Desmienten investigadores las 7 profecías mayas

La piramide de Chichen Itzá. Foto: Alejandro Saldívar
La piramide de Chichen Itzá.
Foto: Alejandro Saldívar

MÉXICO, D.F. (apro).- Parece que las mesas redondas, conferencias, entrevistas y publicaciones realizadas por especialistas en la cultura maya no pudieron terminar con la creencia de que el próximo 21 de diciembre se acabará el mundo o iniciará un nuevo ciclo. Hasta se ha dicho que la humanidad pasará a habitar la quinta dimensión.

Ahora circula también en algunos medios de comunicación, principalmente en internet, una lista llamada las 7 Profecías Mayas de la autoría del arquitecto colombiano Fernando Malkún, supuesto “experto” en la civilización maya.

Ante esta nueva invención, un grupo de arqueólogos, epigrafistas, intelectuales, promotores culturales, investigadores y descendientes de los mayas elaboraron la “Declaratoria Oxlajuj Baq’tun-Baktun Trece-2012” en la cual aclaran que esas 7 profecías no fueron escritas por los mayas, “no tienen ningún sustento epigráfico, científico, histórico o de tradición oral”, sino que “surgieron de la imaginación de Fernando Malkún o de alguna otra persona que no tiene nada que ver con la cultura maya”.

El documento insiste en que no hay en los miles de textos jeroglíficos mayas, tradiciones orales o libros escritos en alguna lengua maya durante la colonia alguno que hable de profecías, con mensajes de advertencia y de esperanza como sostiene el colombiano.

Según las profecías de Malkún, la actividad solar va en incremento y habrá un rayo sincronizador proveniente del centro de la galaxia. Pero aclaran los firmantes de la declaratoria que esa afirmación carece de validez científica ya que “en el centro de la galaxia hay un agujero negro y éste absorbe energía y no emite rayos luminosos”.

Los estudiosos van desmintiendo una a una las aseveraciones del supuesto experto. Y puntualizan que los mayas constituyeron y constituyen una sociedad agrícola y comunitaria. En ningún momento predijeron “los desatinos que nuestra actual sociedad de consumo ha provocado en el equilibrio ecológico y en las aspiraciones de esperanza del mundo occidental por su tendencia al consumo irreflexivo”.

Y precisan, como lo han hecho en varias ocasiones algunos de ellos, que los mayas midieron el tiempo de diferentes formas y una de ellas es la llamada cuenta larga, que inició el 11 de agosto de 3114 a.C., y concluirá el 21 de diciembre de 2012. Pero no representa el fin del mundo ni mucho menos. Se ha dicho incluso que es como el Calendario Gregoriano utilizado actualmente, inicia el 1 de enero y concluye el 31 de diciembre, dando comienzo a uno nuevo.

Refieren asimismo que epigrafistas como Alfonso Arellano, Sven Gronemeyer y Barbara MacLeod, han traducido el contenido de las inscripciones del Monumento 6 de Tortuguero, donde está la referencia al final del ciclo de la cuenta larga. Pero no es una profecía sino “un texto que proyecta hacia el futuro la personalidad del ajaw (rey) de Tortuguero Balam Ajaw. Él fue quien mandó inscribir la piedra para anunciar el advenimiento de la divinidad Bolón Ok Té (o Bolom Yokte) al final de los 13 baktunes que suman un periodo de la cuenta larga.

Lamentan los especialistas que la opinión pública mundial esté siendo mal informada por “la imaginación de personas que han distorsionado y difamado al conocimiento milenario maya en aras de su beneficio, creando confusión, miedo, angustia y desesperanza”.

Desean difundir la verdad no sólo para que se conozca la realidad histórica de la Civilización Maya, también para dignificar la existencia de miles de mayas que habitan en México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Belice y otros países de la región, y luchan por conservar su lengua y tradiciones, que nada tienen que ver con lo que Malkún “y otros han difundido para su beneficio personal, pisoteando sin pudor el legado histórico y cultural de una de las sociedades y civilizaciones que han dado forma a nuestro mundo”.

Les parece grave que algunos de estos rumores difundidos a nivel mundial, lleguen a crear tal pánico que algunas personas no sólo se suicidan sino que antes asesinan a sus seres queridos:

“Que sean los promotores del pánico los responsables morales de dichas muertes si es que suceden y no los pueblos mayas”, advierten.

La declaratoria es firmada por dignatarios mayas, integrantes del Centro Ceremonial Cruz Parlante, entre ellos Edilberto Chablé Catz, Roman Baas Chac, Lino Chablé Pat, Idelfonso Cahuich, y el abuelo y campesino Marcelino Pat Tun, también dignatarios mayas de la Ciudad de Guatemala como Julio David Menchú Ajq’ij.

Entre los artistas, investigadores, intelectuales, se encuentran Florentina Can Chi, promotora cultural en Quintana Roo; Juan Alberto Cituk Pat, escritor y promotor cultural en Quintana Roo; Gaspar Maglah, cronista de la ciudad de Kantunilkin y Presidente de la Academia de la Lengua y Cultura Mayas de Quintana Roo; Apab’yan Tew, guía espiritual maya K’iche’, de Guatemala; y Shibata Vázquez, arqueastrónomo maya, de Yucatán.

Además el arqueólogo subacuático Guillermo de Anda; Mirta Blasia Tassini, promotora cultural en Argentina; Sven Gronemeyer, epigrafista de La Trobe University, de Melbourne, Australia; Massimo Stefani, investigador y arquitecto de Milán, Italia; David Wood Cano, arqueastrónomo de México, entre otros.

Comentar este artículo