¿El narco en la Sagarpa? (II)

El exgobernador de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla. Foto: Eduardo Miranda
El exgobernador de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla.
Foto: Eduardo Miranda

MÉXICO, D.F. (apro).- Hace una semana comentábamos en este espacio lo preocupante y “curioso” que resultaba la designación de Víctor Hugo Celaya Celaya como jefe de Delegaciones de la Sagarpa, hecha directamente por Enrique Peña Nieto.

Poníamos atención en este personaje sonorense porque su sobrino, Rafael Humberto Celaya Valenzuela fue detenido el 10 de agosto pasado en España junto con Jesús Gutiérrez Guzmán, presunto primo de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Comentábamos la importancia que tienen los distritos de riego para el narcotráfico, tanto por su riqueza nutritiva para obtener buenos cultivos como por el preciado valor que tiene el agua para todo aquel que se precie de ser un buen agricultor.

El Distrito Cuatro de riesgo, que inicia en Mexicali, Baja California, y continúa por Sonora y Sinaloa, es un espacio vital para quienes siembran marihuana y amapola. Sinaloa fue hace varias décadas el lugar elegido por Estados Unidos para, supuestamente, presionar a funcionarios mexicanos a que sembraran en esa rica tierra la marihuana que luego enviarían a sus soldados del frente de batalla en la Segunda Guerra Mundial.

De Sinaloa es también el cártel más poderoso del país; y tiene personajes emblemáticos como Ismael El Mayo Zambada, socio de El Chapo Guzmán.

Hoy, de nueva cuenta atraen la atención otros nombramientos porque cuando se ponen los nombres sobre la mesa de análisis, éstos apuntan inevitablemente hacia el crimen organizado, aunque ello no significa necesariamente tengan vínculos con la mafia de las drogas.

Me explico: hace una semana mencionamos el nombramiento de Celaya Celaya como jefe de Delegaciones, pero omitimos el del exgobernador de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla, también en la Sagarpa, aunque a éste le correspondió el cargo de subsecretario de Agricultura.

El 16 de diciembre, días después de la designación del exgobernador de Sinaloa, por órdenes de Enrique Peña Nieto, en la Comisión Nacional del Agua hubo otro nombramiento que llamó la atención. Se trata de Óscar Lara Aréchiga, exdiputado federal, expresidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos en la Cámara de Diputados, y hoy, subdirector general de Infraestructura de la Sagarpa.

A este exdiputado federal priista le corresponderá administrar, supervisar y desarrollar la infraestructura productiva en el sector agrícola, además de la administración y desarrollo de la infraestructura de protección de centros de población, y en donde entran también las presas y… los distritos de riego.

¿Dónde está la liga o el dato interesante? Pues en que Jesús Aguilar Padilla y Oscar Lara Aréchiga son, o fueron, socios del Grupo Viz, de Sinaloa, cuyo accionista mayoritario es nada menos que Jesús Vizcarra Calderón, exdiputado federal, expresidente de la Asociación de Ganaderos, expresidente municipal de Culiacán y… quien aparece en una vieja fotografía cerca de Ismael El Mayo Zambada, la cual fue publicada el 8 de diciembre de 2009 por el diario Reforma.

Jesús Vizcarra es un hombre carismático, dedicado a la venta de ganado desde sus años mozos, propietario, junto con su familia, del 51% de Grupo Viz, el cual es dueño de SuKarne, producto de primera calidad que tiene varias procesadoras en el país, entre ellas una ubicada en Mexicali, Baja California.

Cuando apareció la fotografía de Vizcarra, muy cerca de El Mayo Zambada, y de Inés Calderón Godoy –padre de Inés Calderón Quintero–, Bernardo Quintana y Javier Díaz –hijo de Baltasar Díaz–, personajes a quienes se les ha ligado con el narcotráfico, el entonces presidente municipal con licencia se preparaba para iniciar la campaña electoral por la gubernatura de Sinaloa que finalmente perdió, dicen que gracias a dicha publicación.

Según la fotografía, el dueño de la empresa de la que son o fueron socios los hoy funcionarios federales, Vizcarra habría acudido a una celebración religiosa hace más de 20 años en el rancho Puerto Rico, sindicatura de El Salado, en el municipio de Culiacán. Pero fue hasta mediados de enero de 2010 cuando aceptó que, efectiamente, era el de la fotografía y que en ese tiempo, al buscar ganado para la compra, acudía a varios lugares del estado, aunque aclaró que no podía recordar quiénes estuvieron ese día en dicha celebración.

Incluso, adelantó que se pondría a disposición de la PGR para que si hubiera algo ilícito en su vida, que lo indagara.

Al excandidato al gobierno de Sinaloa no lo indagaron, por lo menos nunca se supo de averiguación previa en su contra, pero sí perdió la gubernatura. Hoy sigue siendo un exitoso empresario de la carne y ni quien lo moleste.

La historia viene a cuento porque el agua en los distritos de riego los manejan los llamados “módulos “de riego; y siempre ha corrido el rumor de que las mejores tierras de cultivo las tienen “lavadores de dinero” del crimen organizado. De ahí que mucha gente considere que los mejores apoyos al campo van a dar a grandes empresas agrícolas.

Incluso, cuando se anuncia una obra de pequeña o mediana irrigación, ya se tiene acaparada la tierra que resultará beneficiada con dichas obras, adquiridas a precios irrisorios a ejidatarios, comuneros o pequeños propietarios. La mayoría de la tierra en Sinaloa está en pocas manos, ya sea en propiedad o arrendamiento. Por todo esto es que los grandes agricultores siempre cabildean y –se comenta en algunos círculos–, colocan a funcionarios en las dependencias.

Justo en posiciones clave es que quedaron tanto Aguilar Padilla como Lara Aréchiga, socios o exsocios del gran empresario de la carne, Jesús Vizcarra, quien fuera fotografiado hace más de 20 años con El Mayo Zambada.

Tan sólo como dato, el pasado 17 de febrero, José Antonio Lara Aréchiga, de 65 años, hermano del hoy subdirector de la Conagua y socio o exsocio de Jesús Vizcarra, fue ejecutado a las tres de la tarde cuando caminaba por una de las calles de Culiacán, la capital de Sinaloa. Varios sujetos a bordo de un auto le dispararon a quemarropa en al menos ocho ocasiones.

Los módulos de riego son posiciones que interesan a muchos pero también de mucho riesgo físico. Por lo menos en Sinaloa, en tiempos de escasez de agua, grupos armados en los distritos de riego garantizan que el líquido no falte a los cultivos de las tierras de “sus” patrones.

Por todo esto es que los nombramientos llaman poderosamente la atención. También, por supuesto, no hay que olvidar que cuando Jesús Vizcarra fue candidato al gobierno de Sinaloa y que apareció la mencionada fotografía con El Mayo Zambada, el entonces secretario general del PRI comentó que su partido debía garantizar que ninguno de los contendientes a las gubernaturas (en 2010) estuvieran relacionados con el crimen organizado, y todavía más, dijo: “Debemos dar una certeza absoluta de que podemos ir con un candidato que no tenga ese problema. Pero tiene que ser con muchos cuidado para no caer en las guerras sucias ni perseguir a quien no se debe ni culpar a quien no tiene culpa”. Hoy no hay que olvidar que ese mismo secretario general del PRI es el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.

Quizá, aunque ciertos nombres lleven a posibles vínculos con el crimen organizado, no hay que ser tan suspicaz, por lo menos podemos estar tranquilos porque el titular de Sagarpa, Enrique Martínez y Martínez, ya lo dijo el pasado 21 de diciembre, “blindará” los programas para evitar que los penetre el crimen organizado o que resulten beneficiados funcionarios. “Dentro del análisis que se hace, estamos viendo cómo blindamos los programas, porque siempre puede haber gente escondida en un programa, por lo que se cuidará que no existan funcionarios, ni crimen organizado en los padrones”…. ¿Habrá que creerle?

Comentarios mjcervantes@proceso.com.mx

@jesusaproceso

Comentar este artículo