver de un hombre maniatado y amordazado.
El cadáver era el de un joven de entre 25 y 30 años, tenía heridas de arma punzocortante y junto a su cuerpo se encontraba un celular aún prendido.

Comentar este artículo