Nopal y maguey podrían ser patentados por China, alertan

Un productor de pulque en Apan, Hidalgo. Foto: Alejandro Saldívar
Un productor de pulque en Apan, Hidalgo.
Foto: Alejandro Saldívar

MÉXICO, D.F. (apro).- Dos de las plantas representativas de México: el nopal y el maguey se encuentran en riesgo de ser patentadas por extranjeros, alertaron hoy productores del ramo.

En un informe elaborado para la Confederación Nacional Campesina (CNC), la Unión Nacional de Productores de Maguey y Nopal (UNPMN) alertó sobre la necesidad de proteger legalmente estos productos vegetales frente al alto riesgo de que otros países, especialmente China, patenten variedades de nopal y maguey, y sus derivados, con la perspectiva de que, en un tiempo determinado, puedan cobrar regalías a las naciones consumidoras, entre ellas, México.

El organismo que encabeza Ciro Ríos, comentó que sería injusto que después de que estas dos plantas representativas de México han sobrevivido miles de años en condiciones climáticas adversas, hoy estén siendo “saqueadas por empresarios foráneos, principalmente de China”.

En el documento, que recoge las conclusiones de la primera reunión del Grupo Interdisciplinario de la UNPMN, la organización recordó que dichas plantas tienen grandes cualidades medicinales, industriales y nutritivas, sobre todo son fuente de empleo permanente en el medio rural.

Ciro Ríos Lara, explicó, por ejemplo, que el aguamiel que se extrae del maguey contiene azúcares para producir mieles de la mejor calidad.

Comentó que para rescatar del abandono a estas plantas mexicanas la CNC tiene un acuerdo con el Instituto Politécnico Nacional (IPN) para favorecer múltiples vías de cultivo comercial en el país con fines de producción industrial.

Un grupo de expertos, agrónomos e investigadores del Politécnico buscan rescatar esas dos plantas para devolver “la cubierta vegetal a grandes extensiones del territorio nacional; desarrollar proyectos industriales derivados del nopal y maguey”, señaló.

Ríos Lara agregó que junto con expertos del IPN acordaron proteger esos recursos vegetales “frente al alto riesgo de que otros países, concretamente China”, los patenten.

Comentar este artículo