Los disturbios y el siniestro montaje del 1 de diciembre

Disturbios en el Centro Histórico el sábado pasado. Foto:
Disturbios en el Centro Histórico el sábado pasado.
Foto:

Testimonios de quienes se vieron envueltos en la vorágine de violencia el sábado 1 en el centro de la ciudad y en las afueras del Palacio Legislativo, de sus abogados y hasta de un policía federal, recabados todos por Proceso, apuntan a dos hechos preocupantes: Que aprovechando las protestas contra la toma de posesión de Enrique Peña Nieto,  los enfrentamientos fueron montados con precisión por un grupo bien entrenado, armado y protegido por los uniformados (una suerte de reedición del Batallón Olimpia), y que muchos de los detenidos durante y después de los disturbios son sólo chivos expiatorios, algunos de los cuales fueron brutalmente torturados.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El operativo del 1 de diciembre que provocó enfrentamientos en San Lázaro y el Centro Histórico de la Ciudad de México se convirtió en un caso espinoso para las autoridades federales y locales, que deben determinar quiénes fueron los autores intelectuales y materiales de la actuación del grupo de choque infiltrado entre los manifestantes que protestaban por la toma de posesión de Enrique Peña Nieto.

Videos, fotografías y testimonios de estudiantes, maestros, artistas y abogados, y hasta el relato de un integrante de las fuerzas federales, coinciden en que una treintena de personas adiestradas y equipadas –portaban botas y uniformes tipo militar, cascos, máscaras antigás, palos y bombas molotov– actuaron de manera coordinada para agredir a los cuerpos policiacos y a los manifestantes. Entre sus objetivos también estuvo el ataque a establecimientos comerciales con el fin de causar daños económicos, pero sobre todo para dar lugar a enfrentamientos y detenciones.

“Eran las 4 de la mañana del día 1de diciembre; integrantes de la asamblea #YoSoy132 de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales llegaron al Monumento a la Revolución; 45 minutos después inicia la marcha hacia San Lázaro”, narran los abogados de la Liga 1 de Diciembre, formada espontáneamente para defender a los 69 detenidos por la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF).

Basados en un video subido al sitio web emergenciamx.org y titulado 1DMX San Lázaro y en otro llamado 1dmx Centro Histórico, analizan lo sucedido el día de la toma de posesión de Peña Nieto. Ahí detectan al grupo de choque infiltrado entre los manifestantes.

El abogado David Peña explica el video 1DMX San Lázaro: “Entre consignas de ‘¡Va a caer, va a caer, Peña Nieto va a caer!’ el contingente camina pacíficamente hasta San Lázaro. Entre los minutos 1.16 y 1.29 se aprecia a un grupo de jóvenes con el rostro cubierto con mascaras antigases, pañoletas, pasamontañas o cascos amarillos. Iban armados con improvisados escudos y palos. Entre ellos caminan hombres vestidos con traje de camuflaje. Tratan de pasar desapercibidos, sin embargo destacan porque el resto de los manifestantes no portan el mismo equipo”.

En el minuto 4.9 se ve a dos jóvenes con casco amarillo lanzando una bomba molotov. A lo largo de la grabación se aprecia a varios de esos encapuchados atacando a los policías federales apostados atrás de las vallas que resguardaban el Palacio Legislativo.

“Estos jóvenes que aparecen en 1DMX San Lázaro como el grupo de choque,  se vuelven a apreciar en el video 1dmx Centro Histórico, sobre todo en el minuto 2.1; nuevamente se alcanzan a ver  los cascos amarillos.

“Los dos que en las tomas de la primera grabación aparecen vestidos con uniforme de camuflaje tipo militar, a su vez, en una fotografía se ven golpeando a un civil a quien tratan de despojar de una bicicleta.”

Estudiantes de la UNAM también se percataron de que había infiltrados:

“Al llegar a San Lázaro fuimos colocados por contingentes alrededor de la valla que rodeaba el Congreso. Como a las 6:15 de la mañana algunos compañeros comenzaron a golpear las vallas y a aventar piedras hacia el lado interno del cerco resguardado por policías federales. Esto derivó en los primeros lanzamientos de gases lacrimógenos por parte de los federales. La frecuencia con la que arrojaban los gases aumentaba. Los lacrimógenos fueron sustituidos por gas pimienta que lanzaban a varias decenas de metros de la valla”, narra Flora, una de las participantes en la manifestación.

La represión se agudizó: “Los federales nos disparaban con balas de goma y agua a presión, provocando heridas graves a más compañeros. De nuestro contingente nadie llevaba armas ofensivas de ningún tipo, sólo nos dimos a la tarea de repartir gasas con vinagre y rociar con refresco de cola el rostro de quienes resultaban afectados con los gases”.

De las 6:40 am a las 11:45 horas esta tarea fue desempeñada por varios jóvenes, entre ellos Rafael Adrián Romero Escalante, estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, uno de los detenidos.

Integrantes del movimiento #YoSoy132 narran que entre las 8 y las 11 de la mañana efectivos del Estado Mayor Presidencial que estaban en el puente que conecta la salida de la TAPO con San Lázaro “comenzaron a disparar balas de goma y gas lacrimógeno contra un segundo contingente que desde la estación del Metro Moctezuma, caminando pacíficamente, se acercaba al Palacio Legislativo.

“Había individuos vestidos de civil fuertemente armados y encapuchados detrás de las vallas. Un número importante vestían pantalón caqui, playera negra y un guante negro, además de otros con vestimenta civil, a quienes después identificamos dentro de los contingentes. En este tiempo fueron heridos de gravedad Juan Francisco Kuykendall, profesor del INBA y José Uriel Díaz”.

De acuerdo con la versión de uno de los contingentes que partió de San Lázaro hacia El Zócalo, el último grupo abandonó las inmediaciones del Palacio Legislativo a las 12:15: “Cuando nos aproximábamos a Bellas Artes el contingente fue perseguido como por 200 granaderos que en pocos minutos se multiplicaron.

“Las barricadas se crearon esperando contener las detenciones y la ofensiva desplegada por la policía capitalina y elementos vestidos de civiles. En esos momentos se notó la presencia de individuos a los que se les ha declarado como infiltrados por su evidente acción provocativa, ofensiva y desorganizadora. Ellos no fueron reconocidos por ninguna de las organizaciones. Y no fueron detenidos a pesar de que contaban con elementos distintivos”.

(Fragmento del reportaje que aparece en Proceso 1884, ya en circulación)

 

Comentar este artículo